27/01/20

Subastan gas más caro para la generación eléctrica de febrero

Cammesa licita el gas que necesitarán las termoeléctricas en febrero con un mecanismo que evitará especulación de las comercializadoras, que ensucian el mercado. Esperan precios más altos.


Subastan gas más caro para la generación eléctrica de febrero

La Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) comprará mañana el gas natural necesario para el consumo de las generadoras termoeléctrica durante febrero, con una modalidad novedosa, que significará, en la práctica, un aumento de precios en relación a los vigentes durante este mes.

La sociedad mixta de gestión estatal le ordenó al Mercado Electrónico de Gas (Megsa) que subastara el combustible este martes a las 10 con un mínimo de compromisos de entrega por parte de las petroleras. La estrategia es para evitar que se repita una jugada de YPF (y, en menor medida, de las otras productoras) que, con la meta de asegurarse volúmenes propios, depredó los precios y puso a vender a pérdida al resto de sus competidores.

Según contaron a El Cronista fuentes al tanto de la negociación, Cammesa no tendrá compromisos de tomar o pagar (TOP) el gas natural que contrate para febrero, mientras que las productoras o comercializadoras tendrán una obligación de entregar o pagar (deliver or pay, DOP) creciente, del 30% de los volúmenes totales colocados. Por ejemplo: si la oferta más barata es por 5 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d), la segunda es por 10 MMm3/d y la tercera por 15 MMm3/d, la suma total será de 30 MMm3/d y el 30% sería 9 MMm3/d. En tal caso, la firma que venda los 5 MMm3/d tendrá la obligación de entregar el total del volúmen, mientras que la segunda más barata tendrá que cumplir con al menos 4 MMm3/d de los 10 MMm3/d que ofertó y la tercera quedará libre de compromisos.

La novedosa modalidad es para controlar la estrategia de YPF, que en la subasta previa ofertó por primera vez en años combustible a u$s 1,01 por millón de BTU para no tener que cerrar la inyección de sus pozos convencionales, como ya sucedió en el verano pasado. Pero según denuncian las otras petroleras nucleadas en la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH), la empresa de gestión estatal no entregó a Cammesa el gas a ese precio, sino que utilizó a otras comercializadoras como MetroEnergía para asegurarse revender su producto más caro, de acuerdo a lo que publicó el portal EconoJournal. De esta forma, el precio trasladado a las generadoras fue mayor y el Estado tendrá que erogar más fondos en concepto de subsidios a la hora de pagarles a las termoeléctricas.

Vender gas a menos de u$s 1,50 /MMBTU, aún siendo un precio único para enero, cuando se desploma la demanda, y en modalidad interrumpible, no alcanza para repagar las inversiones (el costo óptimo de mediano plazo, según fuentes privadas, ronda los u$s 3 a u$s 3,50) y es una confusa señal de precios, cuando las compañías privadas necesitan claridad para desembolsar miles de millones de dólares en Vaca Muerta. Con este cambio en las subastas, que en el mercado describen como una "genialidad", quienes armaron la licitación piensan que los proveedores ofertarán menor cantidad de veces, con volúmenes más bajos, obligaciones mayores y precios más acordes con la realidad de la oferta y la demanda, que se acercarían a los u$s 2 en esta época.

"La idea es que las comercializadoras no metan ruido en el sistema, porque sin DOP pueden ofertar sin ningún costo y ensucian los precios. Es una lógica anti especulativa", describieron fuentes oficiales.

"Es un DOP bajo y es para limitar a todas las productoras, no solo a YPF. Pero va a seguir siendo posible la estrategia especulativa de ofertar barato para ganar mercado", comentó el gerente de comercialización de una empresa que participará en la subasta. Aunque el mes pasado las compras programadas promediaron u$s 1,20, el costo final de las entregas rondó los u$s 2,20 para el gas que se produce en Neuquén.

Fuente: El Cronista