05/04/17

Un futuro escenario del transporte para los puertos

Las nuevas tecnologías de transporte como el Hyperloop, el transporte aéreo de contenedores y los transportes de efecto WIG, obligarían a una reurbanización y rediseño de los puertos


La aparición de nuevas tecnologías de transporte en las últimas décadas tiene el potencial de influir en el diseño y modificación de puertos y terminales marítimas. Estas tecnologías, que evolucionan constantemente, incluyen drones controlados por computadoras capaces de llevar cargas a grandes distancias, variaciones de la futura tecnología de transporte Hyperloop, que se basa en tubos capaces de transportar pasajeros y carga a altas velocidades y grandes distancias.

El desarrollo y evolución de las tecnologías para el transporte a largas distancias requiere el rediseño de puertos y terminales para que puedan proporcionar servicios tales como combustible, mantenimiento de vehículos, transferencia de pasajeros y cargas, lo que sostendrá la operación comercial de estas tecnologías de transporte.

Control Automatizado y Remoto de Vehículos

El desarrollo de tecnologías automatizadas y de drones no sólo implica la tecnología de transporte aéreo, sino que también podría implicar las futuras tecnologías de transporte marítimo, y también a los ferrocarriles conectando con puertos y terminales marítimas. El control automatizado de vehículos comenzó dentro de los altos edificios cuando el ascensor a botón substituyó a los operadores de los antiguos elevadores. Luego se extendió a algunas líneas de transporte ferroviario de corta distancia que funcionaban remotamente, comparables a un modelo de ferrocarril a escala.

Hace ya varias décadas, el avance del desarrollo de la tecnología de radio control permitió a los aficionados volar modelos de aviones de pequeño tamaño y conducir de forma remota pequeños modelos de automóviles a escala. En el sector de la aviación comercial se agregaron controles automáticos en forma de “piloto automático” en vuelos de larga distancia.

La moderna tecnología de telecomunicaciones permite el monitoreo remoto de vehículos de transporte desde lugares muy lejanos, incluyendo el control remoto de grandes vehículos de transporte a grandes distancias. El avance de la tecnología informática ya está comenzando a permitir que varios vehículos de transporte de larga distancia viajen a través de los océanos conectando continentes.

La combinación de sistemas de control de tráfico portuario, basados tanto en personas como en sistemas de computación, está evolucionando de manera tal que asegurará a los vehículos automatizados poder permitir el arribo y partida de múltiples vehículos de transporte, incluso de diferentes tecnologías.

Tendencias futuras en las terminales

Muchas ciudades tienen puertos marítimos internacionales cerca de los aeropuertos comerciales, entre algunas de ellas están Newark, Boston, Los Ángeles, San Francisco, Lima, Singapur, Hong Kong, Macao, Seúl (Inchon), Sydney (Australia), Auckland, Wellington, Río de Janeiro, Caracas, Barcelona, Niza, Génova, Roma, Beirut, Tel Aviv, Mombasa y Doha. Muchos aeropuertos costeros son atendidos por una línea de ferrocarril que transporta pasajeros desde el aeropuerto periférico hasta el área céntrica de la ciudad, y teniendo en cuenta el reciente interés en el desarrollo de aviones para el transporte de contenedores, no es descabellado pensar que la misma línea de ferrocarril pudiera transportar trenes cortos de contenedores.

Podrá también desarrollarse la tecnología híbrida de buques con alas, para despegar y aterrizar en aeropuertos comerciales costeros o para funcionar como un hidroavión que despegue y aterrice en pistas especiales situadas cerca de las terminales marítimas. El avance del control de tráfico informático podría coordinar las llegadas y salidas de diferentes tecnologías de transporte automatizadas en los mismos complejos aeroportuarios y marítimos cercanos. Tal coordinación podría permitir la llegada y partida segura de varios vehículos intermodales de transporte que se interconecten entre sí. La variedad de vehículos incluiría camiones, trenes, trenes Hyperloop, carga aérea de contenedores, transportes de efecto WIG (wing-in-ground) de contenedores y buques.

