29/06/17

Amenazas y oportunidades en el transporte marítimo

Atraer inversiones en infraestructura de transporte no parece ser solo una ventaja competitiva, sino una estrategia de supervivencia.


El transporte marítimo es responsable del movimiento del 80% del total de las mercaderías que se comercializan globalmente. Actualmente, ciertas tendencias de largo plazo, podrían llegar a estimular aún más esta industria, aunque también podrían cambiar el negocio marítimo tal como lo conocemos en la actualidad.

Más allá de las alianzas y la creciente concentración e integración en el negocio del transporte marítimo, las inversiones, las mejoras en la productividad y los cambios globales en los patrones de producción y consumo podrían afectar la estructura de esta industria de manera significativa. En este marco, una de las tendencias de largo plazo que tendrían una elevada capacidad para alterar el negocio del transporte son las cuantiosas inversiones en infraestructura a nivel global. Conjuntamente con los billones de dólares invertidos en la expansión del Canal de Panamá y el Canal de Suez, la iniciativa del gobierno chino de "One Belt, One Road" podría producir importantes efectos disruptivos en los patrones de transporte globales.

Esta iniciativa, apunta a reducir los costos de transporte de las mercaderías que comercia China con el resto del mundo, al mismo tiempo de promover el desarrollo de mercados alternativos para los servicios de transporte. Por ejemplo, China, invertirá en los próximos años más de u$s 3.000 millones en la cadena logística que la vincula con Europa, vía Canal de Suez y puerto de Piraeus en Grecia, incluyendo una importante modernización y ampliación de este puerto. De este modo, es probable que estas inversiones tengan substanciales efectos de largo plazo en la actividad de los puertos tradicionales del norte de Europa, tales como Rotterdam, Hamburgo o Amberes.

Planes

En un contexto sudamericano, China planea invertir en el marco de esta iniciativa unos u$s 250 mil millones, siendo el proyecto más importante el del ferrocarril que unirá la costa de Brasil con la costa de Perú.

En este emergente contexto global, lograr atraer significativas inversiones en infraestructura de transporte no perece ser solo una ventaja competitiva, sino una estrategia de supervivencia en el futuro entorno de esta industria. En la actualidad, el hinterland de un puerto está determinado por el alcance de la eficiencia con que opera su sistema integral de transporte y por la distancia económica entre el cargador y el consignatario. Mejoras en la productividad acompañadas de considerables inversiones son cruciales para defender el hinterland de nuestros puertos y aprovechar las oportunidades que este nuevo entorno del comercio marítimo próximamente comenzará a ofrecer. No hacerlo, transformará esta oportunidad en una clara amenaza para su supervivencia.

Fuente: El Cronista