01/11/19

Vaca Muerta, golpeada por la sobreoferta de gas y el congelamiento de precios

Cae la actividad y la industria espera señales del futuro gobierno para decidir inversiones


Nadie en el sector de hidrocarburos se sorprendió ayer cuando circuló por los grupos de WhatsApp un gráfico con la caída abrupta de la cantidad de fracturas necesarias para la extracción de petróleo y gas. La asociación con el congelamiento de precios de combustibles que decretó el Gobierno por 90 días fue directa, pero la mayor parte de la caída en la actividad se explica por la baja en la demanda del gas, que se desploma en los meses de verano.

Nadie duda en el sector de que la decisión de fijar los precios del tipo de cambio y del barril de crudo para la venta de petróleo fue un baldazo de agua fría para la industria y resintió la actividad. Sobre todo luego de que la mayoría de las petroleras trasladaron los equipos de perforación de las zonas de extracción de gas a los yacimientos más fuertes en petróleo. Esto ayudó a que la Argentina lograra el autoabastecimiento con una producción de más de 530.000 barriles por día. En particular, desde hace 17 meses que el país no necesita importar petróleo, según datos de la Secretaría de Energía.


Fuente: LA NACION

La situación con el gas es muy distinta. La demanda es estacional: se quintuplica en los cuatro meses más fríos del año, pero se derrumba el consumo desde mediados de septiembre hasta medidos de mayo. Para los productores, esto genera un problema, porque, a diferencia del petróleo, que tiene una demanda pareja todo el año y que se puede almacenar, el gas si no tiene consumo se pierde. La única forma de que pueda acumularse es si se lo pasa a estado líquido. Para que esto sea viable de forma competitiva se debe construir una planta de licuefacción, que implica una inversión de 5000 millones de dólares y que tarda entre 50 y 60 meses. La planta permitirá además que el país pueda exportar gas líquido a otros países no fronterizos. El objetivo, en principio, está puesto en llegar a los mercados de Asia.

Más allá de la caída del consumo estacional, en el sector tampoco encuentran incentivos para mantener la producción luego de que el Gobierno decidiera congelar las tarifas de gas hasta fin de año. Tampoco hay ninguna perspectiva de lo que hará el nuevo gobierno, aunque algunos deslizaron que querían "desdolarizar las tarifas".

"Existe un excedente importante y no hay incentivos económicos para el desarrollo del gas. A medida que se terminen algunos contratos de equipos de perforación no se van a reanudar hasta que no haya señales claras del próximo gobierno", indicó el analista Daniel Gerold, de G&G Energy Consultants.

Para que todo el potencial que promete Vaca Muerta -dada su productividad geológica comprobada- se concrete, la formación necesita recibir inversiones millonarias que la Argentina no tiene.

En el gráfico de fracturas puede verse que hasta mediados de 2017 el único jugador en Vaca Muerta era YPF. En los últimos años se logró que ingresaran otros actores a desarrollar la formación. Entre los nuevos jugadores que anunciaron inversiones estuvieron Shell, ExxonMobil, Tecpetrol -la petrolera del Grupo Techint- y Vista Oil & Gas -la empresa fundada por Miguel Galuccio-.

Señales a futuro

Pero no solo la producción de gas y petróleo cayó por la baja en la demanda y por el congelamiento decretado. El impacto del cepo y del control de capitales también limitó la actividad, que se destaca por ser capital intensiva. La decisión de reperfilar la deuda y la disparada del riesgo país también cerraron por completo el mercado para el sector privado, y esto impactó principalmente en YPF.

A futuro, las empresas esperan una señal del presidente electo, Alberto Fernández, para tomar sus decisiones. Desde hace varios meses su representante en el sector, el exsecretario de Finanzas Guillermo Nielsen, se reúne con las petroleras para enseñar el proyecto de ley en el que está trabajando, en el cual busca garantizar un régimen diferencial de promoción de Vaca Muerta y ponerla en pie de igualdad tributaria con Permian y Marcellus, dos de las cuencas de petróleo y gas no convencionales con mayor dinamismo de Estados Unidos.

También se supo que Miguel Galuccio, quien fue presidente de YPF durante el gobierno de Cristina Kirchner, se reunió con la expresidenta en Cuba para hacerle un análisis del sector.

En los últimos días trascendió también que Fernández estaba interesado en viajar a Texas para conocer el desarrollo del la producción no convencional estadounidense. Si bien había una idea de concretar la visita luego del viaje a México de la semana que viene, finalmente no ocurrirá. En la industria comentan que todavía el presidente electo no conoce Vaca Muerta. La reunión de ayer con el gobernador Omar Gutiérrez transcurrió en Buenos Aires.

Fuente: La Nación