Vinculación de puertos y aeropuertos costeros

Si bien el transporte aéreo representa un pequeño porcentaje del transporte internacional de mercaderías, sirve a un mercado que está dispuesto a pagar tarifas Prime por entregas más rápidas. Los analistas sugieren que existen potenciales segmentos de mercado viables para una entrega más rápida de contenedores entre las principales ciudades, de ahí el interés en el transporte aéreo de contenedores y el transporte de contenedores Hyperloop. El número relativamente grande de aeropuertos costeros situados convenientemente en todo el mundo que están muy cerca de los puertos marítimos, proporcionan la base de un mercado potencial a las aeronaves de efecto WIG para transportar contenedores a precios competitivos entre aeropuertos costeros.

Los transportistas internacionales de larga distancia siempre tendrán que interconectarse con los transportistas locales, tales como camiones y ferrocarriles, para cubrir los primeros y los últimos kilómetros del viaje de los contenedores. La futura tecnología de transporte de carga requeriría que el transporte de contenedores por ferrocarril y camiones se conecte con los aeropuertos cercanos y los puertos marítimos.

En algunas localidades costeras, transbordadores podrían transportar contenedores para su trasbordo desde aviones y/o aeronaves del tipo WIG entre el aeropuerto y el puerto marítimo más cercano. Dicha operación de transbordo podría ser una alternativa a la construcción de pistas de aterrizaje especializadas en lugares en los que tal conexión puede ser inviable.

Caminos de interconexión Puerto-Aeropuerto

Una carretera interconectada podría enlazar el aeropuerto y el puerto marítimo para facilitar la transferencia de contenedores entre el transporte aéreo o el WIG y las tecnologías de transporte de superficie entrelazadas. En varias ciudades europeas, algunas pistas del aeropuerto cruzan realmente las autopistas principales. También en algunas ciudades norteamericanas con bases aéreas, los aviones realmente circulan en las carreteras por distancias cortas, mientras que en otras ciudades las líneas de ferrocarril se construyen sobre carreteras y las señales de tránsito dan prioridad a trenes ocasionales.

Hay ciudades costeras donde puede ser práctico construir una carretera interconectada o pista para conectar el puerto marítimo y el aeropuerto cercano.

Un avión de contenedores o un transporte de efecto WIG de contenedores podrían descender en una pista de aterrizaje del aeropuerto y luego dirigirse a la terminal de transferencia de contenedores intermodales marítimos para transferir contenedores prioritarios a transportistas locales y de larga distancia que también podrían incluir al transporte Hyperloop. Luego de trasladar los contenedores y someterlos a inspección, mantenimiento y reabastecer combustible, los vehículos de transporte aéreo de contenedores cargarían nuevamente antes de dirigirse a las pistas de aterrizaje del aeropuerto para su partida a otros destinos.

Los puertos de contenedores que se encuentren cerca de los aeropuertos costeros podrían necesitar de una futura expansión para incluir nuevas tecnologías de transporte que acelerarían los tiempos de entrega a un segmento del mercado.

Transporte Rápido de Contenedores

La demanda del mercado para una entrega internacional de contenedores más rápida, determinaría la elección de la tecnología que conectaría las principales terminales. La tecnología Hyperloop podría ser construida bajo el agua en rutas tales como Singapur-Hong Kong, Hong Kong-Seúl y Hong Kong-Osaka. El transporte aéreo de contenedores podría operar inicialmente entre aeropuertos con pistas cercanas a la costa o entre aeropuertos situados cerca de una terminal de contenedores, como Newark, donde una línea de ferrocarril principal norte-sur y una autopista paralela separan el puerto marítimo del aeropuerto. Dicha ubicación permite un movimiento más fácil de los contenedores hacia y desde el camión intermodal y los puntos de transferencia ferroviarios.

Los aeropuertos costeros con pistas cercanas a la costa y distancias cortas a los principales puertos marítimos podrían servir como terminales tanto para los transportistas de contenedores de tipo A de la OMI como para los transportistas de contenedores de efecto WIG tipo B de la OMI, que podrían ofrecer un transporte internacional más rápido y consumirían menos combustible que el flete aéreo de contenedores. Estos vehículos podrían operar en rutas transoceánicas entre aeropuertos costeros como Sydney-Hong Kong, Sydney-Los Ángeles y Boston-Niza, donde versiones de drones automatizadas de esta tecnología podrían ofrecer ahorros de costos en transporte como resultado de la reducción del consumo de combustible sobre los aviones de carga convencionales.

