23/04/20

Se afina la conexión bioceánica por tren

Con un corto bypass en camión, se hace realidad el corredor ferroviario patagónico que une Argentina y Chile a través del paso de Pino Hachado


La posibilidad de subir el semirremolque al tren es muy común en USA y Canadá

El eje de conexión del corredor “Bioceánico del Sur”, se basa en una traza ferroviaria de 1.300 kilómetros para unir la ciudad de Viedma en el Atlántico con las costas chilenas del Pacífico. Para concretar este sueño de integración, restan construir 276 kilómetros de vías a través del paso fronterizo Pino Hachado, 86 kilómetros del lado argentino en Neuquén y 190 del lado de Chile.

El ferrocarril llamado “Trasandino del Sur”, representa para los dos países la oportunidad de transportar mercaderías, desde y hacia los mercados de América del Norte, Asia y Europa y además permitiría transportar los insumos estratégicos para el desarrollo de Vaca Muerta.

Como aún no apareció un inversor con u$s 1.200 millones para construir el tramo faltante, Tamshel Railway Co (TRC), firma especializada en logística ferroviaria con más de 30 años de experiencia en Sudáfrica, avanza con un proyecto intermodal de sólidas perspectivas.

El plan consiste en que los auto transportistas de cargas suban sus semirremolques al tren, por ejemplo, en Zapala, luego crucen por ruta por el paso de Pino Hachado los 276 kilómetros sin línea férrea, los vuelvan a subir al tren en Victoria, del lado chileno y de allí pueden seguir por riel incluso hasta Santiago.

Desde junio del año 2019 la firma TRC está en negociaciones con el gobierno de la provincia de Río Negro para hacer una inversión exclusivamente privada y poder utilizar las vías del Tren Patagónico para transportar únicamente carga.

“La actual contingencia retrasó un poco nuestros planes, pero una vez que estemos en operaciones, los corredores a explotar del lado argentino serán Bariloche-Viedma, Carmen de Patagones-Bahía Blanca, y Bahía Blanca-Zapala. Actualmente ingresan a Chile alrededor de cinco millones de toneladas de carga por camión desde Argentina, les planteé a los camioneros la posibilidad de llevarlos en tren hasta Zapala o hasta Bariloche y la verdad es que obtuve una positiva repercusión. Ya hay dos grandes empresas argentinas de autotransporte muy interesadas en nuestro proyecto por el gasto logístico que se ahorrarían, una de ellas tiene un despacho de 20 camiones por semana”, dijo a Transport & Cargo Claudio Omar Cagnina, Senior Planning Engineer de TRC.

Los vagones para realizar este tipo de operación fueron diseñados en Chile por Cagnina, que es ingeniero de profesión y hay actuales conversaciones con una agencia del gobierno chileno que fomenta la producción del país, que podría estar interesada en financiar la construcción de algunos prototipos.

“Dos de esos vagones se utilizarían para rodar por Chile y otros en Argentina con el mismo fin. Su capacidad de transporte será de 80 toneladas y el vagón tendrá unas 20 toneladas de peso vacío. Cuando el semirremolque llega a destino lo retiramos del vagón con una grúa reach stacker similar a la utilizada para mover contenedores, y lo entregamos en la playa de operaciones”, resaltó el directivo.

Lorenzo Pepe, legendario dirigente ferroviario y varias veces diputado nacional decía que “el tren no competía con el camión, competía con el camino”. Bajo esta premisa, Cagnina dejó claro que “llevaremos los semirremolques desde Zapala, a través de Pino Hachado, hasta el punto que los transportistas nos lo indiquen, ¿cuál es el destino final?, no lo sabemos, así como tampoco nos interesa indagar ni entrar en disputa con los camioneros porque corremos el riesgo que piensen que nos queremos quedar con sus clientes. La realidad es que buscamos que las empresas de camiones sean nuestros clientes. Ellos nos dejan el semirremolque en Zapala o del otro lado de la cordillera en Victoria, y nosotros nos encargamos de subirlo al tren. Ejemplo, se lo llevaremos desde Zapala a Buenos Aires, o de Victoria a Santiago en tren, lo único que tienen que hacer es cruzar la cordillera porque faltan 276 kilómetros de vías. La entrega tiene que llegar en camión. No podemos entrar a las ciudades con el tren, eso tiene que hacerlo la empresa de camiones, pues para el ferrocarril es imposible efectuar un servicio puerta a puerta”.

Este tipo de transporte multimodal, tan usado en los Estados Unidos y Canadá haría realidad este estratégico corredor bioceánico, pero de una forma más modesta. Además, por ser de baja altura, Pino Hachado, como el paso Cardenal Samoré, más al sur, están abiertos al tránsito los 365 días del año, algo que no sucede con el paso Los libertadores que de manera interrumpida o ininterrumpida permanece cortado al menos dos meses al año.

Fuente: El Cronista