01/11/19

Suba a cuenta del impacto del descongelamiento

Aumentan 5% los combustibles

La suba autorizada en los surtidores, que se adelanta en dos semanas al descongelamiento, "busca amortiguar" el impacto que tendrá este último.


Los nuevos precios entrarán en vigencia a la cero hora de este viernes 1º.

El gobierno autorizó una suba del 5 por ciento de los combustibles a partir de la cero hora de este viernes, "con el objetivo de amortiguar el impacto de la finalización el próximo 13 de noviembre, del período de vigencia establecido en el Decreto 566/2019", que dispuso el congelamientro de los precios en surtidor hasta esa fecha. También dispuso actualizar el valor del dólar de referencia para el precio del crudo en la misma proporción, estableciéndolo en 51,77 pesos, en tanto que mantiene la cotización de referencia del crudo Brent en 59 dólares por barril.

El comunicado emitido por la Secretaría de Energía explica, además, que el aumento en los precios en el surtidor desde la primera hora de este viernes 1º de noviembre, "busca también prevenir eventuales problemas de desabastecimiento que pudieran ocurrir". Recuerda, al respecto, que el Decreto 601 del último 30 de agosto faculta a la Secretaría de Energía a dictar los actos que resulten necesarios para ir normalizando los precios del sector, con el fin de proteger al consumidor, velar por la seguridad del abastecimiento y sostener el nivel de actividad".

El Decreto 566/19 del 15 de agosto estableció que, durante los siguientes 90 días corridos siguientes a su entrada en vigencia, "las entregas de petróleo crudo efectuadas ene l mercado local serán facturadas y pagadas al precio convenido entre las empresas productoras y refinadoras al día 9 de agosto de 2019 (es decir, el último día hábil antes de las PASO, del domingo 11), aplicando un tipo de cambio de 45,19 pesos por dólar y un precio de referencia del crudo Brent de 59 dólares por barril". Dicho congelamiento del precio del crudo se hacía extensivo a los combustibles, al establecer que "el precio tope de naftas y gasoilen todas sus calidades, comercializadas por las empresas refinadoras y/o los expendedores mayoristas y/o minoristas en todos los canales de venta, no será superior al precio vigente al día 9 de agosto de 2019".

Al disponer un aumento de precios "con el objetivo de amortiguar el impacto de la finalización" del congelamiento de los precios en surtidor, el nuevo decreto lo que señala es que este incremento será seguido por otro dentro de 14 días, cuando venza el congelamiento. Es decir que el nuevo decreto no descongeló los precios en surtidor, sino que les otorgó un aumento anticipando parte del impacto que supondría el descongelamiento total en dos semanas.

Ajustes en el camino

El congelamiento inicial, medida adoptada por pura especulación electoral, cuando el gobierno llegaba a las elecciones primarias en medio de una profunda recesión interna y con una inflación desatada, desató fuertes críticas de las empresas, los gobernadores de las provincias petroleras y los sindicatos, fundamentalmente por el congelamiento del precio del crudo. A esa situación, se le sumó la presión de las refinadoras, para quienes dejó de ser negocio importar y a su vez vieron subir otros costos, más allá del congelamiento del crudo local, mientras los combustibles seguían pisados. Esa situación derivó en un creciente desabastecimiento, sobre todo en el interior del país.

A raíz de esa situación, a comienzos de mes el gobierno introdujo una primera flexibilización a través del decreto 601/19. Esa norma elevó el tipo de cambio de referencia de 45,19 a 46,69 dólares y el precio del Brent a 59 dólares. Además, tuvo un gesto hacia las refinadoras al liberar los precios en el canal mayorista, pues en las estaciones de servicio siguió el congelamiento. Luego anunció un subsidio para las petroleras destinado a compensar parcialmente la diferencia entre el barril criollo y la paridad de importación, pero puso como condición desistir de cualquier tipo de demanda judicial sobre el congelamiento y ninguna empresa lo aceptó.

Como el desabastecimiento se había comenzado a profundizar, finalmente se buscó una excusa para flexibilizar la prohibición. El jueves 19 de septiembre comenzó a regir un aumento de 4 por ciento. Hacienda justificó la marcha atrás en esa oportunidad a raíz de la “volatilidad internacional del precio del petróleo”.

Finalmente, por resolución 557/19 de la Secretaría de Energía, que se publicó el jueves 19 en el Boletín Oficial, se aplicó una nueva recomposición en el tipo de cambio de referencia, que trepó a 49,30 pesos, mientras que el precio del Brent permaneció en 59 dólares. Ahora, un nuevo ajuste lleva el dólar de referencia para el crudo a 51,77 pesos, 5 por ciento por arriba del anterior.

Fuente: Página 12