30/10/19

Holdouts acusados de fraude piden embargar aviones de Aerolíneas en Nueva York

Dos acreedores que obtuvieron una sentencia favorable en 2006 solicitaron en un tribunal de Nueva York una "orden de restricción temporal" contra la empresa para prohibirle transferir cualquier activo. El Gobierno le quitó importancia al pedido y los acusó de fraudulentos.


WASHINGTON.- Dos holdouts pidieron a un tribunal de Estados Unidos que congele bienes de Aerolíneas Argentinas, incluidos aviones en el aeropuerto JFK de Nueva York, en un intento por cobrar una sentencia por bonos en default, pero el Gobierno pidió que se rechazara el reclamo y la nulidad por fraude de la sentencia porque los acreedores presentaron documentos falsos para justificar la tenencia de los títulos. El caso está en manos de la jueza Loretta Preska, heredera de Thomas Griesa.

Michele Collea y Denise Dussault, dos acreedores que obtuvieron una sentencia a favor en 2006 para cobrar bonos impagos por casi US$7 millones, solicitaron en un tribunal de Nueva York una "orden de restricción temporal" contra Aerolíneas Argentina para prohibirle transferir cualquier activo e impedir que los aviones "salgan del Aeropuerto Kennedy", en referencia al principal aeropuerto internacional de Nueva York, John F. Kennedy. "Adicionalmente, los acreedores con sentencia buscan una orden de ejecución contra esos activos para satisfacer su sentencia", indica el escrito.

El pedido fue presentado a fines de septiembre en la Corte del Distrito Este de Nueva York, y luego fue traslado al tribunal de Preska a pedido de la Argentina.

"No nos preocupa", desestimaron fuentes oficiales, que pusieron el foco en el pedido de nulidad por fraude presentado por los abogados del país.

En 2016, los bonistas habían llegado a un acuerdo para cerrar la disputa al sumarse al resto de los holdouts que aceptaron la oferta del gobierno de Mauricio Macri para cerrar los juicios por la deuda en Nueva York y sacar a la Argentina del default. Pero luego ese acuerdo se cayó porque los demandantes no presentaron los certificados correspondientes para poder cobrar, según fuentes oficiales. Ese giro quedó plasmado en un escrito presentado por la Argentina, cinco días después de las presentación de Collea y Dussault, que lleva la firma de Carmine Bocuzzi Jr., uno de los abogados de la firma Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton, el estudio que defendió al país en el tribunal del fallecido juez Griesa.

Bocuzzi menciona en ese escrito que la Argentina pidió anular la sentencia a favor de los bonistas.

"La moción de la República está respaldada por la declaración jurada de un funcionario bancario de que los demandantes presentaron una declaración de cuenta falsificada a la juez Preska hace unos meses, a fin de demostrar la supuesta tenencia de los bonos", indica el escrito. Y completa: "Al ser confrontados, los demandantes redoblaron su fraude, enviando un certificado falso de cuenta bancaria, negándose a admitir cualquier conducta indebida, y amenazando con acciones policiales contra el declarante del banco".

La Banca di Credito Cooperativo Terra Di Lavoro, donde argumentaban tener depositados los bonos, informó que no tenían ningún crédito a nombre de los bonistas. Ahora, para intentar cobrar su sentencia, aun con una acusación de fraude en su contra, los demandantes pidieron a la Justicia que se aplicara el criterio de Alter Ego, y se estipulara que Aerolíneas Argentinas era lo mismo que el Estado nacional, y, por lo tanto, que su reclamo los habilita a pedir el embargo de bienes de Aerolíneas. Ya hubo otros intentos similares antes, y fracasaron.

"Dos veces antes, otros demandantes han intentado sin éxito hacer lo mismo, incluso en un caso donde los demandantes estuvieron representados por el mismo abogado de ahora", remarca el escrito de Bocuzzi, en referencia a Saul Roffe, representante de los bonistas italianos.

En Aerolíneas reforzaron el mismo argumento: "Aerolíneas Argentinas no es lo mismo que el Estado nacional y eso ya ha sido ratificado por la justicia en más de una ocasión", remarcaron.

Preska deberá ahora tomar una decisión respecto del pedido de nulidad por fraude presentado por la Argentina, y, también, el del embargo a Aerolíneas solicitado por los demandantes.

Fuente: La Nación