09/03/17

Guerra de tarifas en el cielo: Aerolíneas acusa a Andes

La estatal dice que su competidora cobra más barato porque no cumple las reglas; Andes se defiende


García (Aerolíneas), Santos (ministro de Turismo) y Bañuelos (Turismo Córdoba). Foto: LA NACION

CÓRDOBA.- Antes de que la competencia en el mercado aéreo funcione a pleno con la llegada de nuevas empresas, se desató una guerra de tarifas por los precios de los pasajes entre esta ciudad y el aeroparque porteño Jorge Newbery. Aerolíneas Argentinas presentó una queja ante la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) porque la empresa Andes no respetaría las regulaciones que rigen para la fijación de tarifas, mientras Latam estudia seguir el mismo camino.

A mediados de diciembre, Andes -empresa privada de capitales nacionales- empezó a cubrir la ruta Córdoba-Buenos Aires con dos frecuencias diarias, y el eje de su promoción fue el precio. La tarifa final es de $ 1675 (ida y vuelta) y la diferencia con el resto de las bandas que aplica es mínima.

Una fuente de Aerolíneas Argentinas confirmó a LA NACION que la firma estatal recurrió a la ANAC -autoridad regulatoria del sector aerocomercial, que depende del Ministerio de Transporte- porque el esquema aplicado por su competidora no respetaría las reglas tarifarias. En el caso de Latam, están analizando el tema.

Fuente del organismo regulador ratificaron que recibieron el expediente y que, después de terminar un proceso administrativo, notificarán a Andes.

Las reglas tarifarias establecen que debe haber distintas bandas de precios en función del plazo de anticipación de la compra, la duración de la estadía y la modalidad de venta. Latam siguió la misma conducta.

Horacio Pretestre, gerente general de Andes, dijo a este diario que la empresa aplica tres segmentos: 1600, 1800 y 1900 pesos más tasas e impuestos. "La autoridad debe tomar acción cuando hay venta por debajo del mínimo; nosotros no incumplimos esa norma. La diferencia entre una banda y otra es libre, no está regulada", argumentó el ejecutivo.

La tarifa mínima no se ajustó en los últimos dos años (por ejemplo, para Córdoba/Buenos Aires es de 1500 pesos). El proceso inflacionario la fue desvalorizando. Pretestre insistió en que hicieron "ruido al mover el mercado; la compañía es muy eficiente en su personal y en estructura; podemos tener buenas tarifas. No tenemos subsidios y no somos una multinacional, no podemos perder plata", enfatizó.

Aunque LA NACION intentó que Latam y Aerolíneas Argentinas opinaran oficialmente sobre el conflicto, prefirieron no hacerlo. Fuentes de las empresas que desembarcarán en el mercado argentino en los próximos meses ratificaron que las regulaciones tarifarias deben desaparecer, que la clave de la competencia es que no haya venta "protegida".

En igualdad

Esta semana, el presidente Mauricio Macri presentó el Plan Aerocomercial Nacional, cuyo objetivo es lograr mayor conectividad entre las provincias. El proyecto incluye potenciar a Aerolíneas Argentinas, incorporar nuevas empresas aéreas y reducir los tiempos de viaje. Ya están autorizadas a operar Alas del Sur, American Jet y Andes (ésta ya opera, pero se le adjudicaron nuevas rutas de cabotaje e internacionales). Por el momento quedaron postergadas Avianca (por ser continuadora de MacAir, que fue propiedad de los Macri y por lo que se debe determinar si existe un conflicto de intereses) y Flybondi (que debe presentar el contrato de compra de los aviones que utilizará).

Ayer, durante el lanzamiento del hub Córdoba de Aerolíneas Argentinas -en breve se sumará el "Corredor Atlántico", que unirá Ezeiza con Mar del Plata, Bahía Blanca y Ushuaia- el gerente comercial de la compañía, Diego García, dijo que, salvo Flybondi, "no habrá otra operando en la modalidad low cost".

"Todas tendremos los mismos aeropuertos, los mismos convenios, la misma estructura de costos", argumentó. Flybondi, en cambio, usará la estación de El Palomar. A su criterio lo que se viene son "precios más competitivos".

En abril hay una nueva audiencia para que otras líneas aéreas pidan rutas; ahí se oficializaría el desembarco de Norwegian, que ya tiene preparado un lanzamiento de la ruta Buenos Aires-Londres a un precio de unos 400 dólares.

Fuente: La Nación