05/06/17

Línea 60: repone la Justicia a diez despedidos tras incidentes

Una jueza reincorporó a los cesanteados y suspendidos por la empresa DOTA a raíz de un conflicto que incluyó agresiones al personal tras la muerte en un accidente de un operario en septiembre de 2016.


RAMPA. Las instalaciones de la línea 60 en las que se produjo la muerte por aplastamiento de David Ramallo, el 9 de septiembre de 2016.

La Justicia ordenó anular los despidos de 10 trabajadores de la línea de colectivos 60 y de una veintena de suspensiones que había resuelto la compañía después de los incidentes que se produjeron en la terminal de Barracas luego de la muerte de un operario, en septiembre del año pasado, como consecuencia de un accidente. La resolución fue adoptada por la jueza laboral Stella Maris Vulcano, y motivó que los delegados gremiales de la línea suspendieran la implementación de medidas de fuerza desde hoy en la línea que transporta a diario a unas 250 mil personas.

Los conflictos arrancaron el 9 de septiembre pasado con la muerte del trabajador David Ramallo, aplastado por una unidad mientras llevaba a cabo reparaciones en el galpón de la empresa. Enterados del accidente una decena de trabajadores ingresaron por la fuerza a una oficina de personal de la compañía, causaron destrozos e hirieron a un gerente. Los representantes del personal alegaron que en esa oficina se encontraba un empleado al que acusaban de haber presuntamente fraguado un informe sobre la siniestralidad en la línea.

A partir de los incidentes la empresa dispuso la cesantía de 10 de los sindicados como partícipes directos de las agresiones en la oficina de personal y contra un chofer que había intentado poner en operaciones un colectivo en medio de la protesta. También resolvió suspender a otros 25 empleados. En aquella instancia, y luego de una huelga prolongada, la compañía DOTA (dueña de la línea a través de la empresa Monsa) y los delegados gremiales alcanzaron una conciliación voluntaria para retomar las tareas con los sancionados en sus puestos de trabajo.

Tras varios meses de negociaciones infructuosas, y finalizada la conciliación, DOTA efectivizó la semana pasada los despidos y las suspensiones. La Unión Tranviarios Automotor (UTA) presentó un recurso de amparo ante Vulcano, titular del juzgado Laboral número 40, que la magistrada resolvió a favor del planteo este viernes, 24 horas después.

Desde la empresa le dijeron a este diario que acataron de momento la resolución judicial pero plantearon su decisión de recurrirla para concretar las desvinculaciones por entender que no permitirán la continuidad del vínculo con empleados sindicados como agresores del personal. El delegado Néstor Marcolín, en tanto, planteó anoche sus sospechas de que la empresa avanzó con los despidos "como parte de su reclamo al Gobierno nacional para obtener más subsidios".

"La compañía quiere generar una instancia de conflictividad para empujarnos a la Panamericana a una protesta que haga visible su planteo de más subsidios. De hecho en las actas ante el Ministerio de Trabajo, mientras nosotros reclamábamos por más medidas de seguridad a raíz de la muerte de Ramallo, los representantes de DOTA formalizaban un pedido de más subsidios", amplió Marcolín.

La comisión interna (que permanece distanciada de la conducción nacional de la UTA) y los representantes de la empresa volverán a encontrarse mañana en la sede del juzgado de Vulcano para una audiencia.

Fuente: Ámbito