25/01/21

Kicillof invierte $5.000 millones en transformar las rutas 11 y 56 en autovías



El objetivo es reducir 80% los accidentes viales con las semiautopistas y facilitar el acceso a la costa. Se prevé que estén terminadas en agosto.

La provincia de Buenos Aires desembolsó $4.744 millones para terminar la transformación de las rutas provinciales 11 y 56 en semiautopistas con doble vía de cada mano. Las obras se retomaron en septiembre de 2020, luego de que María Eugenia Vidal las frenara en agosto de 2019 tras perder las PASO.

La inversión apunta a reducir los accidentes en un 80% en esos tramos de la caminería provincial que unen La Plata con la costa bonaerense y que son los que soportan el tránsito más intenso en verano y en fines de semana largos. La ruta 11 llega hasta Mar del Sur y la 56 permite acortar camino por adentro entre General Conesa y General Madariaga, que permite el empalme con la 74 hasta Pinamar.

De esta forma, también se decomprime el tránsito en la ruta 2, lo que también va a permitir reducir los accidentes en esa arteria y reducir los colapsos en los recambios de temporada y feriados puente.

Con los casi $5.000 millones se llega a cubrir el total de los 158 kilómetros que falta terminar de construir la calzada doble en cada sentido, lo que permitirá que ya no queden tramos de mano y contramano sobre la misma calzada entre Conesa y Mar de Ajó ni entre Conesa y General Madariaga.

Es un plan de obras de $20.000 millones y, de ellos el 24% los aporta Vialidad Nacional, aclararon en el Ministerio de Infraestructura bonaerense. La parte hídrica es uno de los pendientes de la duplicación de la calzada.

Según informaron desde la cartera de Agustín Simone, cuando Vidal suspendió las obras tras perder las PASO, el avance de las obras era del 76% y actualmente superan el 81%. El avance general desde septiembre fue del 5%, dijeron a este medio. Por lo que, si el ritmo de trabajo se atiene al cronograma, en agosto de este año estará terminada la doble calzada en los tres tramos en los que se dividió el proyecto.

Las obras en la ruta 11 entre Conesa y San Clemente están en manos de las constructoras Roggio y Helport. La obra consiste en la mejora de la calzada principal y la realización de banquinas en concreto asfáltico, y la remodelación, señalización e iluminación en el acceso a General Lavalle y San Clemente del Tuyú. También incorpora una intersección a nivel en el trayecto cada 4 kilómetros, con 11 puentes y retornos con radio de giro para camiones.

Por su parte, el tramo entre San Clemente del Tuyú y Mar de Ajó está a cargo de la empresa CPC que también debe construir la segunda calzada y la adecuación de los accesos existentes de las diferentes localidades del Partido de la Costa con iluminación y señalética.

Finalmente, la construcción de una segunda calzada en la ruta 56 paralela a la existente y con banquinas pavimentadas está a cargo de la empresa Eusuco.

Fuente: La Política Online