30/10/19

Un argentino dirigirá la agencia internacional más importante del mundo de energía atómica




El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) eligió a Rafael Grossi, embajador argentino en Austria y especialista en tecnologías nucleares, ciencia nuclear y aplicaciones nucleares, como su nuevo director. Entre muchas tareas participó en las negociaciones de la Convención sobre Armas Químicas y el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

Grossi es licenciado en Ciencias Políticas, egresado de la UCA; tiene una maestría en Relaciones Internacionales y un doctorado en Historia y Política Internacional, ambos de la Universidad de Ginebra. Habla inglés, francés, alemán e italiano. En 2016 ya sonaba como posible sucesor del japonés Yukiya Amano al frente de la agencia, pero en ese entonces la canciller Susana Malcorra se postulaba a la Secretaría General de las Naciones Unidas (ONU) y el Gobierno tenía la atención puesta en apoyar esa candidatura.

En julio pasado falleció Amano cuando estaba en su tercer periodo como director del organismo. Desde que comenzaron las candidaturas, el Gobierno hizo público el apoyo a Grossi para sucederlo. La OIEA es el máximo órgano de control de energía nuclear de la ONU.

“Grossi es un diplomático de carrera con más de 35 años de experiencia profesional en el campo de la no proliferación y el desarme, y ha ocupado las posiciones más relevantes en la temática a nivel internacional. Fue jefe de Gabinete de la OIEA y director general adjunto para Asuntos Políticos”, había dicho el canciller Jorge Faurie.

Los otros candidatos eran el ex mano derecha de Amano, Cornel Feruta, de Rumania -que representaba una continuidad en la agencia-, la jefa del organismo de prohibición de pruebas nucleares, Lassina Zerbo, de Burkina Faso, y la jefa reguladora nuclear de Eslovaquia, Marta Ziakova.

En noviembre de 2017, en plena búsqueda del submarino ARA San Juan, el embajador fue el encargado de transmitirle al Gobierno la noticia de que la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (Otpce) había registrado un “evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear, consistente con una explosión”, en una posición a poco más de 15 kilómetros donde un año después se encontró el submarino.

Trayectoria

En 2002, Grossi fue nombrado jefe de gabinete de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), con sede en La Haya. Allí asumió tareas muy delicadas, en especial las referidas al cumplimiento por parte de los Estados miembros, incluida la verificación de la destrucción de las reservas de armas químicas.

En 2015, presidió la Conferencia Diplomática sobre la Convención de Seguridad Nuclear, un hito diplomático convocado para revisar las cuestiones de seguridad nuclear después del accidente en la central nuclear de Fukushima en 2011. Allí, Grossi pudo salvar las diferencias entre los Estados contratantes en cuestiones delicadas y muchas veces divisorias sobre seguridad nuclear, y logró la aprobación unánime de una declaración sobre seguridad nuclear.

Fuente: La Nación