07/06/17

La hidrovía atrae inversiones y cambia la logística regional

Nitron Group, líder en fertilizantes del Mercosur, operará en la zona franca de Villa Constitución concesionada a PTP Group. Se desembolsan u$s 40 millones.


La firma norteamericana Nitron Group, la mayor abastecedora de fertilizantes del Mercosur y segunda del rubro a escala mundial, se instalará en la zona franca de Villa Constitución, la única del país con salida directa a la hidrovía. Para ello, rubricó en Connecticut un acuerdo con la argentina PTP Group, concesionaria del enclave aduanero.

PTP invertirá u$s 40 millones durante los próximos cinco años en la construcción de silos para 150 mil toneladas de fertilizantes sólidos y 60.000 líquidos. Nitron, se compromete a rentar 15 de las 60 hectáreas que tiene la zona franca, garantía operativa indispensable para fondear el proyecto.

Los paraguayos, que parecían condenados a pagar fortunas por los fertilizantes que llegaban del Brasil, hoy viven otra realidad. En lugar de recibir el nutriente en camión desde los saturados puertos brasileños, se abastecen por vía fluvial a través de la hidrovía y abonan hasta u$s 150 dólares menos la tonelada.

Mientras el boom de los commodities sostuvo el mineral de hierro a u$s 80 la tonelada, nadie se interesó en crear un circuito logístico. El flete de bajada pagaba todo y se podían dar el lujo de subir con las barcazas vacías. Todo esto cambió con el desplome de los precios y allí es cuando Nitron propuso a los armadores techar las barcazas, seguir bajando con mineral de hierro, pero subir con fertilizantes hasta el puerto paraguayo de Villeta.

"La diferencia de precio es tal, que se avanza en la posibilidad de abastecer a Mato Grosso do Sul con fertilizantes que suban por la hidrovía. Antes Paraguay le compraba y ahora podrá venderle a los brasileños", dijo a Transport & Cargo Javier Urritua, presidente de Nitron.

Este milagro logístico arrancó hace 20 años, cuando la Argentina abandonó la idea de construir un puerto de aguas profundas, y decidió llevar el océano al corazón de la producción. La concesión del dragado y la señalización de la vía navegable del Paraná a la firma Hidrovía SA implicó previsibilidad en las profundidades y seguridad para las operaciones. Esto produjo una catarata de inversiones en puertos y flotas que en las últimas dos décadas superan los u$s 15.000 millones. La Argentina, a partir del racimo de terminales portuarias privadas situadas entre Timbues y San Nicolás, constituyó así el polo de crushing de soja más importante del mundo.

Con 1.630 kilómetros de largo, la hidrovía Paraná-Paraguay es una de las vías navegables naturales más extensas del planeta. Situada sobre el canal de 34 pies sobre el Río Paraná, la zona franca de Villa Constitución se vincula directamente con los restantes países del Mercosur y los puertos de ultramar.

Decisión

"Con la decisión del Ministerio de Transporte de volver a autorizar los trenes de barcazas de 290 metros de eslora, es aún más atractivo operar en el país. El puerto de Nueva Palmira está congestionado y la zona franca de Villa Constitución se presenta como estratégica", aseveró Guillermo Misiano, presidente de PTP Group.

"El cambio de autoridades en Argentina facilita estos desarrollos. Eliminación de las DJAI, baja de retenciones y apertura de los mercados de exportación de trigo y maíz han sido fundamentales para planificar nuestras inversiones. Operar en zona franca permitirá mayor flexibilidad a la hora de abastecer a nuestros clientes, los que podrán comprar en menores cantidades. Trabajar con stock y luego despachar just in time sin impuestos a Uruguay, Bolivia, Paraguay, Brasil desde la hidrovía es otro beneficio específico. También contar con un sitio idóneo para trasbordar a barcazas la carga que llega en los 70 buques oceánicos que en promedio traemos cada año al Río de la Plata", aseguró Urritua.

El directivo, de origen paraguayo y radicado en los Estados Unidos, resaltó que el mercado de fertilizantes en Argentina alcanzó los 3,6 millones de toneladas en 2016 y que se proyectan 6,5 millones para 2025.

Las mercaderías provenientes de terceros países ingresan a zona franca sin abonar aranceles e impuestos; pueden permanecer sin límite de tiempo, para luego ser importadas al territorio general, o incluso ser re exportar en el mismo estado, o transformadas en cualquier momento sin hacer ningún trámite.

Fuente: El Cronista