23/12/21

Mauricio Cordiviola, COO de Camuzzi: “El gas se convertirá en el combustible de la transición porque es una energía limpia, competitiva y con muy buena disponibilidad”

El Chief Operating Officer de Camuzzi analizó la situación actual de la distribuidora, el papel del gas natural en la transición energética, los desafíos que impuso la pandemia y la implementación de nuevas tecnologías digitales.



Mauricio Cordiviola, gerente de Operaciones de Camuzzi, analizó los planes y las expectativas a futuro de la mayor distribuidora de gas natural del país. En una entrevista con EconoJournal, el directivo, que posee una amplia trayectoria en el sector gasífero, analizó las estrategias que puso en marcha la compañía para gestionar la mayor red de distribución de gas del país en un contexto signado por la pandemia que, al mismo tiempo, debe enfrentar desafíos paradigmáticos como la transición energética que se acentuará en las próximas décadas y la creciente digitalización de los procesos y plataformas de interacción con los clientes.

A través de un sistema de gasoductos y tendidos de distribución que superan los 50.000 kilómetros de extensión, Camuzzi abastece a 2 millones de usuarios en sietes provincias: Buenos Aires, La Pampa, Neuquén, Chubut, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

–¿En qué situación está la empresa en la actualidad?, ¿Cuáles son los principales ejes a considerar para apuntalar el crecimiento económico del sector energético en general y de Camuzzi en particular?

-Camuzzi no es ajena a la realidad que atraviesa el sector en su conjunto. Nuestros ingresos provienen únicamente del margen de distribución contemplado en la factura que abonan los usuarios. La factura de gas que abona un usuario está conformada por 4 componentes básicos: el gas propiamente dicho (que remunera la actividad del productor de hidrocarburos), el transporte (que renumera la actividad de las empresas transportistas por acercar el gas desde las cuencas productoras hasta los centros de consumo), los impuestos y finalmente el margen de distribución, componente que renumera nuestra actividad y con el cual debemos afrontar nuestra actividad cotidiana. En este sentido, los cuadros tarifarios dispuestos están muy por debajo del aumento de costos que la compañía viene afrontando desde el 2019.

–¿En qué medida la volatilidad macroeconómica y los marcos regulatorios impactan en el accionar de la compañía?

-Somos una empresa regulada por el Estado argentino a través del ENARGAS, con una fuente de ingresos determinada por esa autoridad regulatoria. Por ello, toda medida que se tome en materia tarifaria u otras medidas de impacto económico-financiero que no hayan sido previstas en la determinación de los respectivos cuadros tarifarios a aplicar durante un periodo determinado, tienen una incidencia directa en nuestra operación.

–¿Cuáles son las expectativas para el sector a futuro?

-El gas natural es un factor protagónico para el desarrollo de las economías regionales y del país en su conjunto. Como actores relevantes de este proceso esperamos y necesitamos que Argentina fije una política tarifaria que pueda sostenerse en el tiempo y que asegure el cumplimiento del marco regulatorio. Estos son factores determinantes para garantizar la sustentabilidad de las operaciones en el tiempo.

El rol del gas en la transición energética

–¿Cuál es la perspectiva de la empresa respecto del rol del gas natural como vector hacia la transición energética?

–Argentina no está ajena a la mitigación del cambio climático. Seguramente en un futuro no muy lejano el mundo consumirá mayores volúmenes de fuentes renovables y el gas natural se convertirá en el combustible de la transición porque representa una energía limpia, competitiva, con muy buena disponibilidad en nuestro país (particularmente en materia de no convencionales). Es una opción muy realista y sustentable para acompañar este proceso hasta que las renovables alcancen un mayor nivel de desarrollo. Hoy el gas natural tiene una importante contribución en los consumos energéticos de distintos sectores de la economía. En un escenario de crecimiento de la demanda de energía, el gas natural podrá permitir satisfacer las necesidades térmicas, atender esa mayor demanda, y al mismo tiempo contribuir con la reducción de emisiones y la calidad del aire, permitiendo además la integración de las energías renovables.

