26/03/21

Monzó y los patagónicos de Cambiemos frustraron la sesión sobre biocombustibles

La oposición dejó más de 20 bancas vacías. Los cercanos a Monzó no aparecieron. Los más australes no fueron porque no se incluyó la ley ovina.



Cambiemos y el frente de Córdoba referenciado en el gobernador Juan Schiaretti no consiguieron quórum para tratar la ley que prorroga hasta 2024 el régimen de promoción de los biocombustibles y el Gobierno quiere reemplazar por otra versión que privilegie a las pymes.

Lo curioso es que la lista de ausentes tuvo más de 20 de Cambiemos, entre ellos los patagónicos, que además de no resultar beneficiados con esta ley por pertenecer a las provincias petroleras se molestaron porque se excluyó del temario la promoción a la actividad ovina.

De esta manera, pasada media hora de la convocatoria faltaban casi 30 diputados para el quórum, lo que molestó al salteño Andrés Zottos, del interbloque federal que integran los cordobeses, lavagnistas y socialistas santafesinos. "Llamaron a una sesión y hay más de 20 diputados de Cambiemos ausentes. Yo me retiro", anunció.

Para ese entonces el tablero marcaba sólo 101 presentes, 28 menos que los necesarios para iniciar una sesión. Como explicó LPO, la expectativa era quedar al filo del quórum, por la ausencia anunciada de los dos diputados de izquierda, pero nadie esperaba que los propios convocantes dejaran bancas vacías y cristalizaran sus internas.

Por caso, no asistieron los diputados del PRO cercanos a Emilio Monzó, como Juan Aicega, Gustavo Hein, Federico Frigerio, Sebastián García de Luca, Eduardo Cáceres, José Núñez y Francisco Sánchez, a quien de todos modos algunos emparentan a Patricia Bullrich e incluyen entre los patagónicos que hicieron causa común.

El sanjuanino Marcelo Orrego, también cercano al ex presidente de la Cámara, se conectó cuando ya había quórum. La rebelión patagónica la llevaron a cabo los radicales Jimena Latorre (Mendoza), Lorena Matzen (Río Negro), Gustavo Menna (Chubut) y Roxana Reyes (Santa Cruz).

Tampoco se conectó Ignacio Torres del PRO y de Chubut, una de las provincias petroleras, que esperaban una compensación con la aprobación de la ley ovina, actividad muy presente en la patagonia cuya promoción vence en estos días.

“Los diputados cercanos a Monzó nunca se conectaron y tampoco los patagónicos, molestos porque se incluyó la ley ovina que habían pedido. Hubo otros que se excusaron por problemas de salud. El Gobierno avanzará con su ley.”

El jefe de Cambiemos Mario Negri la había incluido en el pedido de sesión para hoy que presentó hace 10 días pero la omitió en el que el jueves homologó con el bloque del gobernador de su provincia Juan Schiaretti. Tanta fue la bronca de sus correligionarios patagónicos por esa omisión que varios se quedaron en su despacho, no se acercaron al recinto y le apagaron el teléfono.

Negri aclaró que hubo ausencias justificadas por problemas de salud, aun cuando el protocolo les permite certificar ese diagnóstico por escrito y sesionar por VPN. Lo cierto es que ni de ese modo aparecieron los santafesinos del PRO como Gisela Scaglia, que no llegó a tomarse el avión; y Federico Angelini, que no llegó a hacerse el PCR.

Ambos son de Santa Fe, la provincia con mayor cantidad de plantas de biodiesel. El nuevo proyecto del Gobierno dejará afuera del mercado interno a las controladas por las exportadoras más grandes.

Ezequiel Fernández Langan, del PRO, tiene covid y no se conectó. Tampoco llegó a tiempo Marina Stillman, de la Coalición Cívica. Hubo casos insólitos como el del puntano José Luis Ricardo, de la UCR, que perdió el avión y no pudo llegar.

Menos entendible fue la ausencia de Luis Juez, por ser Córdoba una de las provincias que más reclama el régimen actual de biocombustibles que caduca el 12 de mayo. Tal vez las grandes cerealeras no lo tienen en cuenta.

El tablero marcaba 108 presentes cuando Sergio Massa dio por fracasada la sesión, llegó a 113, pero siempre lejos de los 129 necesarios que eran inalcanzables aun con asistencia perfecta de Cambiemos, por la ausencia de la izquierda y de la dupla que componen el riojano Felipe Álvarez y el santacruceño Antonio Carambia, que suelen negociarle el quórum al oficialismo en cada sesión. Tampoco se presentó Eduardo Bucca, coordinador de los federales.

Sin la sesión habilitada, los diputados del Frente de Todos no debieron arribar de urgencia para evitar que la oposición reuniera dos tercios y aprobara la prórroga, que al no tener dictamen sólo podía enviarse al Senado con ese número.

Negri recordó molesto que existen 54 plantas instaladas en diez provincias y que la prórroga fue aprobada en octubre por unanimidad en el Senado. "¿Qué pasó durante estos cinco meses para que todavía no se haya avanzado en ese tema ? Hay un silencio que aturde", se molestó.

Desde el zoom, Carlos Gutiérrez, jefe del bloque Córdoba Federal, fue más duro: y dijo que sin la prórroga se produce un atentado contra las provincias productoras y corren riesgo "más de 6.000 puestos de trabajo están hoy en ascuas producto de esta seguidilla de indefiniciones y de improvisaciones".

"No tenemos nada contra las provincias petroleras. Le reconocemos el derecho constitucional de sus regalías. Córdoba este año vuelve a poner en las arcas nacionales 3 mil millones de dólares en conceptos de retenciones agropecuarias. Por eso que no se nos venga a decir desde el lobby petrolero que la industria petrolera subsidia los biocombustibles, ¿no será exactamente al revés?".

Destacó además que los biocombustibles garantizan principios de ambientalismo. "El éxito está garantizado porque es exitoso el sistema productivo que abarca los biocombustibles como una de las alternativas más fuertes que tiene Argentina para apostar al desarrollo", finalizó.

El socialista Luis Contigiani, de Santa Fe, la provincia con mayor cantidad de plantas de biodiesel, sostuvo que "lo que está en juego son las pymes y un esquema asociativo del interior que da trabajo. No hay divorcio entre la producción petrolera y la de biocombustibles. Tenemos que ir a la integración para ser una potencia", consideró. El debate por la nueva ley seguirá la semana próxima.

Se pronunció también el vice de la Cámara Omar de Marchi, del PRO y de Mendoza, una de las provincias hidrocarburíferas que mira con recelo a los biocombustibles. "No hay plan energético porque no hay plan económico. Y no hay plan económico porque no hay plan de país. No hay rumbo. El Gobierno del Frente de Todos es cada vez más el del Frente de pocos", ironizó.

Fuente: La Política Online