11/02/20

Técnicos aeronáuticos piden urgente auditoría a Flybondi

La Asociación del Personal Técnico Aeronáutico APTA denunció que no se están cumpliendo normas de seguridad aérea.


Técnicos aeronáuticos piden auditoría

La Asociación del Personal Técnico Aeronáutico APTA pidió a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) una urgente auditoría técnica integral a la empresa low cost, Flybondi.

El pedido fue efectuado mediante una nota dirigida a la Lic. Paula Tamburelli, titular del organismo de contralor estatal, con copia al Mario Meoni, Matías Lammens y a Santiago Cafiero.

La nota que lleva la firma del Secretario General de APTA, Ricardo Cirielli, se basa en serias sospechas que desde la empresa low cost, (por privilegios políticos que impuso el gobierno anterior y con el afán de abaratar la operatividad) no se están cumpliendo normas de seguridad aérea, ni exigiendo el cumplimiento, como sí se hace con otras empresas aéreas. Registrándose desde su puesta en marcha, durante 2018 miles de incidentes por deficiencias técnicas.

En el pedido los técnicos aeronáuticos recuerdan que “las empresas aéreas low cost como Flybondi, necesitan para que su modelo de negocios sea viable (vendiendo pasajes excesivamente baratos para aumentar sus ganancias y/o para eliminar a la competencia), de algunas condiciones indispensables. Entre ellas:

I) Recibir subsidios públicos provinciales o municipales, para volar a destinos que totalmente o en su gran mayoría son los rentables. Eso ha sucedido y sucede hoy.

II) Operar en Aeropuertos con tasas muchísimo más bajas. Eso es que lo hizo y aún hace Flybondi, junto con Jet Smart, en el Aeropuerto de El Palomar. Un Aeropuerto comercial internacional construido por el gobierno anterior, que le permite ahorrar un 70% en tasas aeroportuarias. Recibiendo así una extraordinaria ventaja competitiva y un enorme subsidio indirecto (muy posiblemente compensado por AA2000, con las tasas que el resto de las líneas aéreas pagan en Ezeiza y Aeroparque).

III) Practicar dumping fijando tarifas por debajo del costo para adueñarse del mercado. Con graves daños finales para la oferta de bienes y servicios, la competencia y, y para los consumidores o pasajeros. Una competencia desleal agresiva y deshonesta, inadmisible y combatida en todo país capitalista desarrollado o que aspira a serlo. La iniciaron las compañías extranjeras low cost, porque tienen mucho más sostén financiero que las aéreas nacionales, públicas y privadas; y, porque el gobierno de Cambiemos se lo permitió y alentó, eliminando la tarifa mínima para cabotaje que aseguraba una explotación rentable del negocio aerocomercial. El dumping aún continúa en la actividad, y las actuales autoridades no manifestaron la menor voluntad política para impedirlo. La tarifa mínima para cabotaje, por ejemplo, podría ser rápidamente actualizada, ajustándola por la inflación acumulada desde octubre de 2014, última vez que se la fijó. La guerra de tarifas generada, llevó a una situación ruinosa a todas las líneas aéreas nacionales, públicas y privadas, cuyos controlantes finales son argentinos.

IV) Reducir costos, muy altos, en el mantenimiento y reparación aeronáutica, tal cual hacía LAPA. No haciéndolos debidamente, no poseyendo la infraestructura y el equipamiento técnico adecuado, no contando con la dotación suficiente de personal técnico, apropiadamente capacitado y habilitado. Si los entes gubernamentales de control, como la ANAC, se lo toleran, además de no estar garantizada la seguridad aérea y la calidad de servicio que presta la low cost Flybondi, se le está otorgando otro gigantesco subsidio indirecto, con lo que se le permite ahorrar en su Área Técnica. En perjuicio de lo que correctamente se les exige, sobre cumplimiento de normativas y estándares de seguridad, a las compañías aéreas tradicionales

Finalmente los técnicos explican que “en virtud de las funciones y objetivos de cumplimiento efectivo que debe tener la ANAC: normar, regular y fiscalizar la aviación civil argentina, para garantizar la seguridad y la excelencia en el desarrollo integral de la misma. Como, así también, en cumplimiento de mis deberes y funciones como Secretario General de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), la principal defender las fuentes y puestos de trabajo de mis afiliados y afiliadas, protagonistas insoslayables para garantizar la seguridad aérea nacional, es que le solicito formalmente y de manera urgente, que inicie una exhaustiva Auditoría Técnica Integral, en todos los aspectos y en todo el país, sobre la aérea low cost FO”.

Fuente: Ámbito