27/08/21

El Gobierno discute la inclusión de obras de transporte de gas en el Presupuesto 2022

La ampliación del sistema de transporte de gas natural es uno de los principales proyectos de infraestructura que tiene el Gobierno como desafío para sostener en el tiempo el crecimiento de la producción (impulsada por el Plan Gas) y sustituir importaciones por más de u$s 1000 millones al año hasta que termine esta década.



El secretario de Energía, Darío Martínez, viene trabajando junto al secretario de Hacienda, Raúl Rigo, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, para incluir en el Presupuesto 2022 los fondos para las obras, que totalizarían cerca de u$s 2000 millones.

Los trabajos necesarios se financiarían con recursos propios del Tesoro Nacional (recaudación impositiva, colocación de deuda en pesos en el mercado de capitales y emisión monetaria) subejecutados hasta el momento -al redireccionar partidas de otras áreas-.

La intención oficial es empezar con la construcción cuanto antes para que no se sature la capacidad de transporte desde Vaca Muerta y reemplazar con producción propia el declino de la oferta de Bolivia.

En una primera etapa se busca ejecutar por u$s 840 millones un conjunto de obras «menores» y expandir la capacidad de los caños que ya están en operación: la potenciación del Gasoducto Centro Oeste, que opera Transportadora de Gas del Norte -TGN- entre la localidad neuquina de Tratayén y La Mora, en Mendoza; junto a un nuevo ducto hasta Tío Pujio, en Córdoba, que ampliaría entre 12 y 20 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) el volumen en condiciones de transportar.

Al mismo tiempo está vigente un memorándum de entendimiento (MOU) con las empresas chinas Powerchina y Shanghai Electric, que están concluyendo los estudios preliminares de factibilidad para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner (tal como se lo bautizó en el Decreto 489).

Esta última mega obra costaría algo más de u$s 1100 millones solo desde Tratayén (en las inmediaciones de los campos más productivos de la Cuenca Neuquina) hasta Salliqueló, pero sin llegar hasta los centros de consumo de Buenos Aires y Rosario, su objetivo final.

Fuente: Revista Petroquímica