01/03/17

Odebrecht: hallan mails que vincularían a Iecsa con la gestión de coimas a los K

El diario brasileño O Estado divulgó un intercambio de correos en los que se menciona a un directivo de la firma.


La obra en el tren Sarmiento fue adjudicada en 2008. La foto es de 2012, cuando comenzaron los trabajos. Foto: Gustavo Garello.

La obra del soterramiento de la línea ferroviaria Sarmiento fue uno de los “proyectos”, con costos “sobrefacturados”, que resultó permeado por el sistema de coimas del holding brasileño Odebrecht. Tras ganar la licitación en 2013 en un consorcio con la argentina Iecsa, propiedad de Angelo Calcaterra -primo de Mauricio Macri-, la obra quedó casi paralizada. Recién se relanzó el año pasado.

En un extenso artículo, publicado anteayer por el diario Estado de Sao Paulo, se afirma que el el marco del emprendimiento -en el cual el holding brasileño sigue como socio de Iecsa- se pagaron sobornos entre 2007 y 2014. E identifica a directivos de Odebrecht y de Iecsa, en una reunión donde se habrían discutido aspectos de esa operatoria ilegal.

La nota retoma los datos aportados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que describió cómo funcionaba el sistema de sobornos, en Brasil y en el exterior, pero sin citar ningún nombre. En ese dossier, la justicia norteamericana afirmó que entre 2007 y 2014 la constructora brasileña desembolsó más de 35 millones de dólares, pagados a “intermediarios” que habrían de distribuir las coimas “en parte” (traducción literal) entre “funcionarios” del gobierno argentino. Que la entrega de coimas se hizo a través de su participación societaria en al menos tres proyectos de obras. El informe relata que en 2008, Odebrecht “y asociados” a través de la División de Operaciones Estructuradas (el departamento de coimas) se comprometieron a pagos futuros a funcionarios del gobierno argentino. Entre 2011 y 2014 se repartieron sobornos por 2,9 millones de dólares, a través de intermediarios.

Lo que parece nuevo en el artículo publicado por el diario paulista Estadao, son datos procedentes de una fuente: la Policía Federal de Brasil. Los agentes de la PF que intervinieron en la operación Omertá, desarrollada dentro del caso Lava Jato, capturaron información contenida en la computadora de uno de los detenidos, Mauricio Couri Ribeiro, que trabajaba en el “departamento de sobornos” empresarial. De allí extrajeron cinco emails intercambiados con colegas de Odebrecht, donde se menciona al ingeniero Javier Sánchez Caballero, “un directivo de Iecsa” –dice--, la firma que hasta 2007 perteneció a Franco Macri. En ese mismo paquete de emails se “identificó” el nombre de Manuel Vázquez, un ex asesor del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime.

Con respecto a Sánchez Caballero, CEO de Iecsa desde 2013, se mencionó una reunión con los directivos de Odebrecht en la que se habrían discutido los sobornos, que eran identificados con la sigla DGI. Según el diario, otro email habla de una “Reunión Sarmiento” donde el directivo Couri Ribeiro menciona el pago de 20 millones de dólares. Pero nada dice ni de destinatarios ni de proyectos.

El artículo afirma: “no se citan pagos directos para Macri” sin especificar si se trata de Franco. Y continúa: “Pero detalla los negocios con la empresa que tiene, entre otros dueños, al primo del Presidente, Angelo Calcaterra”. Recuerda también que “la empresa perteneció a Franco Macri hasta 2007”. Continúa que “según Odebrecht, la empresa del primo de Macri participó en las tratativas del pago de coimas, sin más especificaciones. Los emails citan una reunión en 2010 de Sánchez Caballero con Odebrecht “para discutir los sobornos”. Según el matutino paulistano, “en su acuerdo de colaboración con la Justicia Odebrecht confirmó haber efectuado pagos de coimas relacionados con la obra del tren Sarmiento”. Y afirma luego: “que fueron entregados sobornos relacionados con la empresa Iecsa del primo de Mauricio Macri”. Luego indica que “no menciona pagos directos a Macri”. “Pero detalla negocios con Angelo Calcaterra”, afirma, y aclara que “el empresario es dueño de la firma responsable por las obras del Sarmiento”. A lo largo del texto no queda bien claro si Sánchez Caballero recibió coimas o las pagó, por cuenta de Odebrecht. En cuanto a Manuel Vázquez, tampoco se aclara cuál era exactamente su papel en ese esquema.

Consultadas por Clarín, fuentes de Iecsa respondieron que “hasta el momento la empresa no ha recibido ningún requerimiento de la justicia brasileña ni argentina, que tenga que ver con la ‘Operación Lava Jato’, ni respecto al informe de la Policía Federal de Paraná, al que hace mención un medio brasileño. La firma “desconoce la vinculación de las eventuales irregularidades que pudieran haberse desprendido”de la obra del Sarmiento, mantiene su promesa “de estar a entera disposición de la justicia para facilitar la información que sea requerida” y afirma que “todas las reuniones que mantuvieron los directivos de Iecsa fueron para hablar de cuestiones técnicas para poner en marcha la obra”.

Fuente: Clarín