29/03/21

Reprograman los vuelos internacionales para distanciar los arribos y cumplir protocolos

Así lo informó la Administración Nacional de Aviación Civil y regirá a partir del 29 de marzo. Se mantienen los días, pero cambian los horarios.


Arribos en el Aeropuerto Internacional Ezeiza. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) informó el sábado 27 de marzo por la noche que "todos los servicios de operaciones regulares internacionales, que fuesen aprobados a partir del día 29 de marzo de 2021, serán reprogramados, para los mismos días pautados, pero en diferentes horarios".

El objetivo de esta medida, que se suma a la suspensión de vuelos provenientes de Brasil, México y Chile (además de Reino Unido e Irlanda del Norte, que ya regía desde fines de diciembre 2020), es establecer una separación suficiente, una ventana entre los arribos, "que permita el adecuado cumplimiento de los nuevos protocolos sanitarios".

Tal como señaló Paola Tamburelli, titular del organismo en Twitter -y también replicado en un comunicado en la web oficial-, "la modificación apunta EXCLUSIVAMENTE a generar una distancia entre cada de arribo de alrededor de ciento veinte minutos, MANTENIÉNDOSE LOS VUELOS".

Frente a la posibilidad de pensar en una vuelta atrás en la programación de vuelos regulares, la funcionaria señaló: "NO EXISTE UN CAMBIO DE FASE, ni ninguna otra medida adicional a las ya anunciadas por el Sr Jefe de Gabinete, sino un mero reacomodamiento y redistribución de los vuelos a efectos de dar cumplimiento con las medidas sanitarias correspondientes".

Nuevas medidas

Hay que tener en cuenta que las nuevas medidas incluyen el testeo obligatorio de todos los viajeros que arriben a la Argentina (este fin de semana comenzaron con los pasajeros procedentes de Brasil México y Chile, pero a partir del lunes 29 aplicará para todos, sean argentinos o extranjeros residentes o con expresa autorización de ingreso al país).

Llegada de vuelos de Brasil y México y nuevos controles en Ezeiza. Foto: ENRIQUE GARCIA MEDINA

En caso de resultar negativo, el pasajero se retira a su domicilio, donde deberá cumplir con un aislamiento hasta realizarse una segunda prueba a los siete días.

Pero en caso de dar positivo, el o los viajeros serán aislados en un hotel hasta verificar por pruebas de secuenciación genómica de qué variante se trata, especialmente si resulta alguna de las variantes más peligrosas como la británica y la de Manaos. Si son cepas de circulación comunitaria, podrán continuar con el aislamiento en sus casas.

Fuente: Clarín