13/06/17

Fin de la tregua: los gremios docentes convocan a otro paro mañana en Provincia

Vidal ayer mejoró la oferta. Propuso un piso de 21%, cláusula gatillo, un plus por presentismo y $ 2.000 de recomposición por 2016. Será la huelga 17° en poco más de tres meses.


A la mesa, otra vez. Los ministros de Educación, Economía y Trabajo del gobierno de Vidal recibieron ayer a los representantes de los seis gremios docentes bonaerenses. MAURICIO NIEVAS

Luego de dos meses de tregua, mañana vuelve el paro a las escuelas de la provincia. Después de dos horas de debate en la paritaria, los gremios anunciaron la medida de fuerza aun cuando el gobierno mejoró la oferta y propuso aumentar un 21% en dos tramos ajustado por inflación. Pero el eje del reclamo se trasladó a los descuentos en los sueldos de los educadores que hicieron huelgas en marzo y abril que los dirigentes consideraron “indiscriminados y masivos”.

Lo habían anticipado en la previa: sin devolución de esos recortes habría medidas de fuerza. “Es una decisión política que provocó estragos en los salarios docentes y por eso hacemos la medida. No hubo propuesta superadora” , dijo Mirta Petrocini, presidente de la Feb al anunciar la medida. Pero además, el Frente de Unidad Docente rechazó también el nuevo esquema salarial. El último paro docente en Provincia había sido el 12 de abril.

En detalle, entonces, el equipo de María Eugenia Vidal propuso elevar un punto porcentual el esquema anual de aumento que será en dos tramos (abril y setiembre). Se mantiene la cláusula de ajuste por mayor inflación; le otorgan un monto fijo por la pérdida de poder adquisitivo del año pasado de 2.000 pesos por cargo y hasta un máximo de 4.000 pesos y mantiene el plus por presentismo de 440 pesos adicionales, si el ausentismo en el sistema baja (con la ayuda de los gremios) del 17 al 13%.

Persiste la iniciativa de realizar un acuerdo “de largo plazo” para que en 2018 y 2019 quede garantizado el comienzo de actividades sin problemas. Para eso, promueven el pago de aumentos igual a la inflación de esos años, más un 10% de ese indicador.

Según las evaluaciones oficiales, con esta proposición, el “ingreso promedio” que paga la provincia será de 21.334 pesos desde abril y de 23.253 a partir de setiembre. Informaron, además, que el haber del maestro de grado con un solo cargo y que recién se inicia (el 7% del total del plantel docente) quedará en 10.880 en el primer tramo y en 11.864 a partir del noveno mes de 2017. “Esto, sin asignaciones familiares; sin la aplicación de la cláusula gatillo y sin presentismo”, aclararon en el Gobierno.

Pero el principal punto de fricción fueron los descuentos que tuvieron en los sueldos de mayo los educadores por la realización de paros. Y también ajustes que hicieron en los recibos por alcances de impuesto a las ganancias de años anteriores. Esa discusión insumió los primeros minutos tensos del encuentro paritario.

“Solo tenemos registrados 700 casos de descuentos de ganancias. Son contribuyentes que no declararon deducciones y fueron detectadas por Afip. Ofrecimos a los gremios que presenten un listado para revisar y eventualmente rectificar todos los errores. Además, está el aplicativo de la dirección de escuelas que permite informar errores y en 48 horas se rectifica”, dijo a Clarín Alejandro Finocchiaro, ministro de educación provincial.

Los dirigentes gremiales denunciaron “recortes indiscriminados”; irregularidades administrativas y confusión en las liquidaciones. Mostraron casos de madres con licencia; de enfermos y hasta docentes con licencia a quienes les redujeron sus haberes.

El gobierno considera que los días no trabajados no se pagan. El promedio de la poda por cada jornada es de 500 pesos. El tema estuvo judicializado. Hubo fallos de primera instancia que favorecieron la postura sindical y luego dictámenes de la Cámara que habilitaron a las autoridades a aplicar los ajustes. “Los descuentos no se negocian”, repitieron casi a coro los ministros en la reunión. “Hemos descontado como indica la normativa hasta un máximo de cuatro días por mes. Los gremios no quieren ni hablar del presentismo. Eso también trabó la discusión”, dijo Finocchiaro.

Sin la presencia de Roberto Baradel (en Suteba informaron que estaba enfermo), el encuentro formal incluyó a los representantes de FEB, Uda, Sadop, Amet y Udocba. Por el gobierno asistieron los ministros Hernán Lacunza (Economía), Marcelo Villegas (Trabajo) y Alejandro Finocchiaro (Educación). La disputa entre el gobierno y los docentes nunca se encauzó. Apenas hubo un descanso en pleno forcejeo, cuando a mediados de abril los gremios decidieron suspender las medidas de acción directa.

Fue el resultado de variables combinadas. Por un lado, la resistencia de los maestros y profesores en el aula había menguado después de cinco semanas ininterrumpidas de protestas, marchas, manifestaciones y ausencias en las aulas. Los sindicatos hicieron una encuesta que reflejó esa sensación entre los trabajadores. Y desde entonces, el reclamo continuó pero sin medidas de acción directa. También influyó en la determinación de los docentes el desgaste por 16 paros en menos de dos meses y la llegada de los recibos de sueldo con severas amputaciones.

Esta es la paritaria más prolongada de los últimos años. En el año 2015 –previo cierre por decreto y después de 17 paros- se firmó un acuerdo a fines de mayo.

Fuente: Clarín