01/11/19

Las eléctricas bonaerenses podrían parar inversiones si retrotraen suba


Las empresas del grupo Desarrolladora Energética (DESA), que tienen la concesión de distribución de energía eléctrica en la provincia de Buenos Aires, esperan con inquietud los efectos de la reunión entre la gobernadora María Eugenia Vidal y su sucesor electo, Axel Kicillof, quien le pidió suspender el incremento de las tarifas.

Por el momento, según contaron fuentes del grupo, no tienen pensado defender activamente el aumento de 40% en los costos fijos y de 25% en los costos variables, que representaría un alza total de 12% en las facturas que le llegan a los usuarios (que además están compuestas por el costo de generación y los impuestos). Pero avisaron que en la misma medida en que disminuya su flujo de caja irán parando inversiones.

Las firmas Edelap, Edea, Eden y Edes (Edesa, de Salta, es la otra compañía del grupo DESA) ya tenían acordada contractualmente esta suba para agosto, pero la cercanía de las elecciones postergó los incrementos, al igual que lo que sucedió con las tarifas eléctricas en Capital Federal y el conurbano y con la tarifa de gas a nivel nacional.

La fórmula de ajuste semestral incluye costos operativos (en los que, aseguran, los salarios tienen un importante peso) y la inflación acumulada entre enero y junio, en este caso, entre las principales variables que influyen en la suba.

Fuente: El Cronista