22/02/21

A recuperar las playas de maniobras



El autor reivindica su potencial como centro logístico multimodal, para la concentración y transferencia de cargas. Escribe Juan Quiñones* Especial para El Diario - Fotos Victoria Araujo

Córdoba – Argentina – 20/02/2021: Las Playas de maniobras del ferrocarril en Villa María se construyeron a principios del siglo XX, en la periferia de la ciudad, que en aquella época se limitaba al damero que encerraban los cuatros bulevares. Al estar alejadas del pueblo, la empresa constructora se vio obligada a edificar viviendas para el personal y correr un tren que llevara a los obreros.

En aquellos tiempos, estas playas de maniobras fueron consideradas las segundas más moderna de América Latina (por sus cambios automáticos).

La ciudad contaba con dos playas de maniobras: la Norte (hacia Córdoba) para carga no perecedera y la Sur (hacia Rosario) o Gravitación, para carga perecedera, donde se pesaban los vagones y, por un desnivel del terreno (por la fuerza de la gravedad) se podían armar hasta seis trenes simultáneamente.

Se contaba, además, con un depósito de alistamiento de locomotoras y una playa de reparación de vagones.

La crisis del modelo Agro-exportador en 1929 no las afectó, porque estaban pensadas no solo para los intercambios externos sino, fundamentalmente, para los internos, como lo pensó Justo J. de Urquiza y lo proyectó el ingeniero Allan Campbell, en el primer intento de unidad nacional en tiempos de la Confederación Argentina.

La secesión de Buenos Aires, llevo a Urquiza a pensar que el intento de unidad nacional sin Buenos Aires era inviable, cuestión que explica el retiro de sus tropas en Pavón y el triunfo de Mitre. Finalmente fue Mitre, quien concretó la construcción del ferrocarril entre Rosario y Córdoba, otorgando a la Empresa Británica ventajas económicas y financieras extraordinarias, como una legua de tierras a cada lado de la vía, y una ganancia del 7% sobre el capital invertido que el Estado no podía verificar si era real, sin que el embajador británico no lo considerara una intromisión inconcebible para la empresa, violatoria del secreto bancario y la propiedad privada.

El 1 de marzo de 1948 en el período de posguerra, la pérdida de la hegemonía mundial del Imperialismo Británico generó las condiciones que permitieron a Perón nacionalizar los ferrocarriles, que comenzaron una etapa de modernización tecnológica con la compra de Locomotoras Diésel- Eléctricas, para remplazar las locomotoras a vapor.

Con el golpe del 55 y el Plan Larkin, comenzaron los cierres de ramales que eran “deficitarios”, lo que hizo desaparecer pueblos enteros y aumentar el déficit por la disminución de la carga transportada. La idea fue hacer competir al camión con el tren en condiciones de desigualdad, en tanto el tren pagaba los gastos totales por mantenimiento de rutas, el camión no lo pagaba y se lo transfería a los autos particulares. Con esta misma idea que ponía la mirada en el rendimiento microeconómico de Ferrocarriles, sin tener en cuenta el beneficio macroeconómico que generaba para el país, en los 90 con aquello de “ramal que para, ramal que cierra” de Carlos Menem, dejaron sin ferrocarriles a todas las provincias. Desaparecido el ferrocarril no hubo más déficit, pero en cambio el costo del flete que en los países con ferrocarril no supera el 7% del producto transportado, en Argentina hay que multiplicarlo por 3 o por 4, según origen y destino final del producto transportado, restando competitividad a la producción exportable y encareciendo los de consumo interno, con lo cual hoy el país multiplicó varias veces más el déficit que provocó su cierre.

En síntesis, hoy necesitamos un ferrocarril que no tenemos, en una situación de emergencia que destruyó la industria, el trabajo y endeudó al país, que nos dejó como herencia el Gobierno de Mauricio Macri y agravado por la pandemia mundial del COVID, en la que la recuperación de los ferrocarriles será una política de Estado de largo plazo.

No obstante, esto no impide que en el corto plazo recuperemos Las Playas de Villa María, que hoy tienen una ubicación cercana al Parque Industrial y una conexión directa a través de la ruta provincial 2 con la autopista Córdoba-Rosario, la ruta provincial 4 y la ruta nacional 158 o ruta del Mercosur. Esta inmejorable ubicación, para el acceso de camiones, la convierte en un potencial centro logístico multimodal, para la concentración y transferencia de cargas, de productos perecederos y no perecederos, que permita a los pequeños y medianos cargadores usar el medio ferroviario de transporte, como está previsto en la Ley 27.132.

El principal problema operativo que presenta hoy el tráfico ferroviario al acceso abierto entre Rosario y Córdoba, previsto en la misma ley ,es la gestión operativa “americana” que emplea la NCA, por lo que la única solución posible es completar el tramo de vía doble desde Tortugas (Santa Fe) hasta Ferreyra (Córdoba), para un tráfico de trenes más fluido, rápido y seguro, con señalización y barreras automáticas que se activan con el paso del tren, quedando protegidas por dos señales a peligro y una a precaución, como lo determina el Reglamento Interno Técnico Operativo (RITO).

La vinculación de Las Playas (de maniobras) de Villa María con el Litoral, el Norte y la Región Cuyana las ponen como un punto estratégico de fundamental importancia, para la reconstrucción de un país que necesariamente debe ser más federal, que debe volver a fomentar las producciones locales de cada región y al comercio que dan vida propia e identidad cultural a los pueblos de las distintas regiones de nuestro país.

 

La reivindicación y la propuesta llegan desde el Museo Ferroviario

Estas playas de maniobras ferroviarias que fueron construidas cuando el ferrocarril tenía el monopolio sobre el transporte de cargas y pasajeros deben ser adaptadas para el transporte multimodal, (camión – tren – barco) como nuevo centro logístico de concentración y transferencia de cargas, para la producción, el comercio y el trabajo de todos los argentinos.

Las Playas de Villa María es un espacio que no solo fue importante en nuestro pasado. Por su potencial estratégico y conectividad con las distintas regiones de nuestro país, debe ser preservado de cualquier intervención que pueda comprometer su desarrollo presente y futuro.

* Museo Ferroviario Municipal de Villa María(de su ponencia en el Congreso Provincial de Museos Ferroviarios de Córdoba)

* La vinculación de Las Playas (de maniobras) de Villa María con el Litoral, el Norte y la Región Cuyana las ponen como un punto estratégico de fundamental importancia”.

Fuente: Rieles