26/05/20

Maduro celebra la destrucción de la industria petrolera venezolana

Los 200 millones de litros de gasolina que traen los cargueros iraníes, fueron pagados por adelantado con 9 toneladas de oro que equivalen a 500 millones de dólares


Una flota de cinco buques, el primero de los cuales ya llegó a Venezuela, trasportan 1,5 millones de barriles de combustible provenientes de Irán para supuestamente paliar la escasez de combustible. (EFE)

Tras destruir la industria petrolera en Venezuela, Nicolás Maduro se muestra orgulloso de importar gasolina para el país con las mayores reservas de crudo del mundo.

Una flota de cinco buques, el primero de los cuales ya llegó a Venezuela, trasportan 1,5 millones de barriles de combustible provenientes de Irán para supuestamente paliar la escasez de combustible.

«Ya los buques de la hermana República Islámica de Irán se encuentran en nuestra zona económica exclusiva», celebró en Twitter el nuevo ministro de Petróleo venezolano, Tareck El Aissami, sancionado por Estados Unidos y acusados de «narcoterrorismo».

El presidente interino Juan Guaidó, denunció que la importación de gasolina iraní, pagada con «el oro de sangre», solo servirá para enriquecer a la mafia del régimen.

«La operación del régimen con Irán es un nuevo reconocimiento de que destruyeron la industria petrolera», dijo el mandatario interino.

El régimen de Maduro es el encargado de la distribución y producción de gasolina, maneja las refinerías y las exportaciones, por lo que solo la tiranía es responsable de lo que sucede con el combustible y la elevada escasez.

Los 200 millones de litros de gasolina que traen los cargueros iraníes, fueron pagados por adelantado con 9 toneladas de oro que equivalen a 500 millones de dólares en el mercado y que fueron saqueadas de las bóvedas del Banco Central de Venezuela.

Pero esa cantidad de gasolina importada solo alcanzaría para unas cinco semanas de consumo interno de 350 mil barriles diarios.

«Esto no resuelve el problema de la escasez. Los iraníes cobran en oro un petróleo que no vale nada», dijo el economista Asdrúbal Oliveros.

A esto se suma que ante la escasez ya no todos los venezolanos acceden al combustible; en el país suramericano se hacen largas e interminables colas para poder llenar los vehículos y aún así no todos tienen el mismo derecho. Las estaciones de gasolina están en manos de militares y son ellos los que deciden a quiénes abastecer; entre tanto en el mercado negro, los venezolanos se han visto obligados a pagar hasta 4 dólares por cada litro.

«Si los militares agarran la gasolina que no les cuesta nada y la venden a un promedio de 1 dólar por litro (la han llegado a vender en 3, 4 y hasta 5 dólares), podrían estarse ganando y repartiendo entre ellos unos 200 millones de dólares, tremendo negocio y estafa para la nación, por eso esperan con ansias los cargueros iraníes», señaló el exalcalde de Chacao, Ramón Muchacho para el ABC de España.

Venezuela, que contaba con grandes complejos petrolíferos, hoy tiene las refinerías prácticamente paralizadas. Con reducido flujo de caja por la baja de su producción y de los precios internacionales, debe importar gasolina para consumo interno.

De acuerdo con el economista venezolano José Toro Hardy «hoy en día el pobre mercado venezolano destruido por la crisis económica ya no es capaz de ser abastecido por nuestras refinerías y estamos dependiendo de gasolina importada de otras procedencias para poder resolver temporalmente el problema».

La estatal petrolera PDVSA produjo el mes pasado poco más de 600 000 barriles diarios, según la OPEP, una quinta parte de lo que colocaba hace una década.

Pdvsa en ruinas

La crítica situación de PDVSA era una situación inimaginable hace dos décadas, cuando la compañía era un ejemplo a seguir a nivel mundial, una corporación que fue la mejor de América Latina.

Según el economista José Toro Hardy, PDVSA es la empresa que más aportaba al crecimiento de la economía venezolana. Sin embargo, hoy en día es la empresa que más aporta al empobrecimiento del país.

Y es que la producción de 600 000 barriles diarios, cantidad insuficiente para cumplir con las deudas extranjeras, es consecuencia del abandono, la malversación de fondos y la corrupción masiva del chavismo.

Según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo con 296 501 millones de barriles. Sin embargo, paradójicamente ya el crudo y su comercialización no es un negocio rentable para el país suramericano tras la brutal desidia del socialismo. PDVSA ya no produce petróleo ni dólares.

Fuente: PanamPost