12/03/20

Vialidad, de ser "joya" del macrismo, a una denuncia de fuerte subejecución de obras durante el macrismo

El titular de la Dirección Nacional de Vialidad apuntó a la muy baja ejecución en el plan Rutas Seguras y la Red de Autopistas. Además hubo fuerte crecimiento de la deuda del organismo.


La obra pública está virtualmente paralizada desde hace varios meses. En ese contexto, el Gobierno acaba de lanzar el plan "Argentina Hace" para estimular la construcción con pequeñas obras a ejecutar por los municipios. Pero desde Vialidad Nacional salieron a cuestionar la importante sub ejecución del presupuesto destinado a obras públicas durante la gestión de Mauricio Macri.

"El Plan Vial Federal y los PPP (proyectos con Participación Público Privada) significaron dos de los fracasos más fuertes en la historia de la obra pública en la Argentina, entre otras cosas por la mala praxis, por lo primitivo y por lo recesivo del programa económico del Gobierno anterior", señaló Gustavo Arrieta, titular de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV).

Según fuentes de la DNV el Presupuesto 2019 contemplaba obras por algo más de $ 96.343 millones, pero hasta el 11 de diciembre se habían ejecutado $ 54.828,5 millones, un 57% del total en promedio. Pero hay algunos reglones con niveles de sub ejecución muy bajos.

En una entrevista con un medio digital bonaerense, Arrieta expuso que el plan de la Red de Autopistas llegó a ejecutarse en sólo 10%, mientras que el de Rutas Seguras en 1,3% y el mantenimiento de la trama vial existente en un 50%.

Por otra parte, Arrieta denunció la deuda que hoy tiene Vialidad y que asciende a los $ 18.000 millones, en un contexto en que casi se han triplicado los cargos gerenciales en el organismo. Al asumir su cargo, expresó Arrieta, se encontró que "estaban paralizadas entre 75 y 80% de las obras".

Un punto clave para el titular de la DNV son los contratos PPP, que comenzaron con problemas en 2018 ante la disparada del riesgo país.

"Cuando se establecieron las PPP, las tasas de interés en la Argentina eran las más altas del mundo, andaban entre 60 y 70%", de modo que "se buscó financiamiento internacional pero en menos de un año se cuadruplicó". Con este panorama, las constructoras "no consiguieron financiación interna ni externa y ejecutaron entre un 3 y un 7% de las obras preestablecidas", destacó Arrieta.

Fuente: El Cronista