22/03/17

En Córdoba, lanzan la "revolución de los aviones"

En una década el gobierno espera 30 millones de pasajeros de cabotaje; la Argentina también se beneficia de la batalla que líneas aéreas de bajo costo tienen en Europa


Dietrich presentará mañana en Córdoba el plan aerocomercial. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

El plan "revolución de los aviones" será presentado hoy en esta ciudad por los ministros de Transporte, Guillermo Dietrich , y de Turismo, Gustavo Santos. Es el "nuevo paradigma aerocomercial" del país que duplicará en 2020 la cantidad de pasajeros de cabotaje actual (10 millones) y tiene una perspectiva de alcanzar los 30 millones en diez años.

La presentación es, en realidad, el ordenamiento de los anuncios que se vienen realizando en los últimos meses. La decisión de lanzarlo en Córdoba pasa porque su aeropuerto fue elegido como hub de Aerolíneas Argentinas, de Alas del Sur y -se espera- de la noruega Norwegian que participará de la audiencia de abril para nuevas rutas aéreas.

Los ministros describirán la potencialidad del mercado argentino y regional que atrae a nuevas empresas. Hay conversaciones con Amaszonas, la primera línea aérea turística de Bolivia que opera vuelos regulares y chárter en aviones Jet. Está interesada en la ruta Santa Cruz de la Sierra- Córdoba.

A Amaszonas Uruguay (una sociedad entre la boliviana y el grupo BQB) la semana pasada se le autorizó la ruta Montevideo - Córdoba que había quedado vacante desde la desaparición comercial de Pluna. La línea ya tiene tres vuelos diarios desde la capital uruguaya a Buenos Aires.

Con la española Air Nostrum, ex accionista de Sol Líneas Aéreas, hay conversaciones "avanzadas" para futuros vuelos de cabotaje. La empresa es una franquicia de Iberia que operaría en el país con el nombre Flyest, en un comienzo, haciendo vuelos chárter de cabotaje.

Con Air Europa -desde diciembre realiza cuatro vuelos semanales entre Córdoba y Madrid vía Asunción del Paraguay, con buenos niveles de ocupación- se analiza la posibilidad de una ruta Buenos Aires - Madrid - Frankfurt con precios promocionales que serían de entre 500 y 700 euros.

La expectativa del Turismo y Transporte es que una vez que se terminen las obras en el aeropuerto de Iguazú -previstas para este año, estará cerrado un mes-, la ciudad se convierta en un hub de entrada al país ya que tiene la ventaja de estar dos horas antes que cualquier otra estación argentina.

La brasileña Azul Linhas Aéreas Brasileiras -en su país es líder en conexiones de cabotaje- ya hace Belo Horizonte y Buenos Aires, ruta a la que podría sumar otras. Ethiopian Airlines sería la primera, este año, en conectar Argentina con África vía San Pablo.

Los funcionarios señalan que el año pasado creció 9 por ciento la oferta de asientos desde y hacia Argentina, lo que se logró por la incorporación de aviones más grandes, más frecuencias y llegada de nuevas líneas aéreas. A su entender es sólo un "anticipo" de lo que se viene este año.

PELEA INTERCONTINENTAL

Admiten que la Argentina salió beneficiada en una batalla que se está dando en Barcelona con los vuelos intercontinentales y que, hacía años que no existía porque las empresas consideraban que desde esa ciudad esas rutas no eran rentables.

En diciembre Norwegian anunció que Barcelona sería cabecera de sus vuelos a Estados Unidos y Latinoamérica (Buenos Aires) desde mediados de este año. Level, del grupo IAG, entró en competencia directa con una oferta de 149 euros el trayecto. La noruega empezaría a cubrir el tramo recién a fin de año con precios desde los 400 o 500 euros la ida y vuelta.

"Hay una demanda reprimida -señala una fuente de Turismo a LA NACION-. Eso se nota en el interés cada vez que sale una promoción. La mayor oferta, la mayor competencia, bajan los precios. Todos se beneficiarán".

Fuente: La Nación