27/03/17

Planes y dudas: cuánto podrán ampliarse los aeropuertos

El Gobierno proyecta un fuerte crecimiento de la cantidad de vuelos y de pasajeros; parte del desafío es adecuar las terminales con nuevas obras


Cuánto podrán ampliarse los aeropuertos. Foto: Archivo

En 2016, 11,25 millones de pasajeros usaron los aeropuertos argentinos. El plan del Gobierno es que se superen los 20 millones hacia fines de 2019. La gran incógnita es si las inversiones previstas alcanzarán para absorber el crecimiento proyectado. Es la duda que plantean operadores turísticos ante cada presentación que los funcionarios hacen sobre las nuevas líneas aéreas que volarán en el país. De las anunciadas, sólo una -Flybondi, que todavía espera asignación de rutas- usará un aeropuerto alternativo, en El Palomar, que debe ser reacondicionado.

La Argentina, por ahora, no sigue el modelo low cost tradicional que, entre otros aspectos, reduce al mínimo su estructura de costos y, en ese marco, usan aeropuertos o terminales secundarias. En el país no existe ese margen.

El ministro de Turismo, Gustavo Santos, admite que en Córdoba -donde Aerolíneas Argentinas presentó su hub para conectar el norte con el sur del país- puede haber "cuellos de botella" en el aeropuerto Ambrosio Taravella, pero "sólo en las horas pico". "Estamos haciendo obras y hay un plan de inversiones muy ambicioso que preparará las estaciones para el crecimiento que viene", dice a LA NACION. Desde el Ministerio de Transporte agregan que la infraestructura era obsoleta, con áreas -como la de los servicios de rampas y logística- en estado de abandono.

Desde la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVyT), Fabrizio Di Giambattista admite que el camino elegido para lograr una mayor oferta de servicios aéreos y romper el diseño troncal de los vuelos es "el indicado", pero agrega que "hay que reducir costos y hacer una inversión que es cuantiosa y que lleva tiempo no sólo en aeropuertos, sino en rutas para comunicarse con otros sistemas de transporte".

El plan oficial incluye, según una presentación del Ministerio de Transporte, inversiones por $ 18.709 millones en obras de infraestructura para modernizar 19 terminales y ampliar su capacidad operativa; obras por $ 1814 millones para hacer más eficientes las operaciones aéreas, y por otros $ 1700 millones para mejorar la conectividad.

En 2016 se terminaron las obras en el aeropuerto cordobés, el tercero del país después de Ezeiza y Aeroparque. Se invirtieron $ 700 millones para una nueva torre de control, más puertas de embarque, cintas para equipajes y puestos de migraciones, y una nueva sala VIP. Los reclamos siguen porque el estacionamiento está saturado y no hay asientos ni comodidades en la zona del check in.

También se remodeló El Plumerillo, en Mendoza: se reconstruyeron las pistas de aterrizaje y rodaje, y se instaló un sistema de balizas de luces Led. Se destinaron $ 1200 millones.

Ante la consulta de LA NACION, en Aeropuertos Argentina 2000 -la firma concesionaria hasta 2028 de 33 estaciones aéreas del país- optaron por la cautela. Indicaron que es el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) el que fija las políticas.

"Nosotros presentamos los proyectos y pueden aceptarlos o refutarlos", dijeron fuentes de la Corporación América, el holding empresario que lidera Eduardo Eurnekian. La relación del grupo con el ministro Guillermo Dietrich es tensa.

A fines de 2016 le impuso un nuevo reglamento de contratación para las inversiones directas, con el objetivo de garantizar "los principios de igualdad, publicidad, concurrencia y transparencia". Fuera de la supervisión del Orsna quedaron los trabajos de menor magnitud. Para Ezeiza hay un proyecto presentado en enero, que aún no recibió respuesta.

El concesionario prevé invertir este año $ 3000 millones. Además de Ezeiza están incluidas las terminales de Salta (por trabajos en la pista cerrará por 20 días), Tucumán (no operará por tres meses en el segundo semestre) e Iguazú (estará un mes cerrado para tareas en pista y terminal).

Transporte está ejecutando obras por $ 148 millones en el aeropuerto de San Martín de los Andes que no operará por 45 días (cerró el 1° de este mes). El de Trelew (Chubut) estará cerrado hasta el 2 de abril; hay $ 183 millones para una nueva pista y ampliación de la plataforma comercial.

En Rosario hay enojo porque el aeropuerto internacional Fisherton (que es provincial) quedó afuera del plan. Su presidente, Raúl Garo, dice que hicieron muchas gestiones, pero sin resultados; será el gobierno provincial el que financiará los $ 450 millones para construir una nueva terminal, instalar mangas telescópicas y mejorar la conexión con la autopista a Córdoba.

En el Gobierno sostienen que no sólo se apunta al turismo, sino también a mejorar las condiciones para el comercio, ya que está prevista la ampliación de las plataformas para incrementar los volúmenes de exportación por vía aérea desde economías regionales.

Di Giambattista explica que no existen muchas estaciones alternativas con capacidad de recibir el movimiento que generan las líneas de pasajeros: "Aeroparque tiene colmada su capacidad de operación, pero los aeropuertos del interior -con previsibilidad- pueden funcionar. Por supuesto que habrá que acomodar horarios, porque en lo comercial siempre los más requeridos son los de las primeras horas de la mañana y las últimas de la noche".

También advierte que se debe avanzar en un proceso "parejo y sostenido" para que no sólo dos o tres aeropuertos sean rentables. "Los procesos de incorporación de rutas son paulatinos, así que habría margen para evitar los cuellos de botella."

Fuente: La Nación