06/06/17

Nueva velocidad máxima en los barrios: bajará a 30 km/h e intervendrán las calles para que no se pueda ir más rápido

El plan arranca en 188 cuadras de Villa Real. Para que los conductores no violen el tope, colocarán ciclovías y canteros, entre otros. El Gobierno dice que no habrá fotomultas pero sí agentes.


Cambios. Así se verá la esquina de Simbrón y Moliere, en Villa Real, cuando se concrete el plan. Incrementarán la superficie para peatones. / GCBA

El Gobierno porteño bajará a 30 km/h la velocidad máxima en un sector del barrio de Villa Real. Para evitar que los autos violen ese tope, reducirán la calzada con ciclovías, canteros, chicanas y otras intervenciones.

El programa se llama Area 30, y se inspira en lo que en otras ciudades se conoce como "zonas de tránsito calmado". El lugar elegido son las 47 manzanas que quedan entre Ramón Lista, Nogoyá, Juan E. Martínez e Irigoyen. Es un sector de casas, un típico barrio donde viven unas 14.000 personas. Hay tres escuelas y seis pasajes.

Son 188 cuadras y en todas habrá algún tipo de intervención. En algunas colocarán canteros y en otras pondrán chicanas, también con plantas, por lo que se sumarán 1.400 m2 de espacios verdes. Los ingresos al Area 30 estarán marcados con carteles y con una senda peatonal pintada de blanco y rojo: estarán en las calles Cortina, Bauza, Virgilio, Simbrón, Lozano, Melincué, Víctor Hugo, El Nene, Tinogasta y Varela.

También harán una ciclovía en la calle Víctor Hugo entre Ramón Lista y Nogoyá. Este tramo se conectará con la red que ya existe en Marcos Sastre, Elpidio González y el polideportivo Vélez Sarsfield.

Además, incrementarán en 400 m2 la superficie para peatones, principalmente en las esquinas. Y en ciertos cruces elevarán las sendas peatonales para que funcionen como lomos de burro. También sumarán cartelería con la nueva velocidad máxima.

Las principales intervenciones serán en los entornos de las escuelas, donde habrá reductores de velocidad. Como en el resto de la Ciudad, en esas cuadras con establecimientos escolares se mantendrá la máxima de 20 km/h.

En el Gobierno porteño aclararon que estas medidas no afectarán los espacios disponibles para estacionar. También aseguraron que el plan fue consensuado con los vecinos.

Las intervenciones comenzarán en dos semanas y durarán hasta setiembre. Se harán en forma experimental durante un año, y tras evaluar los resultados se enviará un proyecto a la Legislatura porteña. También se estudiarán otras zonas donde aplicarlo: en la Ciudad comentaron que tienen una docena de lugares en vista, por ejemplo, el barrio de Villa Santa Rita.

¿Por qué eligieron Villa Real para empezar? Es el segundo barrio más chico de la ciudad y el tercero con menor población, detrás de Versalles y Puerto Madero. El flujo de tránsito es bajo. Aún así, entre 2011 y 2015 en la zona hubo 56 choques, y encontraron casos de autos que circulaban a 63 km/h cuando la máxima es de 40 km/h.

"Este plan es parte del compromiso que asumimos para bajar un 30% las víctimas de accidentes de tránsito. Para la seguridad vial hace falta educación, controles y también este tipo de inversiones en infraestructura", aseguró Juan José Méndez, secretario de Tránsito y Transporte porteño.

La Ciudad se basa en una estadística que indica que si un auto atropella a una persona a 30 km/h el riesgo de que el peatón muera es del 10%, pero a 40 km/h sube a 40%. Y si fuera a 60 km/h hay un 80% de posibilidades de que fallezca.

En el lugar no habrá cámaras de fotomultas, pero sí llevarán agentes de tránsito. La multa por exceder en hasta 20 km/h el tope es de 150 a 750 Unidades Fijas, que hoy equivalen a entre $ 1.560 y $ 7.800. Si se viola la máxima en más de 20 km/h, las sanciones se van a 300 a 1.500 UF, o sea entre $ 3.120 y $ 15.600.

La cuestión será ver si los automovilistas realmente respetan la nueva máxima. "La medida no está mal porque siempre bajar la velocidad es mejor para la seguridad vial. Pero la pregunta es quién controla. Si se hiciera cumplir las prioridades de paso, algo que ya figura en la ley, se reducirían los accidentes en las bocacalles, que son el 62% del total", afirmó Fabián Pons, titular del Observatorio Vial Latinoamericano.

El Area 30 se suma a otras intervenciones en la Ciudad para reducir el espacio para los autos y así desalentar su uso, a la vez que se amplían las superficies para peatones y ciclistas y se mejoran las condiciones ambientales por la reducción de smog y ruidos molestos. El ejemplo más claro es el de la peatonalización del Microcentro, que ahora se está imitando en el Casco Histórico y los alrededores de Tribunales y de Plaza San Martín. Lo mismo hicieron en el Barrio Chino, en Arribeños entre Juramento y Olazábal, y en Mendoza entre las vías del Mitre y Montañeses, que se convirtieron en calles de convivencia donde los autos deben circular a 10 km/h.

Fuente: Clarín