22/12/21

Licitación corta para la hidrovía

La Administración General de Puertos avanza con licitaciones para la operación del canal hasta que se defina la concesión a largo plazo.


Emepa, CDS, Boskalis y una UTE con firmas locales, china y belga compiten por el dragado.. Imagen: Leandro Teysseire

A cuatro meses del debut de la Administración General de Puertos (AGP) como concesionaria estatal a cargo del mantenimiento del canal troncal del Río Paraná mediante contratos directos, el organismo comenzó el proceso licitatorio corto. La semana pasada se conocieron las cuatro empresas interesadas en realizar el dragado y el próximo 28 de diciembre se abrirán los sobres técnicos para saber cuáles concursarán para el balizamiento hasta el 22 de septiembre de 2022, fecha en que se debería realizar la licitación definitiva.

Hasta ahora el mantenimiento lo realizan las firmas Compañía Sudamericana de Dragados (CDS), empresa local de la belga Jan de Nul, y Emepa, con quienes la AGP firmó dos contratos directos hasta el 20 de enero de 2022. De esta manera, la AGP encontró una solución rápida para mantener la vía navegable en un contexto de bajante del Río Paraná: firmar un contrato simple con las dos compañías que conformaban la operadora saliente y por lo tanto contaban con los equipos y el conocimiento del trabajo.

Es que la intempestiva decisión de que la AGP tome la concesión temporaria de la ruta fluvial Paraná-Paraguay ante la presión social por no renovar el contrato vigente con la concesionaria Hidrovía, que operaba desde 1995 sin control estatal, no dio tiempo a la sociedad del Estado a elaborar los pliegos, recibir las propuestas, realizar la evolución técnica y finalmente firmar una licitación corta para el mantenimiento del canal.

Cuatro candidatas

La lista de las cuatro firmas que se presentaron para concursar en la licitación corta toma relevancia por dos motivos: por un lado, los nombres que salgan de aquí contarán con una ventaja para la licitación definitiva de la vía que debería comenzar a partir de septiembre del año que viene. Además llama la atención la aparición en el juego del dragado de la empresa Emepa que hasta ahora había participado únicamente en el negocio del balizado.

La que encabeza la lista es la Compañía Sudamericana de Dragados (CDS), empresa local de la belga Jan de Nul que cuenta con la ventaja de operar en el lugar desde 1995 primero como integrante del consorcio Hidrovía S.A. y desde septiembre como contratista directa de AGP. También integra la lista la local Emepa de Gabriel Romero, asociada con la danesa Rodhe Nielsen encargada del dragado del puerto de Mar del Plata.

En tercer lugar se presentó la UTE conformada por la empresa belga Dredging International, la china CCCC Shangai Dredging y Servimagnus, del empresario local Ricardo Román. Esta sociedad tiene un antecedente poco feliz por haber incumplido obligaciones contractuales en las obras adjudicadas en el Canal Martín García. Finalmente, la holandesa Boskalis que cuenta con experiencia en el dragado de algunos canales tanto en Argentina como en Brasil.

La apertura de sobres técnicos para los trabajos de balizamiento será el próximo 28 de diciembre. Si bien no se sabe aún qué empresas se presentarán, pidieron visto del pliego la local Emepa, Pentamar, Sade Electromécanica y Crux Marine. Con los papeles presentados y sobres abiertos, desde la parte oferente aseguran que la revisión técnica tardará entre un mes y un mes y medio. Una vez seleccionadas las empresas ganadoras, se procederá a la firma licitatoria que estiman correrá desde marzo a septiembre de 2022, con posibilidad de prórroga.

Licitación larga

En tanto, el presidente Alberto Fernández dio en noviembre último un paso adelante en el camino que determinará la licitación definitiva por el dragado y balizamiento de la vía navegable troncal. Designó al intendente de Escobar Ariel Sujarchuk como presidente del Ente Nacional de Control y Gestión de la Vía Navegable. De esta manera puso en marcha al Ente encargado de elaborar el pliego licitatorio definitivo y luego fiscalizar su cumplimiento en la próxima concesión de la ruta fluvial.

El Ente fue creado por decreto en agosto de este año, con el principal objetivo de cambiar la lógica de la concesión que durante 25 años manejó el canal sin intervención ni control estatal. Su primera gran tarea es el armado de los pliegos para una nueva licitación de largo plazo que administrará los trabajos de mantenimiento, dragado y balizamiento del canal una vez que se terminen los de AGP en septiembre de 2022.

Si bien los ojos están puestos en los concesionarios privados, no se descarta la posibilidad de que la propia AGP pueda seguir administrando el canal. Durante los primeros tres meses de gestión facturó 42,15 millones de dólares con un total de gastos por 37,65 millones de dólares y un resultante neto a cuenta de futuros aumentos de gastos o posibles inversiones de 4,5 millones de dólares, según la propia AGP publicó en su último informe de gestión.

Fuente: Página 12