02/09/19

Combustibles: liberan el comercio mayorista y subsidian a petroleras

Las refinadoras podrán aumentar precios para el agro, la industria y el transporte y se mantienen igual para el público. Además, subsidian a productoras para que no les caigan encima todos los costos.


Tal como adelantó El Cronista, el congelamiento de los precios de los combustibles para el público continuará hasta mediados de noviembre, pero el Gobierno liberará el segmento mayorista, con lo que el sector agropecuario, la industria y el transporte verían reflejadas subas en el gasoil que usan.

El Gobierno ha definido una serie de cambios en el Congelamiento de Combustibles:

Los precios en las estaciones de servicio de todas las naftas y gasoils continúan congelados.

Se liberan los precios del canal mayorista.

Dados los ingresos extras que generará esta liberación de las ventas mayoristas, se aumentará el valor del dólar de 45,19 a 46,69 pesos para la fijación del precio del barril a los productores. Esto implica un aumento del 3,3% del precio del barril.

El canal mayorista representa el 17% del total del volumen, lo que sumado al 30% de otros productos no congelados originalmente (combustibles de aviación, buques, asfaltos, lubricantes y otros) hace que el 47% del volumen ya no caiga bajo el congelamiento. Este 47% de volumen equivale aproximadamente a un 38% de las ventas en pesos.

Por otro lado se establece una transferencia de 2,81 pesos por dólar para los productores de petróleo, llevando entonces el dólar de $ 46,69 a $ 49,50 para todos los barriles entregados al mercado interno por un periodo de 30 días. Este monto agrega un 6% de aumento al precio del barril, por lo que se acumula un 9,54% de mayor precio para los productores. El costo fiscal de esta transferencia es de $ 1.550 millones de pesos y será solventado reasignando partidas del presupuesto de la Secretaría de Gobierno de Energía.

No se realizará la actualización del Impuesto a los Combustibles correspondiente al 1/9.

Se instruye a la Secretaría de Gobierno de Energía para que, teniendo en cuenta los fines perseguidos por el Decreto de Congelamiento del 15 de agosto de 2019 y en la medida que las circunstancias lo permitan, dicte los actos que resulten necesarios para ir normalizando los precios del sector: modificando los valores de referencia, los precios topes y/o requiriendo transferencias del Tesoro Nacional, con el fin de proteger al consumidor y sostener el nivel de actividad y el empleo.

Según les comunicó el viernes el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, a las empresas petroleras, en los primeros días de esta semana se publicará un decreto por el que las naftas y el gasoil quedarán descongelados para el segmento mayorista -un beneficio para las refinadoras- y se subsidiará a las productoras no integradas con el reconocimiento de un tipo de cambio de $ 50, mayor a los $ 45,19 reconocidos en el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 566/2019.

Aunque las petroleras ya lo daban por hecho, fuentes oficiales contaron este fin de semana a El Cronista que convocaron para mañana a gobernadores y ejecutivos de las compañías para terminar de pulir las medidas y evitar la judicialización, después de la promesa que le había hecho el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, a los gobernadores de Neuquén y Río Negro, Omar Gutiérrez y Alberto Weretilneck -respectivamente-, a cambio de que levantaran sus reclamos ante la Corte Suprema.

La decisión oficial contó con el aval de YPF y Pan American Energy (PAE) y generó descontento en las productoras de petróleo no integradas, un grupo amplio en el que están Vista Oil & Gas, Chevron, Pluspetrol, Tecpetrol y ExxonMobil, entre otras.

El polémico decreto de hace apenas dos semanas había congelado los precios del petróleo crudo y sus derivados en u$s 59 por barril y $ 45,19 por dólar, lo que arroja un barril a $ 2666,21. Con el compromiso de subsidiar la diferencia hasta los $ 50 por dólar, el Gobierno eleva el precio del barril a $ 2950 o, en la práctica, u$s 49,94, tomando en cuenta el tipo de cambio de referencia, que había quedado el viernes en $ 59,07.

El crudo Brent, que se negocia a futuro en Londres y es la referencia para Argentina, cotizaba ayer en torno a los u$s 59 por barril, el mismo precio al que fue congelado. Sin embargo, con el dólar definido por el Gobierno y el descuento por calidad del Medanito (petróleo que se extrae de la Cuenca Neuquina) y las retenciones ($ 4 por dólar o 6,7% al tipo de cambio de ayer), las productoras que cobraban hasta ahora cerca de u$s 40 ahora pasarán a percibir u$s 44.

Ante la consulta de El Cronista, el CEO de Vista Oil & Gas, Gastón Remy, señaló que los productores rechazaron de manera "terminante" la propuesta de subsidio ofrecida. "Los productores no queremos ningún subsidio, e insistimos en que lo que se debe hacer es buscar una carga equilibrada entre refinadores y productores en lo que cada uno está dejando sobre la mesa, para poner el hombro ante esta situación de crisis", dijo Remy.

"Lo que menos queremos es quedar frente a la sociedad como un sector subsidiado, cuando venimos poniendo el hombro y vendiendo el crudo a nivel local a más del 25% debajo de su valor internacional", agregó, apenado.

Por el momento, la idea de descongelar las naftas y el gasoil premium, que se había manejado como opción la semana pasada, no prosperó. El consumo de combustibles premium es solo el 25% del total, ya que de cada 4 litros que se venden en estaciones de servicio, 3 son de nafta o gasoil súper.

Abastecimiento

Mientras tanto, un comunicado de la Cámara de Empresarios de Combustibles de Córdoba (Cecc), firmado por su secretario Raúl Castellano, generó malestar entre las refinadoras, acusadas de restringir las entregas en distintas zonas del país.

La Cecc informó que Axion comunicó a sus distribuidores del sector Industria que suspendía totalmente la provisión de Nafta Grado 3 y Gasoil Grado 3 (productos premium) y que, con respecto a los productos normales (Nafta y Gasoil Grado 2), solo entregaría el 30% de lo que venía entregando, medidas que también replicaría Puma Energy. Al tiempo, según este relevamiento, YPF y Raízen -operadora de Shell- limitaban al segmento mayorista.

La información fue desmentida rotundamente por las petroleras, que señalaron que abastecen normalmente a sus estaciones de acuerdo a los volúmenes habituales, pero que buscan evitar el acopio por parte de los estacioneros.

Biodiesel

Asimismo, las productoras de biodiesel, que desde hace unos días dejaron de vender el combustible a las refinadoras, tienen en agenda para mañana una reunión con el Gobierno para superar el congelamiento y conservar los puestos de trabajo de la industria, seriamente amenazados desde abril, cuando hubo un cambio de fórmula y los precios quedaron desfasados respecto al alza de los costos.

Fuente: El Cronista