Pandemia y digitalización

-¿Cuáles fueron los desafíos que asumió la compañía, en tanto empresa de servicio esencial, ante el advenimiento de la pandemia y las medidas de contención y protocolos que dispuso el gobierno?

-A través de protocolos de actualización permanente y una nueva forma de realizar las tareas operativas pudimos hacer frente a todas las necesidades propias del área, sin afectar ni demorar la respuesta a nuestros usuarios. La fortaleza estructural con la que ya contábamos nos permitió adaptar rápidamente cada operación a un entorno nuevo y sin antecedentes.

–¿Qué lugar ocupó la tecnología en ese proceso?

-La tecnología jugó un papel preponderante y de hecho la propia pandemia nos ayudó a profundizar un proceso de incorporación de tecnología que ya habíamos iniciado tiempo atrás. Por eso, aunque la virtualización de procesos en Camuzzi ya era una realidad en avance, el 2020 mostró resultados mucho más allá de lo esperado. El cierre obligatorio de la totalidad de los centros de atención al público no impidió la continuidad de los servicios brindados propios de la actividad, que fueron instrumentados a través de distintas herramientas tecnológicas. Aun en plena etapa de aislamiento seguimos gestionando solicitudes de servicio, requerimientos de inspección de instalaciones internas (tanto domiciliarias como industriales) y continuamos desarrollando proyectos de extensiones de redes y atención de reclamos.

-¿Prevén la incorporación de nuevas herramientas digitales?

-Sí. Queremos continuar con el plan de transformación digital. Implementamos, por ejemplo, la plataforma online de gestión de proyectos de instalaciones internas denominado “Portal Matriculados”. Es un portal web desde el cual los instaladores matriculados pueden administrar el proyecto de una instalación de gas desde su inicio, ingresando el pedido de factibilidad, además de los pedidos de inspecciones parciales de cañerías y ventilaciones, e inspecciones finales de artefactos colocados. Esta plataforma está integrada con nuestra Oficina Virtual que permite que los futuros usuarios pueden seguir en tiempo real el estado de su proyecto de instalación. Desde su implementación, en abril de 2020, el portal administró un total de 18.727 proyectos de instalación. Y con relación al usuario final, hoy tenemos más del 73% de nuestros usuarios digitalizados.

-¿Cómo se manejó la empresa a la hora de organizar las tareas del personal?

-Nos propusimos no alterar los plazos en la operación, pero con una premisa clara para lograrlo: proteger adecuadamente al personal de Camuzzi. Por ello, se trabajó en la elaboración y sucesivas revisiones de protocolos de operación con cuidados sanitarios en las diferentes actividades: atención a usuarios, contacto en trabajos de habilitación de servicio, inspecciones de obra, acceso a viviendas e industrias, operación en plantas, transporte de gas por carretera (GNC/GLP). La sinergia entre diferentes áreas de Camuzzi hizo posible el diseño, prueba, mejora de protocolos y capacitaciones permanentes del personal en desempeño laboral bajo las condiciones impuestas por la pandemia.

-¿Cómo impactó en términos generales la caída de la producción de gas en los meses más duros de la pandemia?

-Si bien somos uno de los eslabones de la cadena del gas natural, es oportuno señalar que nuestra competencia está estrictamente asociada a la instancia final de ese recorrido, que es justamente la distribución del gas a los distintos medidores. Desde la óptica comercial y del despacho de gas, uno de los desafíos del año fue lograr la adecuada contractualización de la demanda prioritaria a partir del mes de abril hasta diciembre de 2020, teniendo en cuenta las condiciones vigentes a marzo de dicho año. Esto se pudo alcanzar gracias a distintas conversaciones mantenidas con los productores de hidrocarburos y la participación de la Secretaría de Energía extendiendo la vigencia de los contratos. Sin dudas fue un enorme desafío para todos los actores de la industria.

Fuente: EconoJournal