23/12/21

Reactivan una obra clave para resolver uno de los principales nudos del subte bajo el Obelisco

Es la construcción del túnel que permitirá evitar que la conexión entre líneas se haga por los andenes. Tenía que inaugurarse en 2022.


La primera parte de la obra para resolver los problemas del nodo Obeslico se inauguró en 2019. Ahora relanzaron los trabajos para terminar el túnel que evitará las combinaciones a través de los andenes.

La combinación de las líneas B, C y D, debajo del Obelisco, es uno de los principales nudos del subte porteño desde hace años. Por allí transitan unas 300 mil personas por día, y en hora pico se puede tardar hasta diez minutos para ir desde la estación Carlos Pellegrini (línea B) hasta Diagonal Norte (línea C). Y eso incluye caminar por los andenes de 9 de Julio (línea D), en donde a los pasajeros que hacen la combinación se les suman los que bajan de las formaciones. Ahora se reactivó una obra que busca solucionar una parte del problema y, si se cumplen los plazos previstos, podrían inaugurarla a mediados de 2023.

Los primeros pasos se dieron en 2019, cuando se abrió un nuevo acceso por la calle Sarmiento y un túnel de 70 metros de extensión que conecta con las líneas C y D.

Y ahora se reactivarán los trabajos faltantes, que habían previsto concluir en 2022 pero se frenaron. Tras rescindir el contrato con la empresa que los tenía a cargo, ahora se lanzó una nueva licitación para hacerlos.

La obra incluye la ampliación del espacio del andén de la estación 9 de Julio y la construcción de un túnel paralelo para realizar el trasbordo entre las líneas B y C. Además, la ampliación de ambos andenes de Diagonal Norte, y la incorporación de un ascensor que vinculará la vereda y el andén a Congreso de Tucumán de la línea D.

En el llamado a licitación que se publicó este martes en el Boletín Oficial de la Ciudad, se estipula un plazo de obra de 30 meses desde el comienzo. La apertura de los sobres con las ofertas está prevista para el 1° de febrero, con lo que el nuevo pasillo podría estar listo a mediados de 2023. El presupuesto inicial es de $ 1.200 millones.

La necesidad de actualizar el nodo Obelisco empezó a plantearse en los años 60, ya que se trata de estaciones y conexiones construidas en las décadas del 20 y 30, cuando el flujo de pasajeros era mucho menor. Pero en más de 50 años sólo hubo intervenciones menores. Y recién en 2016 el Gobierno porteño adquirió un estacionamiento privado para montar ahí el acceso nuevo.

La empresa que tenía a cargo la construcción del nuevo túnel era Zonis. Según trascendió, tuvo dificultades para continuarla a partir de la pandemia. Por eso, según informaron fuentes de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), "se acordó con la empresa rescindir el contrato en curso y relicitar lo que resta por finalizar".

Todo el proyecto forma parte del plan de modernización de la línea D. Una parte de hizo con financiamiento de Sbase, pero otra, que incluye la renovación del sistema de señales y potencias eléctricas, necesarias para gestionar la incorporación de coches con aire acondicionado, se financia con un préstamo del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Antes de la pandemia, el subte llegó a tener un promedio de casi 1.300.000 pasajeros por día. Por las restricciones del año pasado, la cantidad decayó. El flujo se fue restableciendo, pero como aún la zona céntrica de la Ciudad no recuperó el ritmo habitual de trabajo presencial, tanto en oficinas privadas como en dependencias del Estado, eso se nota en los usuarios del servicio.

Según fuentes del Gobierno porteño, en la actualidad viaja el 50% de los pasajeros que lo hacían antes de marzo de 2020. Es decir, unas 600.000 personas usan las seis líneas y el Premetro cada día.

Fuente: Clarín