12/12/21

Subsidios, tarifas y segmentación, avivan la interna del gobierno ante el apuro de cerrar con el Fondo

Ante las presiones del FMI para que reduzca el déficit fiscal, el gobierno no logra ponerse de acuerdo sobre el recorte de subsidios, cuanto van a aumentar las tarifas ni la fórmula para segmentarlas.


Télam

La postergada definición sobre que hacer con los subsidios y las tarifas de la energía vuelven al centro de la escena ante el apremio por cerrar un acuerdo con el FMI, que como quedó claro en el acto de Plaza de Mayo es el nuevo eje que activa las tensiones internas de la coalición de gobierno.

Según la lectura del Fondo, como los subsidios equivalen a la mitad del déficit de las cuentas públicas, resultan un claro impedimento para cumplir la meta hacia la convergencia fiscal. Para muestra de la mirada del FMI sobre el tema -más allá de la retórica de ocasión- basta ver la reforma de las tarifas energéticas que le exigió a Colombia durante la firma del acuerdo en 2019.

No es un tema sencillo. Porque detrás de las exigencias fiscales, lo que se pone en juego es la cuestión del crecimiento. Y cuando Argentina crece, más dólares necesita. Dólares que no tiene. Con una complejidad extra: para determinar la velocidad del crecimiento, es esencial el valor de la energía.

Por eso, desde el kirchnerismo sostienen que la energía barata resulta un factor clave para el desarrollo. Mientras que el FMI considera que Argentina no cuenta con los dólares necesarios para financiar ese crecimiento. Porque ante todo tiene que garantizar que esos dólares se destinen a cumplir los compromisos con los acreedores.

De hecho, según contó a LPO una fuente del Palacio de Hacienda, en una de las negociaciones técnicas con el ministro Martín Guzmán, la responsable del caso argentino, Julie Kozack, le dijo: "No te alcanzan los dólares para crecer al 4 por ciento. Tenés que hacerlo al 2,5 por ciento, así tenés con disponibilidad de divisas para garantizarle el cumplimiento a los acreedores con los privados".

Como sea, Guzmán estableció en el Presupuesto para el 2022 una reducción fuerte de los subsidios para la energía, lo que implica una equivalente suba de tarifas. Justamente por este tema, el ministro detonó en abril una de las mayores crisis políticas del Gobierno cuando quiso echar al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, porque se oponía a esa política.

La decisión en ese momento fue que los 600.000 millones de pesos desembolsados durante 2021 se redujeran a algo más de 500.000 millones, un cálculo que no solo no contempla la inflación sino que reduce los recursos nominalmente. De esa manera, la reducción de recursos implicaría un aumento del 130% en la tarifa en el AMBA, el principal conglomerado poblacional del país, mientras que en las provincias sería del 60%.

Ante el rechazo frontal de Cristina a la decisión, el Ministro de Economía tuvo que dar marcha atrás con el pedido de renuncia y la partida presupuestaria por este concepto es lo que aún hoy se sigue discutiendo.

Es por eso que desde los entes reguladores del gas y la electricidad buscan llegar a un esquema que pase de "igualitario a equitativo" a partir de la segmentación tarifaria, según explicaron ante LPO fuentes del ENRE. "Le estamos suministrando a la Secretaria de Energía herramientas técnicas y criterios políticos para que as evalúen como autoridad de aplicación. No desechamos ninguna variable, trabajamos sobre geolocalización pero también sobre datos de ingresos o egresos de cada hogar", explicaron las fuentes del organismo.

Federico Bernal, titular del ENARGAS, agregó a LPO que "la política tarifaria está siendo perfectamente trabajada entre entes reguladores, la Subsecretaría de Energía Eléctrica que encabeza Federico Basualdo, Darío Martinez y Martin Guzmán, conforme a las instrucciones del Presidente de la Nación".

Sim embargo, en la Secretaria de Energía afirmaron desconocer el trabajo sobre política tarifaria y segmentación que están trabajando los entes de control del sector. "No conocemos la propuesta", afirmó con crudeza un funcionario relevante de esa cartera.

"El que se encarga de la segmentación es nuestro subsecretario de Planificación, Santiago Lopez Osornio", agregó la fuente consultada por LPO.

"La articulación entre las subsecretarías, los entes y el Ministerio de Economía está en marcha. De hecho estuve reunido esta misma semana con Darío Martinez, Basualdo y López Osornio precisamente abordando los próximos pasos en materia de segmentación y subsidios", ratificó Bernal.

Fuente: LPO