11/02/20

Los choferes del micro detenido por “maniobras imprudentes” no habían consumido drogas

La primera prueba dio positivo por sustancias psicoactivas. Sin embargo, la contraprueba lo descartó.


El micro de la empresa Chevallier se dirigía desde Mar del Plata a Retiro.

Los dos choferes de micro que fueron denunciados por realizar “maniobras imprudentes” en la ruta 2 no habían consumido sustancias psicoactivas, como señaló un primer análisis.

Según precisó la empresa Nueva Chevallier, “la realización del estudio de contraprueba arrojó un resultado negativo”. “El completo análisis, llevado adelante en un laboratorio altamente especializado en la materia, demostró la inexistencia de cualquier sustancia narcóticas en ambos casos”, señaló el comunicado.

Desde la firma apuntaron a la utilización de aparatos de medición Narcotest que, según afirmaron, “han evidenciado en el pasado su incapacidad de distinguir entre el uso de una sustancia no narcótica, inofensiva y de uso legal como la hoja de coca o de algunos medicamentos de venta libre, de otra ilegal, dañina y totalmente prohibida para la conducción como la cocaína”.

“Conscientes de que la seguridad vial se construye día a día, que requiere de constante capacitación, y también de mucha rigurosidad, continuaremos trabajando incansablemente para la tranquilidad de los miles de usuarios que a diario eligen viajar con nosotros a todo el país”, cierra el texto.

El micro, que se dirigía de Mar del Plata a Retiro, fue interceptado el domingo en ruta 2 luego de que las autoridades recibieran denuncias de los pasajeros por "maniobras imprudentes".

Tras una primera revisión, en la que se les practicó un test de alcoholemia que dio negativo, siguieron hasta Retiro. Allí se les hizo un segundo control, que dio positivo al consumo de sustancias psicoactivas.

En un primer momento, fuentes policiales informaron a la agencia Télam que ambos choferes habían consumido cocaína. Desde la Cámara Empresaria de micros de Larga Distancia aclararon este domingo que es común que los choferes tomen infusiones o masquen hoja de coca y que el test realizado no detecta la diferencia entre un consumo y el otro.

Tras la detención, la mayor parte de los pasajeros siguieron en otro ómnibus. Siete personas terminaron el viaje con los dos choferes, custodiados por el móvil de la CNRT.

Ambos conductores quedaron desafectados y se les quitó la licencia hasta su revisión. El plazo de suspensión de la LiNTI es de 90 días para aquellos conductores de colectivos, micros y camiones que se les constate alcohol o sustancias en sangre, en tanto que las empresas deberán afrontar multas de 30.000 boletos mínimos.

En tanto, fuentes de la CNRT contaron que en lo que va del año, el vehículo fue controlado 33 veces, en las estaciones terminales de Mar del Plata, Retiro y Rio Cuarto, y no se le realizó ningún acta.

Fuente: Clarín