18/02/21

Pampa aprobó la venta de Edenor a Vila-Manzano y al dueño de Transclor

La Asamblea votó 99,97% en favor de la venta. Para que la transacción se concrete todavía falta la autorización del ENRE.


Online Museo del Holocausto

La Asamblea General de Accionistas de Pampa Energía aprobó este miércoles la venta de Edenor a la nueva sociedad formada por Vila y Manzano con Mauricio Filiberti, el dueño de Transclor. De esta forma la totalidad de las acciones Clase A de Edenor, representativas del 51% del capital social y votos de dicha sociedad, pasarán a manos de la Empresa de Energía del Cono Sur S.A siempre y cuando el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) habilite la transacción.

El ENRE es la autoridad regulatoria y de control de la distribuidora Edenor por ser una concesionaria de un servicio público.

Y a la vez, por ser Pampa Energía una empresa listada en Byma y en la Bolsa de Nueva York, la venta se sometió a la Asamblea de accionistas que exige la SEC y la CNV.

"Pampa Energía, tomó la decisión de desprenderse del paquete mayoritario de acciones de Edenor de manera independiente y basado en su mejor criterio de negocios, sin la intervención de funcionario alguno. Además, la operación contó con el asesoramiento de prestigiosos bancos internacionales de inversión", se lee en el comunicado de la compañía tras la votación.

"El valor de la transacción, cuestionado en algunos ámbitos, fue un 25% más alto que el valor de mercado. Actualmente, Edenor tiene un valor aproximado de US$167 millones en la bolsa y Pampa vendió el 51% a US$100 millones", agregaron desde la compañía.

Como adelantó LPO, para Marcelo Mindlin desprenderse de Edenor es un alivio porque lo libera de una empresa que no tiene perspectivas de ganancias en el corto plazo y que tampoco le aportó dividendos a Pampa. Mientras que para Manzano es un paso en su consolidación en el sector de la energía.

Pampa adquirió Edenor en 2005 y durante los quince años que la gestionó redujo la deuda de la compañía de 500 millones de dólares a cerca de 100 millones y cerró el juicio en el CIADI contra el Estado por más de 900 millones.

Con esta venta, Pampa Energía vuelve a enfocarse en el núcleo de su actividad. La empresa comprometió sus objetivos de inversión en la expansión de capacidad instalada para la generación de energía eléctrica y la exploración y producción de gas, con especial énfasis en el desarrollo de sus reservas no convencionales. La favorece en este sentido el haber sido adjudicada por 4 años en el Plan Gas con una base 3,9 millones de metros cúbicos diarios que excede por 1 millón de metros cúbicos en los inviernos.

"Para alcanzar esta mayor producción, que permitirá al país ahorrar reservas y abastecer al mercado durante los picos de consumo, Pampa invertirá US$250 millones. A su vez, la compañía destinará US$200 millones en el cierre de Ciclo Combinado de la Central Termoeléctrica Ensenada Barragán", agregó Pampa.

Fuente: La Política