09/05/17

Un informe oficial confirma que las vías del tren a Mar del Plata son intransitables

Un relevamiento detectó que 55.000 durmientes colocados por la gestión kirchnerista están fisurados.


Mal estado. Las vías del tren a Mar del Plata, a la altura de Samborombón (Mauricio Nievas)

Se sabía, se alertaba, y ahora se confirma de manera oficial: miles de durmientes ferroviarios en la ruta que une Buenos Aires–Mar del Plata están destruidos, partidos y quedaron inservibles. Se conoció en un monitoreo que hizo Trenes Argentinos Infraestructura (TAI) en donde se descubrió que existen por lo menos 55.000 durmientes con fisuras, algunos que se partieron a poco de haber sido colocados.

A fin de año, en un comunicado, trabajadores del ramal agrupados en la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles advirtieron que “los recientes informes técnicos son contundentes al señalar la intransitabilidad” de las vías". Afirmaron a su vez que el servicio, en caso de reanudarse, funcionaría con "riesgo de accidentes a un nivel nunca antes alcanzado", poniendo en peligro la vida de los pasajeros.

El 20 de noviembre pasado, el Ministerio de Transporte había comenzado las pruebas técnicas para chequear las condiciones del tendido que une Constitución con Mar del Plata. Fue con la promesa, en boca del titular de la cartera, Guillermo Dietrich, de que "el tren finalmente volverá a funcionar en diciembre". Nada de eso ocurrió y el tren quedó varado por segundo verano consecutivo.

Ahora se conoció que parte de aquellos durmientes que habían sido colocados durante la gestión kirchnerista, entre 2013 y 2015 con un claro motivo electoral, se partían a poco de instalados. Hasta estos días, unos 55.000 fueron relevados con fisuras, identificados en el monitoreo de TAI. Las fallas de calidad durante la producción, según publicó el diario La Nación, están corroboradas por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que en un informe señala que se originaron por deficiencias en la calidad del hormigón y en su proceso de curado.

Según los delegados, hay 204,5 kilómetros de vías -cerca de la mitad- que "en su estado actual no pueden ser utilizados". ¿Por qué? No sólo los durmientes rotos, dañados o en falsa escuadra, sino también el mal funcionamiento de señales son algunas de las causas, así como rieles rotos, defectuosos, desnivelados y desalineados. También dijeron que falta visibilidad en pasos a nivel, que escasean carteles de indicación y que hay puentes "reparados precariamente, apuntalados con durmientes". Los problemas se dan incluso en áreas donde hace muy poco se habían realizado obras.

Clarín contó hace un tiempo que desde el Gobierno ya se inició un plan para reemplazarlos totalmente, en el que hasta ahora llevan invertidos $ 1.300 millones para renovar más de 200 kilómetros de vías y hacer obras como la construcción de un nuevo puente sobre el Río Salado.

Con nueve vagones, la formación que hace el recorrido tiene capacidad para 560 pasajeros y es prácticamente nueva: se había traído de China y llegó a usarse poco más de cinco meses. Pero para que pueda volver a funcionar se deberán arreglar las vías.

Fuente: Clarín