22/05/20

Los precios mayoristas cayeron 1,3 por ciento en abril

El rubro "petróleo crudo y gas" bajó 27,8 por ciento, aunque ese descenso no llegó al consumidor porque los precios de los combustibles permanecieron prácticamente sin cambios



Los precios mayoristas cayeron 1,3 por ciento en abril y en lo que va del año suben 2,3 por ciento, según informó este jueves el Indec. La baja se explica por el retroceso de 1,7 por ciento relevado en los “productos nacionales”, impulsada por el derrumbe de 27,8 por ciento registrado en los precios del petróleo y el gas. En “productos importados”, en cambio, la suba fue de 3 por ciento.

Productos nacionales se compone por “productos primarios”, “productos manufacturados” y “energía eléctrica”. El primero de esos rubros retrocedió 9,5 por ciento, mientras que manufacturados trepó 0,8 por ciento y energía eléctrica cayó apenas 0,2 por ciento.

Cuando se desglosan los “productos primarios”, se puede ver que “productos agropecuarios” trepó en abril 5,4 por ciento, en lo que va del año acumula un 12,3 por ciento y en los últimos 12 meses un 61 por ciento. En el caso de “productos pesqueros”, la suba en el mes fue de 6,2 por ciento, en el año suba un 5,3 por ciento y en 12 meses un 40,5 por ciento, mientras que “productos minerales no metalíferos” aumentó 2,2 por ciento en abril, 12,5 por ciento en el año y 49 por ciento con respecto a abril de 2019. La contracara se observó en “petróleo crudo y gas” donde en abril la caída fue de 27,8 por ciento en sintonía con el retroceso que registró la cotización internacional del crudo. En el año la baja acumulada es de 31,4 por ciento y en 12 meses cae 14 por ciento.

El precio promedio al que se vendió en marzo el crudo de Neuquén, corazón de Vaca Muerta, fue de 42 dólares por barril, pero ya a fines de ese mes, con la cotización internacional del crudo oscilando entre 23 y 30 dólares, algunas petroleras no integradas ya habían comenzado a vender a 25 dólares.

En abril la cotización internacional siguió bajando. Por eso es probable que esas operaciones puntuales de fines de marzo que no habían tenido una incidencia significativa en el precio promedio del mes luego se hayan hecho más habituales presionando a la baja el valor del mes. Por eso las productoras venían presionando fuertemente para acordar un precio de barril criollo que le pusiera un piso a la baja.

Esta baja del precio del crudo no derramó sobre los consumidores finales porque los precios de los combustibles en las estaciones de servicio permanecieron prácticamente sin cambios hasta que finalmente esta semana el gobierno publicó el decreto que fijó en 45 dólares el precio del barril criollo.

En lo que respecta a los productos manufacturados, solo se registró una baja en “refinación de petróleo”, pero de apenas 3,2 por ciento. El resto de los rubros subieron, habiéndose detectado los mayores incrementos en muebles y otros productos industriales (4,9 por ciento), tabaco (4,4), cuero, artículos de marroquinería y calzado (3,8) y productos metálicos básicos (3,8 por ciento).

Fuente: Página 12