11/09/20

Críticas para un sector del gobierno

Sapag: “No entiendo la zancadilla de un funcionario a YPF”

El ex gobernador de Neuquén cuestionó a las segundas líneas del gobierno porque “van a contramano” de los acuerdos alcanzados por Alberto Fernández y los ministros Kulfas y Guzmán con las provincias. Criticó al interventor del Enargas y advirtió por la falta de gas.



“Si en septiembre el gobierno no define una estrategia de levantar equipos, no vamos a tener gas en el próximo invierno”. Así expresó su preocupación Jorge Sapag, ex gobernador de la provincia de Neuquén y hombre fuerte del Movimiento Popular Neuquina (MPN), para referirse a la demora del gobierno nacional en la definición de políticas de estímulo a la producción de gas. En diálogo con Econojournal, el dirigente indicó que ve un problema de gestión en el Poder Ejecutivo. A su entender, funcionarios de segunda y tercera línea del gobierno nacional toman decisiones que van a contramano de la articulación que se está dando entre las provincias con el propio presidente Alberto Fernández y sus ministros, “en especial con (Matías) Kulfas y con (Martín) Guzmán”, de Desarrollo Productivo y Economía respectivamente.

El histórico dirigente del MPN, que gobierna Neuquén desde hace varias décadas, señaló como un ejemplo de esto la decisión del interventor del Enargas, Federico Bernal, apadrinado por Cristina Fernández, de denunciar judicialmente al ex ministro de Energía Juan José Aranguren. Sapag explicó que por esa acción se frenaron los pagos de una deuda que favorecían a la propia compañía YPF, que está controlada por el Estado y es el mayor productor de hidrocarburos de la provincia de Neuquén, donde se encuentra la formación Vaca Muerta.

“La decisión del Enargas de denunciar a Aranguren lo único que logró es que en este gobierno se frenaran los pagos por el gas a las empresas. El 70% (de esa deuda) corresponde a YPF. No entiendo las zancadillas de un funcionario a YPF, porque la compañía necesita los fondos para poder perforar”, remarcó el dirigente. Y agregó: “esto va en contra de los acuerdos ya cerrados del gobierno con las provincias”. El decreto 1053 de 2018 implicó para el Estado nacional asumir las deudas que las distribuidoras de gas contrajeron con las petroleras por las diferencias cambiarias que se generaron con la fuerte devaluación de ese año. Previamente, el gobierno de Mauricio Macri había intentado trasladar esas diferencias a las tarifas, pero tuvo que ir para atrás con la medida. Luego, implementó el decreto 1053 para que el Estado nacional se hiciera cargo.

Gas para el invierno

Sapag advirtió que si la Argentina no reacciona a tiempo no va a llegar a cubrir la demanda de gas para el próximo invierno y podría tener que recurrir a la importación de Gas Natural Licuado (GNL), que demanda una enorme cantidad de dólares que hoy faltan en el Tesoro y es una de las principales preocupaciones económicas de Guzmán. “Si no somos capaces de poner los equipos de perforación en marcha ya mismo, no vamos a tener gas. (el gobierno nacional) Va a tener que importarlo. Tenemos que ser inteligentes y adelantarnos. No hay tiempo que perder”, insistió.

En la misma línea, el ex gobernador de Neuquén también criticó una medida del ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandie. “Avasalló las autonomías provinciales generando poder de policía federal, como lo llama él, para entrometerse en los temas que son de las provincias”, dijo al referirse a la resolución 306 de esa cartera que crea una policía ambiental federal. En este sentido, agregó que “tenemos que tener una agenda donde todos apostemos a la paz social, al desarrollo y la inclusión social pero no de esta manera. No puede ser que el que más grita sea premiado”.

El nuevo secretario

“Yo celebro el nombramiento del secretario de Energía, Darío Martínez, porque conoce esta temática. Es legislador de Neuquén y es secundario que no sea de nuestro partido, lo que interesa es que tome las riendas de estos temas”, indicó Sapag. “La provincia necesita que las empresas que tomaron compromiso de inversiones cumplan con las inversiones, si no, no se están cumpliendo las reglas del juego. YPF tiene que invertir, levantar los equipos y perforar”, afirmó. “Hoy estamos en 165.000 barriles diarios y en 18 meses podemos estar en 330.000 barriles diarios y esto podría implicar 2.000 o 3.000 millones de dólares por año”, concluyó.

Fuente: Econojurnal