03/10/19

Los pilotos, cada vez más cerca del gremio “por empresa”

La Unión de Pilotos Aviadores de LATAM pidió su inscripción gremial. Cada “low cost” tiene su propia asociación.


Un Boeing B767 de LATAM Brasil, una de las filiales de LATAM donde se aplica la modalidad "interchage", que permite volar aviones de matrícula extranjera con tripulaciones locales. Esa figura fue la cuña que dividió a muchos pilotos de LATAM Argentina de la conducción de APLA y los llevaron a organizar su propio gremio, UPAL.

El formulario tiene el sello de mesa de entradas de la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales, con fecha del lunes pasado: es el que presentó la flamante Unión de Pilotos Aviadores de Latam Argentina (UPAL) para su inscripción gremial ante el Ministerio de Trabajo.

Se trata de una nueva escisión dentro de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), casi 35 años más tarde de la primera gran división del gremio, cuando los pilotos de Austral conformaron la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA).

Hay vientos cruzados en el gremio de los pilotos. Porque mientras varios de los 237 pilotos que trabajan en LATAM Argentina están armando su propia asociación gremial, entre los 358 pilotos de Austral se estaría conformando una corriente interna que impulsa retornar a APLA.

El titular de UALA, Cristian Erhardt, no forma parte de esta corriente. Pero muy cerca de la cúpula habría al menos dos dirigentes de peso que proponen volver al gremio controlado por los pilotos de Aerolíneas Argentinas.

Por ahora es sólo una corriente de opinión, con no muchas posibilidades de éxito: los pilotos de Austral armaron su propio gremio cuando se sintieron marginados de las decisiones en APLA. En más de tres décadas, aquella rivalidad de origen cedió muy poco, incluso se menciona un incidente en los últimos días con un piloto de Austral que, proveniente de Miami con su familia en un vuelo de Aerolíneas, no pudo viajar en los asientos “business” del avión. Esa opción forma parte del convenio colectivo que tienen los pilotos de Austral. Y la negativa que recibió aquel piloto en particular habría motivado incluso asambleas internas dentro de UALA.

Pero aun con una rivalidad latente, existe hoy una alianza táctica, ya que APLA y UALA van camino a convertirse en un sindicato “de empresa”, con afiliados activos casi en su totalidad del “Grupo Aerolíneas”.

¿Quiénes más están dentro de APLA? De concretarse la escisión de los pilotos de LATAM, en APLA quedarían los pilotos de Aerolíneas (mayoría absoluta, casi 1.200) junto a los de Avianca Argentina (que cesó sus actividades) y Andes (que achicó su flota al mínimo), además de los pilotos de los aviones oficiales y de helicópteros.

El gremio que encabeza Pablo Biró no pudo conseguir nuevos afiliados entre las nuevas aerolíneas “low cost”. El Gobierno jugó sus cartas en aquella movida: a toda velocidad, otorgó la inscripción gremial a la Asociación Sindical de Trabajadores de Flybondi (con personería, incluso, para negociar paritarias en todo el territorio nacional excepto Capital Federal) y también a la Unión de Empleados de Norwegian (UnEN).

Se trata de sindicatos por empresa, donde confluyen los empleados de todas las ramas, incluidos los pilotos de Norwegian y de Flybondi. Hay en trámite, además, el pedido de la inscripción gremial para el personal de JetSmart Argentina. Entre las tres “low cost” agrupan cerca de 200 pilotos, casi tantos como los que trabajan en LATAM Argentina.

El conflicto de los pilotos de LATAM con el gremio que encabeza Biró comenzó cuando la empresa les notificó que no estaba dispuesta a hacer nuevas inversiones en el único Boeing B767 de matrícula argentina que hacía la ruta Ezeiza-Miami y propuso utilizar aviones de matrícula chilena, con tripulación argentina, una figura conocida como “interchange”. APLA se opuso, pero los pilotos de LATAM, a su vez, se pararon de manos: redactaron un petitorio dirigido a APLA, con la firma de 164 pilotos, donde le pidieron a la conducción de Biró que les dejara en libertad para decidir, ellos, las cuestiones internas de la empresa. Como el controvertido “interchange”.

El Gobierno también jugó aquí su carta, y le aprobó a LATAM el engorroso trámite de autorización. Hoy la empresa vuela a Miami con un B767 chileno. Y los pilotos de LATAM comenzaron a alejarse de APLA. Falta ver cuántos de ellos serán.

Fuente: Clarin