21/12/21

SOMU: “Esta elección fue un bochorno y fraudulenta”

La Lista Verde denuncia fraude en las elecciones. Solicitaron la impugnación del acto comicial y que la Junta Electoral se abstenga de convalidar el escrutinio definitivo, proclamación de nuevas autoridades y puesta en posesión de los cargos. Piden la anulación del proceso.


Mereles y sus seguidores de Mar del Plata.

El sábado comunicaron desde la página oficial del SOMU que la Lista Naranja se había impuesto sobre la Lista Verde por 334 votos. Cumplido el proceso eleccionario, con la consagración de Raúl Durdos como Secretario General por segundo mandato, los candidatos de la Lista Verde encabezada por Daniel Mereles, actual secretario Adjunto, denunciaron ante el Ministerio de Trabajo fraude y una diferencia a su favor de 500 votos. Pidieron una auditoría completa antes de que sean proclamadas las nuevas autoridades y advierten que irán ante la Corte Suprema y los organismos internacionales para denunciar las irregularidades. Daniel Mereles está denunciando ahora, lo mismo que durante todo el proceso eleccionario denunció Rubén Manno, de la Lista Turquesa: violación de los derechos constitucionales de libertad y democracia sindical.

El apoderado de la Lista Verde solicitó a las autoridades laborales que se proceda a la apertura de la totalidad de las urnas con el fin de constatar la existencia del fraude electoral; se reciba declaración de afiliados, fiscales y autoridades de mesa de todo el país, que constatan las irregularidades denunciadas; se proceda a una auditoría completa cotejando con el Estatuto cada acta de escrutinio, boletas oficializadas y no oficializadas dentro de las urnas, descartando las boletas no habilitadas, constatando la existencia de sobres sin firmar que constituirían prueba de voto en cadena.

Piden en consecuencia que se abstenga la Junta Electoral central de convalidar el escrutinio definitivo, de proclamar autoridades y de ponerlas en posesión de los cargos, hasta tanto resuelva y se pronuncie el Ministerio de Trabajo sobre la impugnación realizada.

Por último, comunican que guardan reserva de acudir a la Corte Suprema por haberse violentado garantías constitucionales como la libertad y democracia sindical; como así también ante el Comité de Libertad Sindical de la OIT, en resguardo de los derechos afectados con las irregularidades del proceso electoral.

Reconociendo ahora las irregularidades denunciadas por la Lista Turquesa que quedó impugnada para participar por el Secretariado del gremio, los miembros de la Lista Verde señalaron: “Ya desde el inicio del proceso electoral, el mismo fue teñido de algunas irregularidades que merecieron la intervención del Ministerio de Trabajo” y destacan que con sabiduría a raíz de dichas denuncias se estableció un reglamento minucioso para la celebración de las elecciones.

Pero indican, que, pese al establecimiento de reglas, “nuevamente y lamentablemente el SOMU, aparece en la trascendencia publica con actos de fraude y corrupción en el libre ejercicio de la libertad sindical de sus afiliados hiriendo de muerte la democracia sindical en nuestra asociación”. Por lo que solicitan la declaración de nulidad de todo el proceso eleccionario, “que lamentablemente deberá volver a repetirse”

“Consentir todas estas irregularidades, sea por la autoridad electoral sindical (léase Junta Electoral Central) o por la Autoridad administrativa laboral (léase Ministerio de Trabajo de la Nación), si bien habilitará las vías judiciales e internacionales anunciadas, solo anuncia conflictos intrasindicales, que solo perjudican al Trabajador Marítimo y su familia, dada la trascendencia del Sindicato en el manejo de la Obra Social”, cerraron para dar paso a la descripción de los actos denunciados.

Entre los hechos enumerados indican que “existieron irregularidades prácticamente en la totalidad de las localidades de la República Argentina”, y agregan que no se trató de una mesa, sino de “un proceso de fraude electoral en todo el país”.

Afirman los integrantes de la Lista Verde que, si se contabilizaran las boletas adulteradas, no oficializadas o truchas de la Lista Naranja, “estaríamos superando los 500 votos aproximadamente. Solo con esa irregularidad, además de convalidar el fraude, daría como resultado que nuestra lista de candidatos fue la verdadera lista ganadora”.

Además, denuncian que no permitieron en algunas localidades la participación de los fiscales; se violentaron los precintos en algunas urnas antes de comenzar la elección; aparecieron sobres sin firmar, “prueba simple de la modalidad de voto en cadena” aseguran. Presentaron testigos y pruebas físicas de actos de coacción sobre afiliados y constatación de compra de electores, además de la confirmación de que figuran como votantes personas que no concurrieron.

Señalan que si una sola irregularidad es suficiente para constatar un fraude electoral, la constatación de todas las causales denunciadas determinarán que “esta elección fue un bochorno y fraudulenta” y piden que no sean confundidos estos actos con “malas prácticas” por las autoridades laborales.

“El mundo sindical está teñido, lamentablemente, de malas prácticas, que seguramente algún día no existirán más. Basta leer los diarios o en nuestro caso, ver la propia historia sindical del SOMU, para entender lo que estamos diciendo. Esas malas prácticas casi ingresan en el folklore sindical, tolerado por todos nosotros e incluso por las autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación”, dispararon.

“Aquí no estamos denunciando malas prácticas”, insisten y reafirman que se denuncia el fraude electoral; “aquí se utilizó el manual completo de acciones de fraude para traicionar la voluntad de los afiliados”, afirman y a modo de conclusión señalaron: “El SOMU no se merece nuevamente aparecer en los medios de comunicación como un sindicato de mafiosos”.

Fuente: Revista Puerto