09/12/21

Downstream en América Latina: refinadores advierten una caída en los márgenes y la dificultad para concretar inversiones en la transición energética

La transición hacia nuevas formas de movilidad y fuentes de energía generan un entorno de incertidumbre para el sector de refinación de combustibles. La visión de Daniel Ciaffone, gerente ejecutivo de Integrated Supply & Trading de Pan American Energy; Ignacio Millán, gerente ejecutivo de Planeamiento e Innovación en Dowstream de YPF; José Pastorino, gerente de Producción de Energéticos de ANCAP; Walter Fabián Canova, VP de Refinación y Procesos Industriales de Ecopetrol; y Alejandro Vago, director de Refinación de Raízen.



Directivos de empresas con refinerías en Sudamérica debatieron acerca del futuro del sector de refinación en Latinoamérica y el Caribe en la transición energética. Las refinerías en la región estudian las oportunidades de inversión en un contexto de incertidumbre y márgenes decrecientes provocados por las transformaciones energéticas globales. El debate tuvo lugar en un webinar organizado por la Asociación Regional de Empresas del Sector Petróleo, Gas y Biocombustibles en Latinoamérica y el Caribe (ARPEL).

Como está ocurriendo con otros sectores económicos, el transporte comienza a ser un foco de los esfuerzos para eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero. La transición hacia nuevas formas de movilidad y fuentes de energía generan un entorno de incertidumbre para el sector de refinación de combustibles.

Las opiniones de directivos de refinerías

Daniel Ciaffone, gerente ejecutivo de Integrated Supply & Trading de Pan American Energy, destacó que la transición se dará con distintas velocidades en el mundo y que el desafío para las refinerías en la región es poner un ojo en las regulaciones en materia ambiental impuestas por los grandes países consumidores y otro en las actividades internas en sus países. “¿Cómo evitamos que estas oleadas de cambios tecnológicos y regulatorios sigan ahondando las brechas sociales en los países de nuestra región?”, se preguntó.

Ignacio Millán, gerente ejecutivo de Planeamiento e Innovación en Dowstream de YPF, destacó que existen oportunidades para cambios transformacionales en la producción de petroquímicos y las mejoras en materia de eficiencia y emisiones introducidas por la compañía. “La región en los próximos años va a seguir siendo importadora, tanto de combustibles como petroquímicos. La refinación tiene allí una oportunidad, la eficiencia también va a ser importante. Hay que ver en dónde invertimos cada dólar, vamos a tener que ser muy quirúrgicos en nuestras decisiones”, dijo Millán.

Desde Uruguay, José Pastorino, gerente de Producción de Energéticos de ANCAP, mencionó que la empresa tiene el foco puesto en la reducción de costos en el corto plazo y la proyección de la petroquímica en el largo. “La integración con la petroquímica la estamos proyectando. Para nosotros la amenaza mayor es la del margen, tenemos que generar un margen porque sino no vamos a poder seguir funcionando”, apuntó Pastorino.

A su turno, Walter Fabián Canova, VP de Refinación y Procesos Industriales de Ecopetrol, consideró que el sector de refinación en Latinoamérica irá a la cola de los cambios que ya se están viendo en Europa y Estados Unidos. “Ustedes saben bien que ya pasó con el tema de la calidad de los combustibles, Europa comenzó con ese tema unos 30 años atrás y Estados Unidos hace unos 15 o 20. Todavía estamos evolucionando, no hemos llegado a esos niveles y creo que en transición energética nos va a resultar algo similar”, evaluó.

El director de Refinación de Raízen, Alejandro Vago, fue más optimista en cuanto a las oportunidades para realizar inversiones. “El timing es bueno como dijo Ignacio y tenemos que ser quirúrgicos para hacer las inversiones y que estén alineadas con la transición y nos den margen”, marcó.

Vago destacó que Raízen está trabajando en eficiencia energética, con inversiones en cogeneración y plantas con eficiencia energética integrada. “Hay que encontrar esos nichos adentro de la región o en exportaciones que nos puedan ayudar a mantener los márgenes y hacer una transición energética que funcione y sea razonable”, explicó.

