28/07/22

Conflicto por los colectivos: la UTA pidió un bono de $25.000 y las empresas respondieron que el Estado les debe 14 mil millones de pesos

Por la inflación, el gremio reclama también un nuevo acuerdo paritario. Qué dicen los empresarios.


Roberto Fernández, secretario general de la UTA, pide reabrir paritarias y un bono de $25.000

La Unión Tranviarios Automotor (UTA), que conduce Roberto Fernández, reclamó un bono de $25.000 en agosto ante la inflación desenfrenada y un nuevo acuerdo paritario para septiembre. En una audiencia oficial, los empresarios respondieron con quejas contra el Estado: aseguran que les debe $14 mil millones.

En mayo pasado, el sindicato que agrupa a los trabajadores de colectivos alcanzó un acuerdo paritario para llevar de manera escalonado el mínimo a $150.000 en agosto. Además, consiguió una gratificación extraordinaria de $69.000, abonada en cuatro cuotas.

A días de culminar el esquema previsto y ante la inflación desatada, la UTA solicita el pago de un bono de $25.000 en agosto y "una determinación salarial a partir del 1 de setiembre, teniendo en cuenta la variación en el índice general de precios del INDEC, en el rubro alimentos", según recoge el acta de la audiencia en el Ministerio de Trabajo.

Argumentaron que el ritmo de suba de precios superó "ampliamente" el previsto inicialmente por el gobierno, que la situación es "extrema" y que para julio se espera un índice inflacionario de 8% mensual.

La UTA reclama una nueva paritaria y un bono por la inflación. Foto Martín Bonetto

"Es imposible no reconocer el desajuste que se produjo en la capacidad de compra de la población en general y en la de nuestros trabajadores en particular", acotaron desde el sindicato, que se declaró en estado de alerta y movilización.

A su turno, los empresarios responsabilizaron al Estado: condicionaron un eventual nuevo acuerdo paritario a la cancelación de deudas por $14 mil millones y a que el Ministerio de Transporte incluya el resultado de la negociación salarial como parte de la estructura de costos para calcular los subsidios.

"Las economías de las empresas dependen fundamentalmente, y en un gran porcentaje, de los aportes que, como compensaciones tarifarias, les otorgan el Estado Nacional, el Provincial y el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", expresaron.

Entre mayores costos salariales y no salariales, aseguraron que el Estado mantiene con ellos una deuda de $ 14 mil millones. "El total de lo abonado en virtud de la última paritaria fue, hasta la fecha, afrontado por las empresas sin haber recibido suma alguna por dicho concepto", aclararon.

"Actualmente muchas de las empresas del sector no se encuentran en condiciones de prever con certidumbre el cumplimiento de sus obligaciones corrientes, entre ellas las salariales", agregaron los empleadores.

En su intervención, la UTA ya había anticipado que el sector empresario es "quien debe dar respuesta" y evaluó que "no corresponde" al gremio "resolver las cuestiones que le son ajenas".

Estuvieron presentes una delegación sindical encabezada por Roberto Fernández y representantes de las entidades empresarias (AAETA, CETUBA, CTPBA, ACTA, CEAP y CEUTUPBA).

A mediados de este mes, tres cámaras empresarias ya habían protestado por las demoras en el pago de los subsidios a las tarifas. En ese caso, CEAP, CETUBA y CTPBA redujeron su servicio a la mitad.

Se vieron afectadas más de un centenar de líneas de colectivos y, tras casi siete días de la medida, el Gobierno se comprometió a abonar la deuda esta semana.

Otras paritarias

En las últimas horas otros gremios cerraron nuevos acuerdos para la segunda mitad del año. Son la UOM y el SUTERH.

El sindicato de los metalúrgicos, liderado por Abel Furlán, logró un incremento adicional de 20%, que se suma a la suba original de 45% para alcanzar un 65% de recomposición salarial.

Víctor Santa María, secretario general del sindicato SUTERH. Foto Fernando de la Orden

Como resultado de las negociaciones se adelantó a agosto el último tramo de 12% del convenio original y se agregaron dos cuotas de suba adicional: un 10% a partir de octubre y un 10% restante en noviembre.

Por su parte, el sindicato de encargados de edificios acordó el pago de un bono de $130 mil, en siete cuotas entre agosto y febrero. El aumento del gremio que encabeza el empresario Víctor Santa María le pone más presión a las expensas a partir de septiembre.

Fuente: Clarín