23/03/17

Líneas aéreas apuntan a Ezeiza como hub de entrada a la región

Es la apuesta de Norwegian, que licitará por rutas en abril, y Air Europa; otras piensan sumarse


La posibilidad de que el aeropuerto de Ezeiza se constituya en un hub regional para unir Europa, Asia y Oceanía con América latina es un factor atractivo para aerolíneas internacionales interesadas en sumarse al mercado argentino. Es la apuesta de Norwegian -cuya participación en la audiencia por nuevas rutas de abril está confirmada- y de Air Europa, que ya tiene presencia en el país. La expectativa es que, a partir de esas experiencias, se sumen más compañías.

Los ministros de Transporte, Guillermo Dietrich, y de Turismo, Gustavo Santos, presentaron ayer en esta ciudad -con tono de campaña- el plan "revolución de los aviones", en el marco del proyecto general de inversión en infraestructura. Explicaron que es posible duplicar el volumen de pasajeros porque lo muestra la experiencia de otros países; en la Argentina, en 2000 volaban 18 personas cada 100, igual que en Chile, y en Perú, 10. Hoy, en Chile son 56; en Perú, 30, y en la Argentina, 21.

El plan se fundamenta en tres ejes: el crecimiento de Aerolíneas Argentinas (estiman que puede crecer en cuatro millones de pasajeros en cuatro años), la incorporación de nuevas empresas e inversión en infraestructura, que calculan en unos $ 23.000 millones en cuatro años.

La estrella de la próxima audiencia pública será Norwegian, según se entusiasman los funcionarios. La europea low cost -fue la primera en usar esa modalidad en vuelos intercontinentales desde Barcelona- presentó un proyecto al gobierno que prevé una inversión de $ 30.000 millones en una década, la compra de 40 aviones para la operación argentina y la creación de 1250 empleos directos y 10.000 en total.

Para Santos está claro que la apuesta de esta compañía por el país es la que hizo que llegara Level, del grupo IAG (British Airways/Iberia), con una oferta de 149 euros el tramo Buenos Aires-Barcelona desde junio. La noruega empezaría a volar recién a fin de año. Su proyecto es hacer de Ezeiza el hub para sus vuelos desde América latina al resto del mundo, y de Córdoba, el de las rutas de cabotaje.

Con Air Europa -que vuela desde Buenos Aires y desde Córdoba (vía Asunción) a Madrid- se está negociando un acuerdo para que con una tarifa de 749 euros ida y vuelta vuele desde la Argentina a cualquier ciudad europea con una escala en Madrid.

Esa empresa y Aerolíneas vuelan desde ayer en código compartido con China Eastern Airlines, la tercera empresa china, lo que implica la posibilidad de llegar a un mercado que crece al 20% anual en consumo turístico.

Expectativas

De cara a la audiencia de abril, el Gobierno baraja la posibilidad -aún no confirmada- de que la española Air Nostrum (fue accionista de Sol) se presente, aunque usaría otro nombre. Respecto de Ryanair, hay más dudas. Aunque su fundador dijo a LA NACION que es "sólo cuestión de tiempo" incursionar en la Argentina y en otros países de la región, los costos deben ser más bajos para que pueda aplicar su esquema operativo y de precios. En Europa opera siempre en aeropuertos alternativos, posibilidad muy limitada en el país.

"Las compañías apuestan a nuestra capacidad de reducir costos, por eso vienen. Tenemos que hacerlo", afirmó el ministro Santos a LA NACION. La inversión en infraestructura apunta a conseguir esa baja. Uno de esos costos es la tasa aeroportuaria, apenas por debajo de la que se paga en el JFK de Nueva York y 2,5 veces más alta que la de Chile.

Fly Bondi -a la que aún no le otorgaron las rutas que pidió porque no presentó los contratos de sus aviones- es la única de las nuevas líneas que operará desde El Palomar. De hecho, plantea que hará una inversión de $ 30 millones para acondicionar la estación.

En el contexto de nuevas rutas aéreas, ayer Latam Airlines hizo su primer vuelo con destino a Sudáfrica desde San Pablo, con lo que se convirtió en la única aerolínea de América latina en conectar su región con África. El grupo espera transportar unos 50.000 pasajeros por año; la ruta es fácilmente conectada con destinos como Buenos Aires, Lima, Santiago de Chile y otras ciudades brasileñas, además de San Pablo.

Fuente: La Nación