06/11/19

Una subasta de bloques petroleros de Brasil atrae a gigantes de la energía y preocupa a ambientalistas

El gobierno ofertó la explotación de áreas en aguas cercanas al Parque Nacional Marino de Abrolhos, en el estado de Bahia, considerado un santuario natural. La subasta de esos bloques, sin embargo, quedó desierta.


Paulo Guedes, el ministro de Economía de Brasil, durante un foro de inversiones en San Pablo. Bloomberg

Una subasta de 12 bloques de exploración petrolera y gasífera recaudó el jueves en Brasil 8.900 millones de reales, equivalentes a unos 2.170 millones de dólares, un récord histórico, y atrajo a gigantes internacionales como QPI, de Qatar, Petronas, de Malasia, y Total, de Francia.

El gobierno celebró el resultado como “dinero que sale del piso” y prevé para lo que queda del año otras dos rondas de subastas para impulsar la producción de petróleo y gas extraído de los reservorios ubicados en aguas ultraprofundas del litoral brasileño.

“Superó nuestras expectativas”, dijo el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque, al comentar el resultado de la subasta, en la que se ofrecieron 36 áreas y también participaron y ganaron el derecho a explotar petróleo y gas en campos marinos otros gigantes de la energía como BP, Exxon, Shell, Chevron y la estatal Petrobras.

“Es dinero que sale del piso. Cada vez más dinero para salud, educación, seguridad, carreteras, vías férreas”, aseguró en un evento separado ante inversores el ministro de Economía, Paulo Guedes, quien realizó una enfática defensa de las reformas económicas que impulsa, como la del sistema jubilatoria y tributario, y también una administrativa, con la que quiere controlar la expansión de gastos en el sector público, especialmente con personal.

“Destapamos 10, 15 años de horizonte fiscal”, dijo Guedes sobre la reforma del sistema jubilatorio, cuya última ronda de votaciones tramita en el Senado. El ministro, aplaudido por potenciales inversores, aseguró que Brasil convirtió su sistema tributario en “un manicomio” y que “el Estado se hizo para cuidar de la población, pero gasta todo en sí mismo”.

En la subasta organizada por la reguladora Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) fueron incluidos para la explotación petrolera bloques localizados en aguas del sur del estado de Bahía (Nordeste), cerca del parque marino de Abrolhos, una reserva de corales, lo que generó protestas de ambientalistas. Esos bloques no generaron interés de las empresas que participaron de la subasta.

También ganaron áreas empresas como Repsol y Wintershall, en forma individual o integrando consorcios. La ANP, que defendió la exploración en aguas cercanas al Parque Nacional Marino de Abrolhos, mantendrá la oferta para la concesión de bloques en esa región en forma permanente. Organizaciones no gubernamentales que protestaron por esa oferta exploratoria dijeron que un accidente en la zona podría ser devastador.

“El Estado es responsable. Pusimos áreas en subasta donde hay condiciones de exploración, si no, no las hubiéramos puesto”, dijo a periodistas el presidente de la ANP, Decio Oddone.

Pese a ello, la agencia ambiental IBAMA había desaconsejado incluir esos bloques en la oferta, lo que a su vez provocó una demanda del Ministerio Público Fiscal de Bahía. Esas iniciativas llevaron a la ANP a informar a potenciales inversores que se trataba de áreas petroleras bajo vigilancia judicial.

A unos 70 kilómetros de la costa del sur bahiano, el Parque Nacional Marino de Abrolhos, es considerado un santuario natural para aves y fauna marina, entre ellas algunas especies de ballenas. También alberga grandes columnas de corales.

Fuente: Clarín