27/05/20

La ANAC culpó a la fábrica de aviones Petrel de no cumplir con los requisitos para operar

El organismo le respondió a la empresa, que aseguró que por su culpa deberá cerrar, y la responsabilizó por incumplir un cronograma de trabajo pautado y de presentar fallas en el prototipo



Ayer al mediodía, la fábrica nacional de aviones Proyecto Petrel S.A. anunció que cerrará sus puertas debido a la crisis económica por el coronavirus. La pyme argentina adjudicó a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones y realizar las exportaciones que tenía previsto para este año.

Con un tuit en donde arrobó al presidente Alberto Fernández y donde incluyó una foto de la fábrica, la empresa culpó al organismo y al Gobierno nacional por “hacerles la vida imposible”.

Tras lo ocurrido, la ANAC le respondió a Petrel y la responsabilizó por incumplir un cronograma de trabajo pautado y de no reunir las condiciones necesarias para obtener el certificado de funcionamiento, dado que se detectaron fallas en el prototipo al momento de realizar las inspecciones correspondientes.

"En el caso de Proyecto Petrel S.A. cabe detallar el estado actual y la evolución del proceso de obtención del Certificado Tipo de la aeronave Petrel 912 MP, por parte de dicha compañía", señaló la entidad en un comunicado que emitió.

Según la ANAC, en 2019, se coordinó con la empresa un cronograma de trabajo que incluía la construcción y la aprobación de una aeronave prototipo para la realización de los ensayos en vuelos necesarios para su certificación. "Sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados por la ANAC y los recursos puestos a disposición de la empresa, la misma incumplió el cronograma planteado y propuso un nuevo esquema de trabajo", comenzó la misiva de la ANAC.

De acuerdo a la entidad, se realizaron las inspecciones necesarias a la aeronave prototipo con el objetivo de emitir un certificado que permitiera a Petrel operar. Sin embargo, los controles mostraron deficiencias que debían ser solucionadas por la empresa, que al día de hoy, no han sido enmendadas. "Tiene desperfectos graves para la seguridad operacional y además la empresa no cumplió con su obligación de notificarlas, las cuales fueron descubiertas por la autoridad aeronáutica", enfatizó.

Frente al escenario actual, y considerando que la empresa cuenta con reducido personal, Petrel propuso un nuevo programa de tareas para intentar obtener el certificado de la aeronave en cuestión, que implica 207 días adicionales para concluir el proceso.

"El problema se presentó porque nos cambiaron las reglas de juego en el proceso de certificación. No cumplimos con los tiempos pautados, es verdad. Pero propusimos otra agenda y luego tuvimos que cerrar por la cuarentena dado el Covid-19. Nos pidieron cambios en el diseño una vez que ya estaba hecho el prototipo del avión multipropósito", aseguró hoy por la tarde Carlos Antonietti, presidente de Petrel, en diálogo con el conductor radial Fernando Bravo en Radio Continental.

"La ANAC es la encargada de normar, controlar y fiscalizar la actividad aeronáutica civil en todo el territorio argentino. A través de su Dirección Nacional de Seguridad Operacional, desde el Departamento de Certificación Aeronáutica, se busca asegurar que las firmas encargadas de fabricar productos aeronáuticos en nuestro país cumplan con el Reglamento de Aeronavegabilidad de la República Argentina", consideró.

"El propósito consiste en verificar la conformidad de los productos aeronáuticos con los diseños aprobados y certificados por la ANAC, para lo cual se realizan inspecciones a aeronaves, motores, hélices y componentes para la emisión de los Certificados de Aeronavegabilidad, de acuerdo a los requisitos establecidos por el Convenio de Aviación Civil Internacional de Chicago, de 1944", añadió.

Adicionalmente, Petrel solicitó a la ANAC que intercediera ante la autoridad aeronáutica colombiana (AeroCivil) para facilitar el ingreso de sus productos a este país. "A pesar de todo lo que hizo ANAC para colaborar con una empresa argentina para que exporte sus productos, Petrel ahora solo se dedica a difamarla en redes sociales en lugar de solucionar las deficiencias de su prototipo para que pueda ser certificada como una aeronave segura para volar", criticó la ANAC.

La empresa posee sus instalaciones ubicadas en el partido de Mercedes, en la provincia de Buenos Aires. "Esta localidad se encuentra fuera del Área Metropolitana de Buenos Aires, con lo cual, según la Decisión Administrativa Nº810/2020, la empresa puede continuar con su actividad, ya que se encuadra dentro del punto 3 del artículo 1º de dicha norma, que indica que quedan exceptuados quienes se dediquen a la fabricación y provisión de insumos y repuestos indispensables para la prestación del servicio de transporte aéreo, y cualquier otro que sea necesario para el mantenimiento de aeronaves", concluyó la ANAC.

Se trata de la única fábrica privada de aviones certificados de la Argentina y la región, dedicada a la construcción de aeronaves livianas VLA (Very Light Aircraft) y LSA (Light Sport Aircraft) de hasta 750 kilos.

Creada en 2005, Petrel lleva fabricados 18 aviones para clientes privados y aeroclubes. Tenía pautada la entrega de 30 aeronaves para Colombia, que se utilizarían para realizar inspecciones aéreas y fumigaciones en campos.

Fuente: El Cronista