Futuras grúas

La actual generación de grúas portuarias manuales y la evolución de las automatizadas, pueden transferir contenedores entre buque y puerto, buque y camión, así como buques y ferrocarriles. El futuro transporte de contenedores probablemente incluiría la combinación de tecnologías Hyperloop y de transporte aéreo de contenedores de efecto WIG. La introducción de una nueva tecnología de transporte requeriría de modificaciones en puertos y terminales, así como en las grúas que transfieren contenedores entre las diversas tecnologías de transporte que podrían llegar y partir de las terminales existentes. Las futuras tecnologías de grúas y de transporte intra-portuario tendrían que incluir los futuros modos de transporte de contenedores.

Un transbordador inter-terminal podría transportar aviones de contenedores y transportes del tipo WIG entre aeropuertos costeros cercanos y puertos de contenedores. Mientras que el diseño de los transportes WIG permitiría que los contenedores sean cargados y descargados desde arriba usando grúas de muelle modificadas, Boeing presentó un diseño futurista de aviones contenedores que cargarían contenedores desde abajo. Los transbordadores deben permitir a las aeronaves de contenedores y a las de tipo WIG transferir sus contenedores en los puertos marítimos mientras llegan y salen para sus largos viajes en los aeropuertos costeros. La tecnología de transporte de contenedores Hyperloop podría operar entre los principales puertos marítimos para interconectarse con otras tecnologías de transporte de contenedores.

Combinación de pasajeros y flete

La tecnología de transporte Hyperloop podría transportar tanto pasajeros como carga a lo largo de varios enlaces de transporte que conectan entre terminales, donde el puerto marítimo y el aeropuerto de pasajeros estuvieran muy cerca. Mientras que los trenes Hyperloop de contenedores operarían entre las áreas designadas de los puertos marítimos, las versiones de pasajeros conectarán vía túnel subterráneo con los aeropuertos comerciales cercanos que ofrecerían conexiones al transporte local o a líneas aéreas interconectadas. Técnicamente hablando, puede ser posible que los trenes Hyperloop de pasajeros y contenedores viajen como trenes acoplados por distancias mayores, y se dividirían al acercarse a las terminales de destino, sea portuaria o aeroportuaria.

A la salida, la sección de pasajeros de los trenes Hyperloop puede dirigirse a la terminal de carga y acoplarse a la que espera con contenedores en un solo tren. La velocidad de viaje entre las principales terminales costeras probablemente vaya a ser competitiva con la de los aviones comerciales. En las terminales de carga, los contenedores se transferirían a las tecnologías locales de transporte que cubren “la última milla” del viaje. Los puertos futuros tendrían probablemente que permitir que el transporte Hyperloop de contenedores se acople con el transporte aéreo de contenedores y también con el transporte de contenedores de efecto WIG. La capacidad de conectar las pistas de los aeropuertos costeros con los puertos marítimos mejoraría en el futuro el transporte intermodal de contenedores.

Futuro almacenamiento de energía en los puertos

El lago Ontario, lindero a la ciudad de Toronto en Canadá, almacena energía en forma submarina utilizando aire comprimido. Durante las horas de la noche, compresores bombean aire comprimido a “globos gigantes” asegurados al piso del lago Ontario. Durante los picos de demanda de energía en el día, el aire comprimido almacenado alimenta turbinas que impulsan generadores eléctricos. El distrito turístico frente al mar en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, utiliza agua de mar para enfriar acondicionadores de aire y refrigeradores industriales. Los circuitos de tuberías de agua instaladas en el fondo marino a lo largo de los muelles pueden funcionar como intercambiadores de calor, utilizando agua de mar como disipador de calor o como fuente de calor para bombas de calor.

Una empresa canadiense llamada Riverbank Power inició un sistema de bombeo hidráulico submarino para almacenamiento de energía, que implica excavar una cueva con turbinas de bombeo hidráulico a unos 600 metros por debajo del nivel del agua. Durante las horas de la noche, el agua es bombeada fuera de la caverna. Durante los períodos de pico de energía, el agua fluye a través de las turbinas para generar energía eléctrica.

Los futuros puertos situados cerca de los aeropuertos costeros y los distritos turísticos ribereños podrían convertirse en lugares privilegiados para las tecnologías de almacenamiento de energía basada en los océanos. Durante varias horas al día, esa energía podría sostener algunas de las operaciones tanto en el puerto marítimo como en el cercano aeropuerto costero.

Fuente: RMF