Ciaffone expresó su expectativa de que las fronteras entre los tipos de inversión se difuminen. “El horizonte para la industria de los hidrocarburos y la refinación es largo, de muchas décadas todavía. La transición no viene a comerse a la industria del petróleo, viene a mejorarla. Hay décadas por delante para aprovecharlo y amortizarlo. Es vital que la industria tenga amplia capacidad de decisión”, apuntó el gerente de PAE.

Escenarios

ARPEL compartió algunas de las conclusiones de un estudio sobre los escenarios para el sector de refinación en América Latina y el Caribe como consecuencia de los procesos de transición energética.

Las transformaciones en el sector energético para hacer frente al calentamiento global impactan en las perspectivas del sector de refinación a nivel internacional y en la región en particular. “Estamos en un contexto difícil, en el que los combustibles son un tema ya resuelto, el tema ahora son las emisiones y la eficiencia. ARPEL ha encarado estos temas a través de este estudio, que va a seguir siendo de referencia durante muchos años por delante”, explicó Miguel Moyano, secretario ejecutivo interino de la asociación.

Daniel Monzón, socio de la consultora Arthur D. Little y co autor del estudio, explicó que las refinerías en la región ya tienen desafíos fuertes, a los que ahora se le suman los desafíos de la transición. “La capacidad de refinación en la región no consigue con su capacidad de procesamiento satisfacer la demanda de la región, que aún es creciente, ni en volumen ni en calidad. Es exportadora de crudos, es importadora de productos de alta calidad y exportadora de productos de baja calidad”, dijo Monzón.

El sector de refinación a nivel internacional enfrenta márgenes decrecientes en su actividad económica, lo que supone mayores dificultades a la hora de atraer inversiones. “Algún grado de estancamiento de la demanda global y la continua incorporación de capacidad de refinación en el mundo nos hacen creer que van a mantener márgenes estrechos. Posiblemente esta va a ser una característica de la industria a nivel global, que tiene un impacto en la industria regional”, analizó el socio de Arthur D. Little.

Felipe Pérez, director consultor de Mercados Midstream y Downstream de IHS Markit y también coautor del estudio, coincidió en que los márgenes seguirán cayendo. “Los días de gloria en los márgenes de la refinación sabemos que ya no van a existir, se estrecharán aún más”, advirtió.

El estudio señala que los cambios en la movilidad son un factor central que está afectando las perspectivas del sector. Pérez cree que es el más importante debido a la incertidumbre: no está claro cuáles serán los combustibles o las tecnologías energéticas vehiculares dominantes del futuro, o cómo será la relación del consumidor con su vehículo. “A nivel mundial vemos que el número de vehículos no subirá tanto como sucedió en otras décadas. La relación que tenemos con el carro, con la movilidad, está cambiando”, apuntó.

Según el estudio, las refinerías tienen tres opciones de inversión. Operacionales para ser más eficientes y reducir costos. Estructurales para incrementar la producción de combustibles. Transformacionales en el sentido de avanzar en nuevas líneas de negocio ante una demanda que está cambiando. En cualquier caso, Pérez explica que la ventana para invertir está condicionada por la incertidumbre sobre los cambios en la movilidad y su velocidad y cómo repercuten en el retorno de la inversión. “Quizás la ventana de inversión estructural sea más estrecha, porque para cambiar lo que tenemos pero aún enfocado en combustibles tradicionales, ese espacio estaría más corto de tiempo”, advirtió.

En cuanto a las oportunidades de inversión, Pérez enfatizó que las refinerías tienen en la petroquímica una opción muy atractiva. “La escala de volumen de productos refinados a combustibles es mucho más grande de lo que es a la petroquímica, pero la petroquímica sigue creciendo.Una de las opciones que se discutió mucho en los años 90 y que ahora es mucho más importante debido a la transición energética es la integración con la industria petroquímica”, marcó el hombre de IHS Markit.

Fuente: EconoJournal