30/03/17

En medio del paro, Macri volvió a respaldar a Vidal y le pidió ir "hasta el final"

El Presidente se endureció frente al conflicto docente e instó a la gobernadora a no detenerse y mostrar convicción. Apuntó contra los gremios y dijo que es una batalla por el futuro.


Macri respaldó a Vidal frente al conflicto docente. Foto: Néstor García.

El Presidente volvió ayer de su gira por Holanda y, tras una breve escala en la Quinta de Olivos, desembarcó en Constitución para encabezar el nuevo Centro de Trasbordo de pasajeros. Pero más allá del anuncio que, en materia de transporte, beneficiará a un millón de personas que transita por la zona cada día, Mauricio Macri utilizó el acto para redoblar su respaldo a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal por el conflicto docente y la instó a plantear el debate “hasta el final”, en lo que fue una señal hacia los gremios que se mantienen firmes en rechazar la propuesta de la Provincia.

Tras recorrer las instalaciones del nuevo centro junto a Vidal, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y antes de endurecer el tono para referirse a la puja con los maestros, el jefe de Estado se permitió bromear con sus dirigentes. Cautivado por la puesta en escena que trazó la Ciudad para el acto, con bailarines colgados del techo del nuevo centro, lanzó: “Felicitaciones por el tango volador, como bailarín reconozco que es calidad de exportación”. Casualidad o no, el gesto de distensión fue casi en simultáneo con el inicio de una protesta que, a escasos metros de allí, sobre la avenida Brasil, realizó un centenar de personas, en su mayoría identificados con el Frente de Organizaciones en Lucha. La manifestación incluyó pancartas de apoyo a los docentes y el reclamo al Gobierno para que aumente su inversión en la educación pública.

Por lo pronto, el Presidente esbozó una suerte de marcha atrás respecto a su polémica frase en la que había señalado que hay chicos “que tienen que caer en la escuela pública”: en esta ocasión, aseguró que su intención es “mejorar la calidad de la educación pública, que es lo que hace todos los chicos tengan las mismas oportunidades”.

Ya en su discurso de respaldo a Vidal, Macri volvió a cargar con dureza contra los líderes de los gremios docentes que el martes rechazaron una nueva oferta que hizo la Provincia y ayer cumplieron una jornada más de paro. Al remarcar que desde Cambiemos se intenta “recuperar el valor del diálogo entre los argentinos”, el mandatario instó a su tropa a “no detenerse frente a aquellos que quieren que este cambio no avance: hay que demostrar convicción”. Una frase casi calcada a las que suele usar para criticar al kirchnerismo.

En este sentido, en Casa Rosada no dudan: insisten en que la rigidez de la mayoría de los gremios obedece a un supuesto “mandato” de Cristina Kirchner.

De todos modos, Macri centró sus críticas sólo en los dirigentes gremiales. Y, en cambio, realzó la tarea de “nuestros maravillosos docentes”. “Queremos darles las mejores herramientas para que puedan a su vez transmitirlas a nuestros chicos, para que consigan los mejores trabajos del siglo XXI”, sostuvo.

Esa misma diferenciación había hecho, minutos antes, la propia Vidal. “Desde hace varias semanas, los dirigentes gremiales, no los docentes, dejaron de discutir salario y empezaron a hacer política partidaria y gremial. Ya llevamos 10 reuniones formales con 6 propuestas donde cada una fue mejor que la anterior e incorporó lo que ellos pidieron”, expuso en radio Mitre.

Pero, más que apoyo, Macri volvió a posicionarse al frente del conflicto. “Las batallas que estamos dando son las batallas por el futuro. Por eso, gobernadora, la quiero volver a alentar, porque sé que estamos en una discusión de fondo”, advirtió. “Queremos que este debate llegue hasta el final”, completó, en un mensaje que varios interpretaron como su visto bueno a la mandataria para cerrar la paritaria por decreto, algo de lo que comenzó a hablarse con fuerza en los últimos días.

Aunque nadie se anima a descartarlo, en la Provincia indican que por el momento “no se piensa en esa posibilidad”. “Seguiremos apostando al diálogo”, repiten. Ayer, para despejar dudas, el propio ministro de Educación Alejandro Finocchiaro le bajó el tono públicamente: “El tema del decreto no lo hemos instalado nosotros, lo han instalado lo gremios. No vamos a tomar ninguna actitud autoritaria”, dijo en radio Continental.

Cerca de Vidal consideran que el desgaste comienza a impactar en los docentes y que eso permitirá acercar posiciones. “El acatamiento ayer (por el martes) no superó el 30 por ciento. Nosotros ya mejoramos la oferta, la pelota está del lado de ellos”, grafican. Este escenario, insisten, tiene su correlato en todas las encuestas que recibieron en los últimos días.

Fuente: Clarín