13/02/20

Boeing sin ventas por crisis de 737 Max, Airbus amplía ventaja

Boeing Co. no logró vender ningún avión comercial en enero, con lo que extiende una caída que ha complicado las finanzas de la compañía desde que dos accidentes fatales ocurridos el año pasado congelaran los vuelos de su avión éxito de ventas, el Boeing 737 Max.


Si bien enero suele ser un mes lento para los fabricantes de aviones, luego del usual impulso de fin de año para alcanzar los objetivos, Boeing entregó solo 13 aviones el mes pasado. Esa cantidad se compara con los 46 aviones de un año antes, según datos publicados el martes en el sitio web del fabricante con sede en Chicago.

Boeing ha estado perdiendo terreno frente a su rival europeo Airbus SE mientras que el gigante estadounidense trabaja con los reguladores para autorizar que los aviones Max reanuden su servicio comercial, proceso que la compañía espera finalizar a mediados de año. Las ventas han sido pocas y espaciadas, debido a que las aerolíneas y los arrendadores están a la espera de ver cómo le va al avión tras un bombardeo de mala publicidad.

Airbus, con sede en Francia, comenzó el año con una oleada de ventas, al alcanzar 274 pedidos tras concretar acuerdos previamente anunciados con Spirit Airlines Inc. y Air Lease Corp., el mayor financista de aviones de Estados Unidos que cotiza en bolsa.

Sin embargo, las entregas fueron lentas para ambos fabricantes de aviones. Airbus, que está tratando de solucionar extraños ruidos en su flota, entregó solo 31 aviones en enero. El recuento de Boeing incluyó seis de los aviones 787 Dreamliner y tres modelos 737 jet que precedieron al Max.

Boeing no puede entregar ningún avión Max hasta que los reguladores levanten la prohibición de vuelo, lo que perjudica sus resultados. La compañía detuvo la producción de aviones 737 el mes pasado, dejando más de 400 aviones guardados en bodegas en el oeste de EE.UU.

El año pasado, la compañía registró su primera pérdida anual desde 1997 y acordó un préstamo de US$13.000 millones debido a que está gastando miles de millones de dólares con la crisis del Max, en parte para apoyar a los proveedores y compensar a los clientes. El titular de la Administración Federal de Aviación, Steve Dickson, dijo hace poco que en las próximas semanas podría realizarse un vuelo de certificación.

Fuente: Perfil