03/01/22

Insólito: un referente del PRO busca frenar la inversión offshore que impulsó el gobierno de Mauricio Macri en el Mar Argentino

Luego de dos años de demora, el gobierno de Alberto Fernández finalmente le dio luz verde a la noruega Equinor para avanzar con los trabajos de prospección sísmica en tres áreas offshore de la costa argentina que le adjudicó el macrismo. Sin embargo, ahora es el intendente PRO de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, el que anticipó que realizará una presentación judicial para frenar los trabajos de la petrolera.



El Ministerio de Ambiente autorizó el jueves a la firma noruega Equinor a avanzar con los trabajos de prospección sísmica en tres áreas offshore de la costa argentina, una de las menos exploradas del mundo. La habilitación llegó luego de dos años en los que el gobierno no hizo prácticamente nada para facilitar esa exploración. La inacción oficial llegó a poner en riesgo la adjudicación de las 18 áreas petroleras offshore que realizó Cambiemos en mayo de 2019. Ahora que se le dio luz verde a Equinor, paradójicamente quien salió a oponerse es el intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, uno de los referentes territoriales de Cambiemos.

La licitación

La licitación que llevó adelante el gobierno de Mauricio Macri logró captar el interés de empresas líderes del segmento a nivel internacional y en términos geopolíticos, comprometió cuantiosos desembolsos con la intención de generar valor sobre la plataforma continental, fundamentalmente en cuencas aledañas a las islas Malvinas.

En total, 13 petroleras comprometieron una inversión de 724 millones de dólares. La lista incluyó a ExxonMobil, Total, Shell, British Petroleum, Wintershall, Equinor, Qatar Petroleum, Mitsui, ENI, Tullow, Pluspetrol, Tecpetrol y la propia YPF. Sin embargo, luego del cambio de gobierno la llegada de esos capitales quedó en duda por la inacción oficial

La inacción

El Ministerio de Ambiente convocó solo a una de las audiencias públicas previstas, en julio de 2021, y hasta ahora no había aprobado ninguno de los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) que se requieren para iniciar las campañas de prospección sísmica.

El ministro Juan Cabandié, que llegó al cargo con el apoyo de una serie de entidades de defensa del medio ambiente que están en contra de cualquier tipo de actividad petrolera, no hizo prácticamente nada para avanzar con este tema. Solo realizó una de las audiencias públicas previstas a raíz del pedido de Equinor para avanzar con la exploración sísmica en tres de los seis bloques que se adjudicó (CAN 100, CAN 108 y CAN 114).

La audiencia tuvo lugar a partir del jueves 1 de julio en un ambiente hostil en el que participaron más de 500 oradores, en su mayoría miembros de organizaciones ambientalistas que se manifestaron en contra de autorizar la actividad. La Secretaría de Energía es la que debería haber defendido la conveniencia de que se lleven adelante estos proyectos que ya tienen inversiones garantizadas, sobre todo en un contexto en el que el gobierno argentino, por ejemplo, elabora un proyecto de ley de hidrocarburos con la intención de atraer inversiones petroleras. No obstante, el Director Nacional de Exploración y Producción, Nicolás Taiariol, quien estuvo presente en la audiencia, no habló.

La paradoja

Luego de haber postergado la aprobación durante dos años, finalmente Cabandié emitió la Declaración de Impacto Ambiental aprobando el Proyecto Norte. “Gracias a un trabajo en conjunto con organismos del Estado Nacional y una Audiencia Pública, con un amplio margen de participación, obtuvimos la declaración de Impacto Ambiental”, declaró el Secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez. A su vez reafirmó que: “Se dio un paso fundamental para más producción de gas viable para las y los argentinos”.

La campaña está dividida en dos y abarca profundidades que van desde 1.000 a 3.500 metros en la plataforma continental argentina. La primera será sobre las licencias CAN 100 y 108, ubicadas a 307 kilómetros frente a la ciudad de Mar del Plata, y la segunda campaña será sobre el área CAN 114, que está a 443 kilómetros de la costa. Equinor tiene ocho permisos de exploración distribuidos en el norte y sur del Mar Argentino, donde es el operador en seis y participa en dos como socio.

Aunque en todos los casos Equinor será la operadora, en el área CAN 100 la empresa noruega controla el 35%, YPF otro 35% y Shell el 30% restante; mientras que en la CAN 114 tiene el 50% e YPF controla el otro 50%. Por último, en el área CAN 108 por ahora no sumó socios.

Cuando parecía que los problemas finalmente se habían resuelto, ahora es Montenegro el que se opone a una iniciativa que fue impulsada por el gobierno de Cambiemos, gobierno al que Montenegro representó como embajador en Uruguay y como diputado nacional.

“Vengo a renovar mi compromiso con todos los marplatenses. No voy a defender solo el trabajo sino también la calidad de vida de todos los que viven en mi ciudad. Y por eso voy a manifestar públicamente mi rechazo a cualquier tipo de explotación petrolera en las costas de General Pueyrredon”, aseguró el ahora intendente de Mar del Plata al anticipar que el municipio realizará una presentación judicial. “Quiero que haya más laburo y más industria en nuestra ciudad, pero no a cualquier costo”, agregó.

El intendente planteó como principal argumento “no tener los elementos necesarios para saber que este tipo de investigación no pueda llegar a dañar lo que tiene que ver con nuestra pesca y con nuestro turismo, que son dos grandes motores de la ciudad”. De este modo, desconoció la Declaración de Impacto Ambiental que aprobó el proyecto.

“Muchos de ustedes me eligieron, otros no. Lo que yo tengo claro es que mi mandato es pasajero, pero el daño que se puede generar en nuestra ciudad puede ser permanente y eso es lo que a mi me impone que esta semana vamos a realizar una presentación judicial para poder determinar cuáles son los alcances que puede llegar a tener este tipo de maniobras en la costa de nuestra ciudad”, aseguró el hombre del PRO. De este modo, Montenegro pone en riesgo una de las iniciativas de la gestión macrista que logró comprometer mayores inversiones para tratar de incrementar la producción de hidrocarburos.

Fuente: Econojournal