29/05/17

La Justicia busca datos de una off shore para reconstruir las coimas de Odebrecht

El fiscal Picardi rastrea los movimientos bancarios de Klienfeld Service, una compañía fantasma que se usaba para pagar retornos de la constructora. Apunta a ex funcionarios K.


El soterramiento del Tren Sarmiento. La justicia está detrás de una firma off shore usada para el pago de coimas. Foto DyN.

En presencia de “una trama de corrupción trasnacional”, las repercusiones del Lava Jato en nuestro país comienzan a emerger de manera incipiente. En varios despachos de Comodoro Py, coinciden en que el entramado es aún mayor, al igual que sus implicancias sobre la política. Odebrecht admitió haber pagado 35 millones de dólares en coimas para obtener obras. Uno de las grandes contratos que ganó en UTE con tres firmas, una de ellas Iecsa -entonces propiedad del primo de Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra-, es la del soterramiento del Tren Sarmiento. En esta causa, el fiscal Franco Picardi busca reconstruir la información vinculada a Klienfeld Service LTDA, firma off shore usada para el pago de los sobornos. Lo que se busca determinar es los movimientos bancarios que hubo durante la adjudicación del millonario contrato y la información que fue borrada de una computadora de Odebrecht, "pudiendo implicar a más funcionarios", señalaron fuentes de la causa.

Hace un año, por pedido de Picardi, el juez Marcelo Martínez De Giorgi libró exhortos a unos diez países considerados paraísos fiscales. Es que la causa conocida en Brasil como Lava Jato, tiene un circuito de firmas off shore que fueron utilizadas para realizar el pago de los sobornos. Una de ellas es Klienfeld Service LTDA, en la que se focaliza la justicia que investiga las supuestas coimas en la obra del soterramiento del Tren Sarmiento.

Para la Justicia argentina esta firma radicada en Panamá, es una pieza clave que podría determinar si más funcionarios nacionales intervinieron en el cobro de sobornos. Hasta el momento de la información que maneja el Ministerio Público Federal de Brasil, se desprenden sólo dos nombres: el del ex funcionario K Ricardo Jaime (preso por corrupción) y su presunto testaferro Manuel Vázquez. Pero podría ser sólo la punta del ovillo. La fiscalía investiga a las autoridades del extinto Ministerio de Planificación y a quien lo dirigió: Julio De Vido.

¿Por qué la Justicia está interesada en esta off shore? Porque era la sociedad que usaba Odebrecht para transferir dinero a otra firma off shore, Pribont Corporation SA, con el único fin de pagar los sobornos investigados. El fiscal Picardi insistió con el pedido a través del Juez, requiriendo que se especifiquen los movimientos operados por las sociedades que usaba la constructora brasileña, “para canalizar las presuntas coimas”. Vázquez habría recibido desde Pribont 80.000 dólares.

Esto se pudo corroborar tras los cruces de correos electrónicos entre Vázquez y Mauricio Couri Ribero -máxima autoridad de Odebrecht Argentina-, donde el presunto testaferro de Jaime indicó un número de cuenta bancaria para materializar el giro del dinero. En una conversación de 2010, según consignó Picardi en uno de sus últimos escritos, Ribero responde: "el Banco te va a consultar para que tú autorices el retiro, en caso que haya una negativa tuya hay riesgo de bloque de cuenta". Vázquez se habría quejado por problemas con una transferencia y se sospecha que el destinatario final, era Jaime.

En consecuencia, el fiscal y el juez Martínez De Giorgi, requirieron información bancaria a la Superintendencia Regional en el Estado de Paraná y se libraron exhortos a Brasil y Estados Unidos, aún sin respuesta.

El fiscal Picardi no descarta que en este mecanismo utilizado por la constructora brasileña, “para materializar las transferencias de las coimas”, podrían “haber intermediado cuentas y firmas off shore no identificadas” aún en la investigación.

En el entrecruzamiento de datos, la fiscalía quiere determinar si cuando el gobierno kirchnerista otorgó la obra del soterramiento del Tren Sarmiento (hoy con un presupuesto de 3.000 millones de dólares), al consorcio conformado por Odebrecht, Ghella, la española Comsa y la nacional Iecsa, se movió dinero a través de Klienfeld y también después de la adjudicación, "respondiendo a un posible pago de coima".

Para esto será clave reconstruir la información que fue borrada de la computadora que pertenecía a Couri Ribero, secuestrada de las oficinas de Odebrecht el año pasado. Infobae reveló que unos 260 archivos fueron eliminados de la notebook. Las palabras “soterramiento”, “Sarmiento”, “Klienfeld Service LTD”, según el peritaje, se encuentran "borradas o inutilizables". Picardi buscará recuperar la información sobre todo, relacionada con la firma off shore y determinar qué rol cumplió sobre el millonario contrato que aún tiene Odebrecht en Argentina.

Fuente: Clarín