09/01/17

Dietrich quiere aplicar un fuerte ajuste en trenes y colectivos

Aplicaría un boleto multimodal entre el 50% y 66% más caro. Pero no encuentra sistema para hacer combinaciones.


El ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich tiene en las gateras un aumento para los colectivos y trenes urbanos del 50% al 66% que pondría en vigencia una vez que se resuelvan los “problemas técnicos-operativos” que surgieron en el armado del nuevo sistema del “boleto multimodal metropolitano”.

Tal como hizo con las subas superiores al 100% en los peajes de los accesos que fueron incluidas dentro de un nuevo régimen tarifario que varía según las horas del día, ahora la intención de Dietrich sería justificar los fuertes ajustes en el transporte con la incorporación de un “boleto integrado” con el cual los usuarios podrían combinar viajes en trenes, subtes y colectivos con una sola tarifa.

En lo que respecta a los nuevos cuadros tarifarios, los técnicos del área de Transporte manejan dos alternativas.

Una de ellas, contempla elevar los actuales boletos de los colectivos un 50% para llevarlos a un nuevo escalón que oscilaría entre los 9 pesos y 9,50 pesos.

La otra variante prevé incrementos del orden del 66% que ubicarían las nuevas tarifas entre los 10 pesos y 11 pesos por viaje. Estos valores estarían alineados con la nueva tarifa plana de 10 pesos que las autoridades de la Ciudad impulsan para la red de subterráneos.

En el caso de los trenes, tanto en los servicios eléctricos, como en ramales diésel; lo que está previsto autorizar es el mismo porcentaje de aumento que se apruebe para las líneas de colectivos.

El plan original del Gobierno era anunciar los ajustes y el nuevo boleto multimodal a fines de enero ó principios de febrero.

Pero cuando los técnicos de Transporte comenzaron a cargar en el programa de la tarjeta SUBE los nuevos parámetros de funcionamiento, saltaron sobre el tapete varios contratiempos y escollos operativos que, por ahora, no permitirían registrar, ni contabilizar todos los viajes combinados previstos en el sistema.

Entre los servicios ferroviarios y los subterráneos, el sistema de “combinación” tarifaria no tendría mayores problemas.

En cambio, donde sí habría grandes dificultades técnicas para el funcionamiento del boleto multimodal es en los viajes combinados entre los trenes metropolitanos y los colectivos de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Otro punto negativo del sistema, es que tal como planteado no permitiría el uso de la tarjeta Monedero que es utilizada por casi el 20% de los usuarios de los subtes.

En principio, el plazo máximo que se habrían fijado las autoridades de Transporte para largar a la calle los aumentos sería la primera semana de marzo.

Si para esos días aún persiste el problema operativo, la idea sería dejar de lado el boleto multimodal por unos meses y aplicar las subas en juego con el costo político que esa medida implicaría de cara a la campaña electoral.Fuente: LPO