19/02/21

Juicio contra YPF en EE.UU: la jueza da 3 meses más y ya tiene un testimonio de los Eskenazi

Loretta Preska aceptó alargar el periodo de investigación, un pedido hecho por Argentina. Citado por la justicia de EE.UU., Sebastián Eskenazi ya declaró en Argentina.


YPF fue expropiada en 2012. Era propiedad de Repsol y de los Eskenazi en ese momento.

El juicio entre los fondos Burford y Eton por la expropiación de YPF sigue en proceso de recolección de pruebas. La jueza Loretta Preska, a cargo de la corte del distrito Sur de Nueva York, concedió 90 días más para el “discovery”, el proceso de investigación para obtener documentos en una audiencia celebrada el jueves al mediodía. Pero esta vez cuenta con algo adicional: ya hay algunas declaraciones judiciales de la familia Eskenazi sobre el asunto.

La jueza Loretta Preska pidió, en dos ocasiones a fines de 2020, que los Eskenazi declararan en la causa. Aunque ya tienen una citación frente a la justicia estadounidense (para el 1 de marzo), esos empresarios ya presentaron un primer testimonio frente a la justicia argentina.

El testimonio frente a los tribunales argentinos representan las primeras palabras de los Eskenazi en la causa. Según Argentina, los Eskenazi ya hicieron una aparición en la corte local. Dijeron que no se acordaban o no tenían presentes los datos que les pedían, relacionados con YPF.

Argentina argumenta que lo hecho por los fondos en relación a Eskenazi no es suficiente. Pero ya obtuvo un testimonio de esos empresarios, donde se encontró con “no sé” y “no me acuerdo”, según le explicaron los abogados a Preska en un escrito.

La discusión de la audiencia del jueves estuvo basada en la posesión de los documentos de los Eskenazi, relacionados con su participación en YPF. Los fondos dicen que YPF ya posee esos documentos. Argentina refutó que se necesitan permisos especiales para divulgarlos, y que les tomará tres meses lograrlo. Preska validó el argumento argentino.

La familia Eskenazi, que siempre negó alguna participación en este pleito, se prestó a una declaración. Fue por un pedido de la justicia estadounidense que llegó a la justicia argentina, cumpliendo convenios internacionales de cooperación de la Corte internacional de La Haya. Esta declaración es anterior a la órden de declarar en persona que le entregaron a Sebastián Eskenazi en Miami, en una escala antes de tomar un avión.

“El 10 de febrero, cuatro miembros de la familia Eskenazi dieron testimonio ante una corte argentina. Fueron interrogados a lo largo de un solo día (...). Los Eskenazi explicaron que no podían llevar documentos anteriores a la audiencia, porque el tiempo no se los permitió, y propusieron entregar documentación a un tercero (“vendor”, alguien específicamente asignado para esa tarea), le detallan los abogados de Argentina e YPF a Preska.

“Los Eskenazi repetidamente testificaron falta de memoria o conocimiento de virtualmente cada aspecto tratado”, dice un documento que el miércoles llegó al despacho de Preska, sobre la declaración en Argentina.

“Por la pandemia, los abogados defensores de la Argentina e YPF que residen en los Estados Unidos no pudieron presenciar el testimonio en persona de dos de los testigos, mientras que de otros dos pudieron escuchar el procedimiento de manera ‘virtual’ pero sin poder hacer preguntas”. Todo fue en español y no se permitieron preguntas en inglés de los representantes estadounidenses de Argentina e YPF.

“El limitado testimonio obtenido de los Eskenazi confirma la importancia de obtener una declaración más completa”, argumentan los abogados estadounidenses de Argentina en relación a la declaración.

Burford reclama miles de millones de dólares por la expropiación de YPF. El fondo se quedó con los derechos para litigar de Petersen Energía (originalmente de los Eskenazi), que llegó a tener hasta un 25% de YPF antes de ser expropiada.

“Tomamos la decisión de no litigar contra Argentina”, explicó Sebastián Eskenazi a la corte argentina. Por esa razón, no habría preservado documentos en un caso de expropiación, explicó el empresario.

Voceros de la familia Eskenazi no contestaron preguntas de Clarín ni hicieron declaraciones adicionales.

En 2015, Burford compró el derecho a litigar de Petersen contra Argentina. “Sebastián Eskenazi fue claro en que en ningún momento nadie del lado de los querellantes -los Eskenazi, los litigantes en nombre de Petersen o Burford- tomaron algunos pasos para asegurarse documentación relacionada con la decisión del grupo Petersen (en ese entonces, completamente de los Eskenazi) de no accionar contra la Argentina, o de cualquier otro asunto relacionado con la inversión de los Eskenazi en YPF fuera preservado para que se pueda presentar en un juicio en los Estados Unidos”, cuenta Argentina sobre el testimonio del empresario.

Según Argentina, el reclamo actual de Petersen conoce que, según la ley argentina, no hay nada para reclamar.

Fuente: Clarín