12/05/20

La crisis golpea a la industria del gas: principal transportadora del país sufre el corte de la cadena de pagos

Transportadora de Gas del Sur (TGS) advierte sobre el clima de volatilidad e incertidumbre que demora la cobranza de la facturas de sus clientes



Si bien en lo que va del año lleva acumulada una ganancia por $3.401 millones, Transportadora de Gas del Sur (TGS), sufre una fuerte caída de ingresos por menores ventas en los segmentos de comercialización y transporte.

Propiedad del grupo Pampa Energía que controla el empresario Marcelo Mindlin, la compañía advierte que su operatoria se encuentra afectada por un clima de volatilidad e incertidumbre "sin precedentes" que hicieron que los precios de los commodities y los mercados bursátiles sufrieran importantes caídas".

De hecho, la excepcional situación en la cual se encuentra desarrollando sus actividades en el mercado petrolero luego del impacto de la pandemia del Covid-19 en el sector la obligó a efectuar ajustes necesarios para garantizar la continuidad de sus operaciones.

"El brote de COVID-19 provocó un colapso global en la demanda de productos y servicios como consecuencia de las medidas adoptadas por los países para detener la propagación de la enfermedad", aseguran los ejecutivos de TGS en un documento enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires para dar a conocer los resultados de su primer balance trimestral de este año.

Según el informe, la situación financiera y los resultados de las operaciones de la empresa muestran haber sido afectados por mayores atrasos en la cobranza de las facturas de sus principales clientes de transporte de gas natural y también por la caída de las ventas debido al abrupto derrumbe de los precios de referencia internacionales.

Si bien el transporte de gas natural está incluído dentro de los servicios esenciales, en su balance trimestral TGS reporta una utilidad neta de $3.401 millones, contra una de $3.546 millones del primer trimestre del 2 0 19.

Es decir, $145 millones menos, variación que principalmente se debe a menores ingresos por ventas, mayores cargos por depreciaciones, entre otros factores.

En este marco, desde TGS se estima que la economía mundial y la Argentina enfrentarán un importante escenario recesivo que afectará sus operaciones y su situación financiera.

Con el objetivo de mitigar ese impacto y garantizar la continuidad de sus actividades, la transportadora resolvió poner en marcha un plan de urgencia basado en:

• Adoptar las medidas provistas por el Gobierno para garantizar la salud de su personal y de las comunidades donde lleva a cabo sus actividades.

• Reducir las inversiones de capital y los gastos operativos y administrativos , sin afectar las tareas de seguridad que le permiten operar el sistema de gasoductos.

• Implementar todas las medidas de salud pública necesarias para para hacer viable la operación en el Complejo Cerri.

• Suspender la ejecución de obras que no afectan la integridad del sistema de gasoductos.

• Llevar a cabo un control diario más exhaustivo de la evolución del flujo del efectivo a para optimizar s u uso y proteger el valor.

De manera adicional, TGS continúa efectuando erogaciones de fondos por $2 .7 42 millones en bienes de capital para continuar operando su sistema de gasoductos y finalizar las inversiones en el área de Vaca Muerta. También mantiene su plan de recompra de acciones propias aprobado durante el año pasado y por el cual ya gastó $1 .3 73 millones.

"Considerando nuestra posición financiera actual y las medidas tomadas anteriormente, estimamos contar con los recursos suficientes para satisfacer nuestras necesidades actuales de capital de trabajo y pagar nuestra deuda financiera de corto plazo sin tener que recurrir a fuentes externas de financiamiento", se sostiene en el documento.

Pero a pesar de estas medidas, sus ejecutivos consideran que la escala y duración de este inestable escenario siguen siendo inciertas y podrían continuar afectando los resultados de sus operaciones, flujo de caja y condición financiera, "lo que dependerá de la gravedad d e la emergencia de salud y el éxito de las medidas gubernamentales tomadas o las que puedan tomarse en el futuro".

Mientras tanto, entre enero y marzo pasado la empresa reportó ventas totales por $12.121 millones en comparación con los $13.675 millones obtenidos en igual período del año pasado, representando una disminución de $1.554 millones.

En el caso de los ingresos en el segmento de transporte de gas natural, se lograron principalmente de contratos en firme, y representaron un 4 4% y 43% del total de los ingresos por ventas netas, respectivamente.

En el caso de los volúmenes totales despachados registraron una caída del 6% o 17.558 toneladas respecto del primer trimestre del 2019 debido a las menores cantidades exportadas de propano y butano. Este efecto fue parcialmente compensado por mayores volúmenes de butano destinados al mercado local y de gasolina natural exportados.

Con respecto a su deuda financiera neta, ascendió a $23.963 millones mientras que a fin del año pasado llegaba a $24.443 millones, en ambos casos totalmente denominada en dólares.

Por su parte los fondos aplicados a las actividades de inversión ascendieron a $8.325 millones, reflejando un aumento de $3 .445 millones respecto de igual período del año pasado, principalmente debido a los mayores pagos para adquirir colocaciones de fondos no consideradas equivalentes de efectivo.

Fuente: iProfesional