10/05/17

Sky Airlines: el Gobierno autorizó una nueva ruta a la low cost que lanzó pasajes a Santiago de Chile por 29 dólares

Hasta ahora volaba desde la capital de Chile a Mendoza, Buenos Aires y Córdoba.


Avión de la compañía aérea chilena Sky Airlines en la pista del Aeropuerto Internacional de Santiago de Chile (EFE/MARIO RUIZ).

En simultáneo con el lanzamiento del plan operativo de la low cost Norwegian en Argentina, que está a punto de empezar a contratar personal administrativo argentino, otra aerolínea de bajo costo se afianza en el país, aunque con base en Chile. Es Sky Airlines que a mediados de marzo fue la vedette del aire al sacudir el mercado con pasajes a Santiago de Chile por 29 dólares más tasas e impuestos.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) autorizó a esta línea aérea chilena a operar un vuelo diario entre Santiago de Chile y Rosario. Hasta ahora Sky Airlines volaba desde la capital de Chile a Mendoza, Buenos Aires y Córdoba.

Así, esta aerolínea -la segunda más grande de Chile y que cuenta con un 25% del market share- competirá directamente con la también chilena Latam, que comenzará a cubrir la ruta Rosario-Santiago de Chile a partir del 1 de julio, con cuatro vuelos semanales.

La resolución 304, publicada este martes en el Boletín Oficial, aclara que la compañía está autorizada a explotar servicios regulares internacionales de transporte aéreo de pasajeros, carga y correo en la ruta Santiago de Chile-Rosario y viceversa, mediante el ejercicio de una frecuencia diaria y "utilizando equipos de gran porte", en referencia a aviones de fuselaje angosto o de un único pasillo en el centro.

Costo del pasaje

Un pasaje para junio desde Córdoba a Santiago de Chile por Sky Airlines hoy cuesta menos de 3.000 pesos, ida y vuelta. Un Buenos Aires-Santiago-Buenos Aires ronda los 3300 pesos, por lo que se estima que el vuelo entre Rosario y la capital chilena estará dentro de esos valores. También resta saber cuándo comenzarán a operar en la nueva ruta.

Como todas las low cost que quieran aterrizar y despegar en el país, pero específicamente para las compañías chilenas, la resolución de este martes establece que Sky Airlines deberá someterse a las autorizaciones, las designaciones y las asignaciones de frecuencias efectuadas por el Gobierno de su país y "dentro de lo acordado en el marco bilateral en materia de transporte aéreo, como también a las leyes y normas nacionales e internacionales vigentes y condiciones de reciprocidad de tratamiento por parte de las autoridades de Chile para con las empresas de bandera argentina que soliciten similares servicios".

Además, deberá presentar la documentación operativa del vuelo diario que operará en el Aeropuerto Internacional Rosario "Islas Malvinas" o más conocido como Aeropuerto de Fisherton.

La historia de esta low cost en Argentina

A mediados de abril de 2015, Aerolíneas Argentinas y Sky Airlines -fundada en 2002 por Jürgen Paulmann, fallecido en 2014, y reestructurada como una low cost en julio de 2016- anunciaron la firma e implementación de un "nuevo acuerdo de códigos compartidos en el cono sur". Y en los vuelos en concreto eso entró en vigencia el 1° de mayo de ese año.

Desde entonces, ambas líneas aéreas comercializan en forma conjunta todos sus vuelos. Primero, entre Buenos Aires y Santiago de Chile con hasta ocho salidas diarias. Los pasajeros ya podían optar por vuelos a Aeroparque o Ezeiza, porque el acuerdo abarca las operaciones en ambos aeropuertos hacia y desde la capital trasandina.

A fines de abril de 2016, el Gobierno autorizó a Sky Airlines a cubrir vuelos entre Santiago de Chile y Córdoba. Al momento de esa resolución, la n° 249, publicada en el Boletín Oficial, la aerolínea ya contaba con una flota de 15 aviones Airbus A320.

En septiembre del año pasado, la línea aérea emblema de los Paulmann inició un proceso de licitación para renovar toda su flota de aviones y destinó cerca de US$ 810 millones para la inversión.

Estiman que para 2018 estén en funcionamiento 6 de los 18 aviones que incorporarán. Además, invirtieron en tecnología, infraestructura y equipo de apoyo terrestre.

Fuente: Clarín